Fi­nan­cia­mien­to

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ce­ci­lia Cor­ba­lán

Có­mo com­ple­men­tar el sub­si­dio con re­cur­sos pro­pios o un hi­po­te­ca­rio.

Pro­ba­ble­men­te la com­pra de un bien raiz es la ope­ra­ción fi­nan­cie­ra más al­ta en la vida de una per­so­na, ra­zón más que su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar­la de ma­ne­ra res­pon­sa­ble e in­for­ma­da, de mo­do de pla­ni­fi­car y sus­ten­tar los com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos que es­ta de­ci­sión pue­de im­pli­car.

El sub­si­dio ha­bi­ta­cio­nal pa­ra sec­to­res me­dios que en­tre­ga el Mi­nis­te­rio de la Vi­vien­da es, sin du­da, una ayu­da pa­ra las per­so­nas que desean cum­plir el sue­ño de la ca­sa pro­pia. Sin em­bar­go, pa­ra lo­grar ob­te­ner­lo y pa­ra rea­li­zar una com­pra sa­tis­fac­to­ria, los ex­per­tos re­co­mien­dan se­guir va­rios pa­sos.

El director del Cen­tro de Es­tu­dios en Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad del De­sa­rro­llo, Cris­tián Eche­ve­rría, ex­pli­ca que, co­mo es­te sub­si­dio es­ta­ble­ce que se pue­de usar pa­ra com­pras de vi­vien­das de has­ta 2.400 UF, “es­ta­mos ha­blan­do de una vi­vien­da del or­den de los $65 a 70 mi­llo­nes co­mo má­xi­mo. Y es­ta­mos ha­blan­do de ho­ga­res que tie­nen un in­gre­so má­xi­mo del or­den de $1.500.000 en­tre to­dos los miem­bros del ho­gar. En el fon­do, son ho­ga­res que tie­nen una ca­pa­ci­dad de pa­go li­mi­ta­da, in­gre­sos li­mi­ta­dos, y es­tán em­bar­cán­do­se en la com­pra de una vi­vien­da de has­ta 2.400 UF. Es de­cir, es una aven­tu­ra fi­nan­cie­ra gran­de, im­por­tan­te”.

Aho­rro pre­vio y cré­di­to hi­po­te­ca­rio

Al ser un com­pro­mi­so tan re­le­van­te, hay que fi­jar­se mu­cho a la ho­ra de la com­pra en el ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to. Eche­ve­rría re­co­mien­da, en pri­mer lu­gar, “te­ner un al­to aho­rro pre­vio, por­que mien­tras más al­to el aho­rro que se ten­ga, me­nor es la car­ga fi­nan­cie­ra, es me­nor, el pe­so del di­vi­den­do en el in­gre­so de las per­so­nas”, di­ce el do­cen­te en re­la­ción a los re­cur­sos pro­pios pa­ra cu­brir un pie de com­pra, lo más al­to po­si­ble.

En se­gun­do lu­gar, el do­cen­te acon­se­ja fi­jar­se en el Cos­to Anual Equi­va­len­te, que es la ex­pre­sión en una ta­sa por­cen­tual anual de to­dos los cos­tos aso­cia­dos al cré­di­to hi­po­te­ca­rio. “Por­que, una co­sa es la ta­sa de in­te­rés a la cual el ban­co da el cré­di­to, pe­ro tam­bién es­tán las co­mi­sio­nes y los se­gu­ros de in­cen­dio y te­rre­mo­to. Es­tos, en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des dis­tor­sio­nan el re­sul­ta­do fi­nal”.

El pro­fe­sor Os­val­do Se­go­via, de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, en­tre­ga, por su par­te, otras im­por­tan­tes re­co­men­da­cio­nes al mo­men­to de ana­li­zar un cré­di­to hi­po­te- ca­rio: “Hay que sa­ber el ti­po de ta­sa de in­te­rés de la ope­ra­ción. Pue­de ser una ta­sa fi­ja, una ta­sa va­ria­ble o una ta­sa mix­ta. Si uno tra­ba­ja con ta­sas mix­tas, en mo­men­tos de vacas fla­cas de la eco­no­mía, el cos­to del cré­di­to lo ter­mi­na ab­sor­bien­do el usua­rio”, ase­gu­ra el pro­fe­sor Se­go­via.

Otro pun­to, ex­pli­ca el aca­dé­mi­co, es ave­ri­guar el va­lor de los gas­tos ope­ra­cio­na­les de un hi­po­te­ca­rio. “Eso es muy im­por­tan­te pues, si bien hay cier­tos gas­tos ope­ra­cio­na­les que se pue­den ma­ne­jar, pa­ra un usua­rio de in­gre­sos me­dios ba­jos ese gas­to ope­ra­cio­nal pue­de ser una par­te in­tere­san­te o im­por­tan­te el cré­di­to hi­po­te­ca­rio”.

Un úl­ti­mo pun­to pa­ra te­ner en cuen­ta, se­gún el pro­fe­sor Se­go­via, es lo que se lla­ma téc­ni­ca­men­te, en el len­gua­je ban­ca­rio, ‘los co­la­te­ra­les’. “Son los res­pal­dos que uno va a te­ner que de­jar. De par­ti­da, que­da hi­po­te­ca­da la pro­pie­dad. Adi­cio­nal a eso, sa­ber qué pro­duc­tos se de­ben con­tra­tar. En ge­ne­ral, cuan­do uno pos­tu­la a es­tos prés­ta­mos, es­ta­mos pen­san­do que la per­so­na no es clien­te o no tie­ne cuen­ta co­rrien­te en el ban­co. Es muy pro­ba­ble que el ban­co tra­te de ven­der pro­duc­tos adi­cio­na­les a tu cré­di­to y que los ten­gas que con­tra­tar. En­ton­ces, ter­mi­nas to­man­do el cré­di­to y, ade­más, un par de tar­je­tas de cré­di­to, hay que te­ner eso en cuen­ta”, ad­vier­te el do­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.