For­man­do equi­pos de al­to ren­di­mien­to

La Tercera - Especiales2 - - News -

Trans­for­mar equi­pos de tra­ba­jo en equi­pos de al­to desem­pe­ño es el ob­je­ti­vo que per­si­guen hoy las com­pa­ñías pa­ra me­jo­rar y sa­car pro­ve­cho de to­das sus áreas de tra­ba­jo. En es­te as­pec­to, las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior juegan un rol cla­ve en la for­ma­ción pro­fe­sio­nal.

Los equi­pos de al­to ren­di­mien­to se ca­rac­te­ri­zan por te­ner miem­bros que tra­ba­jan de ma­ne­ra au­tó­no­ma y con ob­je­ti­vos co­mu­nes, y tie­nen el sen­ti­do de per­te­nen­cia den­tro de un de­ter­mi­na­do gru­po de tra­ba­jo.

Los equi­pos ge­ne­ral­men­te, es­tán en­ca­be­za­dos por per­so­nas con al­ta ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, con só­li­dos co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos en su es­pe­cia­li­dad y una vi­sión de fu­tu­ro de la em­pre­sa, que les per­mi­te ge­ne­rar una ho­ja de ru­ta den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes, al mis­mo tiem­po que crean un am­bien­te em­pá­ti­co con ener­gía po­si­ti­va den­tro de sus equi­pos de tra­ba­jo.

La idea de tra­ba­jo en equi­po no siem­pre ha si­do fá­cil de en­ten­der por los co­la­bo­ra­do­res y mu­cho me­nos es sim­ple de im­ple­men­tar. La ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes es­truc­tu­ra a sus tra­ba­ja­do­res en gru­pos de per­so­nas, con el ob­je­ti­vo de que tra­ba­jen jun­tas co­mo equi­po de tra­ba­jo, aun­que en la prác­ti­ca ca­da em­plea­do tie­ne una la­bor pro­pia.

La cla­ve del tra­ba­jo en equi­po es la de­le­ga­ción de com­pe­ten­cias. Es­to con­sis­te en fa­cul­tar a los co­la­bo­ra­do­res de res­pon­sa­bi­li­dad en sus la­bo­res pa­ra que pue­dan con­cen­trar­se en el tra­ba­jo sin te­ner que di­ri­gir­se con­ti­nua­men­te a los ni­ve­les su­pe­rio­res den­tro de la or­ga­ni­za­ción. Es­to su­po­ne otor­gar­les a las per­so­nas ma­yor au­to­ri­dad y au­to­no­mía, con el ob­je­ti­vo de que es­tén ca­pa­ci­ta­dos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes en el día a día so­bre su tra­ba­jo, ase­gu­ran­do un pro­ce­so efec­ti­vo. De es­ta ma­ne­ra, se pue­den cum­plir de me­jor ma­ne­ra los ob­je­ti­vos y me­tas de la or­ga­ni­za­ción.

En es­te as­pec­to, las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior juegan un rol cla­ve en la for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Ac­tual­men­te, des­de la mi­ra- da de la academia, las uni­ver­si­da­des ofre­cen pro­gra­mas si­mi­la­res y con cu­rrícu­los pa­re­ci­dos. La di­fe­ren­cia de lo que po­drán ofre­cer es­tas ins­ti­tu­cio­nes a los alum­nos en el fu­tu­ro se da­rá en có­mo los mo­ti­va­rán y qué les ofre­ce­rán pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo su po­ten­cial, sa­can­do lo me­jor de ellos en be­ne­fi­cio de las or­ga­ni­za­cio­nes en que se desem­pe­ña­rán.

Clau­dio Mü­ller, Ph.D. de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.