Ban­ca 2.0

Opor­tu­ni­da­des y pers­pec­ti­vas de es­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ACTI.

Sa­be­mos que las nue­vas tec­no­lo­gías, el ac­ce­so a ellas, y los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les han mo­di­fi­ca­do com­ple­ta­men­te la ma­ne­ra en que nos re­la­cio­na­mos y nos ma­ne­ja­mos con las per­so­nas, las ins­ti­tu­cio­nes y con el mun­do en ge­ne­ral. Hoy vi­vi­mos en una so­cie­dad di­gi­ta­li­za­da y siem­pre conectada. Es un he­cho pa­ra to­dos.

En ese es­ce­na­rio, los cam­bios y trans­for­ma­cio­nes en tér­mi­nos di­gi­ta­les ocu­rren en los es­ta­men­tos pú­bli­cos y pri­va­dos. Y la ban­ca es uno de ellos. Des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po, ve­mos el avan­ce que ha te­ni­do la Ban­ca 2.0, pues asu­mie­ron la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de la di­gi­ta­li­za­ción de pro­ce­sos y ser­vi­cios, te­nien­do siem­pre co­mo prio­ri­dad la relación con el clien­te. En ese sen­ti­do, “esa relación” es cla­ve, y de­be ser “la me­jor” en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad, ra­pi­dez y ca­li­dad.

Así, ya un buen nú­me­ro de per­so­nas pre­fie­re ha­cer sus transac­cio­nes en la ban­ca vir­tual, por­que se en­cuen­tra la in­for­ma­ción en lí­nea, se rea­li­zan las transac­cio­nes a la ho­ra que sea, des­de cual­quier lu­gar, se ahorra tiem­po, no se va a la su­cur­sal fí­si­ca, se evi­ta la es­pe­ra y ha­cer fi­las, y los po­si­bles asal­tos fí­si­cos.

Vea­mos ci­fras. Se­gún un es­tu­dio -de ha­ce al­gu­nos me­ses- de la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re a clien­tes de cua­tro paí­ses de Su­da­mé­ri­ca: El 85% de los chi­le­nos que tie­nen cuen­ta en un ban­co se ma­ni­fies­ta “sa­tis­fe­cho” o “muy sa­tis­fe­cho” con la aten­ción que re­ci­be. Pe­ro ade­más, el 35% de los usua­rios afir­mó que le te­me al ries­go de su­frir un hac­keo de da­tos y 17% no con­fía en la se­gu­ri­dad que le brin­da la web de su ban­co. Por lo tan­to, es con­di­ción te­ner en cuen­ta que si el éxi­to de la ban­ca 2.0 ra­di­ca en la in­ter­ac­ción de los con­su­mi­do­res con los pro­duc­tos y ser­vi­cios; és­tos de­ben rea­li­zar­se de la ma­ne­ra más se­gu­ra, rá­pi­da, sim­ple y des­de cual­quier pun­to geo­grá­fi­co.

En ese sen­ti­do, te­ne­mos que en­tre las principale­s tec­no­lo­gías que es­tá usan­do y desa­rro­llan­do el sec­tor fi­nan­cie­ro -y a ni­vel mun­dial- pa­ra con­cre­tar es­tas ex­pe­rien­cias del clien­te, es­tán: El Cloud, ya que uno de los ma­yo­res desafíos que tie­ne es­te sec­tor es mi­grar ha­cia la nu­be, lo que sig­ni­fi­ca­ría un aho­rro de va­rios mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res. La ten­den­cia pa­ra los miem­bros de la ban­ca se­rá la de con­tro­lar los cos­tos ope­ra­ti­vos con tec­no­lo­gías más mo­der­nas y fle­xi­bles, y en pa­ra­le­lo de­be­rán po­der in­cre­men­tar la pe­ne­tra­ción del mer­ca­do y la pro­duc­ti­vi­dad. La lla­ma­da “ban­ca abierta”, a tra­vés de la cual los ban­cos ofre­cen apps y so­lu­cio­nes he­chas por ter­ce­ros, pe­ro siem­pre te­nien­do en cuen­ta la per­so­na­li­za­ción de la aten­ción del clien­te.

Co­mo es ca­si un he­cho que es­ta­mos muy cer­ca­nos a una co­ber­tu­ra mó­vil mun­dial del 100%, los smartp­ho­nes son un alia­do que ofre­ce ex­ce­len­tes opor­tu­ni­da­des.

La im­ple­men­ta­ción del Big Da­ta y Analy­tics no trae más que be­ne­fi­cios, en­tre ellos: que se cen­tre el fo­co de in­te­rés en los clien­tes y no en los pro­duc­tos. El Big Da­ta en­tre­ga los re­cur­sos pa­ra que gran­des vo­lú­me­nes de da­tos (cuen­tas, tar­je­tas de cré­di­to y/o de dé­bi­to, in­ver­sio­nes, cré­di­tos de con­su­mo, hi­po­te­cas, en fin), lle­guen a es­tar en un pa­que­te per­so­na­li­za­do de pro­duc­tos y ser­vi­cios pa­ra ca­da clien­te. El Block­Chain, co­mo ya sa­be­mos, es una tec­no­lo­gía crip­to­grá­fi­ca que al­ma­ce­na los da­tos de una transac­ción y los po­ne lue­go en di­ver­sos ser­vi­do­res, lo que se trans­for­ma en una ver­da­de­ra tra­ba pa­ra la la­bor a los hac­kers. Ade­más, hoy la ban­ca de­be, tam­bién, ase­gu­rar la con­ti­nui­dad ope­ra­cio­nal y ha­cer fren­te a los ata­ques de DDos; y por otro la­do en lo que se re­fie­re a los con­tact cen­ter con agen­tes vir­tua­les, de­be ha­cer fren­te a una al­ta ta­sa de Per­dó­na­me, en los ser­vi­cios.

Si bien, he­mos avan­za­do, en Chi­le, aún nos que­da un ca­mino que re­co­rrer, por ejem­plo, en ma­te­ria de ci­ber­se­gu­ri­dad. Las úl­ti­mas no­ti­cias acer­ca del hac­keo in­ter­na­cio­nal a una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra, no es pa­ra na­da una bue­na no­ti­cia. Da­ña las con­fian­zas en ins­ti­tu­cio­nes y pro­ce­sos. En de­fi­ni­ti­va, las opor­tu­ni­da­des del uso de la tec­no­lo­gía en la ban­ca son in­fi­ni­tas, y de­ben con­tem­plar cri­te­rios co­mo la fle­xi­bi­li­dad, sa­ber adap­tar­se a ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes, ser de ba­jo cos­to y uni­ver­sa­les. Só­lo así, se­rá exi­to­sa.

“Un buen nú­me­ro de per­so­nas pre­fie­re ha­cer sus transac­cio­nes en la ban­ca vir­tual, por­que se en­cuen­tra la in­for­ma­ción en lí­nea, se rea­li­zan las transac­cio­nes a la ho­ra que sea, des­de cual­quier lu­gar, se ahorra tiem­po, no se va a la su­cur­sal fí­si­ca, se evi­ta la es­pe­ra y ha­cer fi­las, y los po­si­bles asal­tos fí­si­cos”.

Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ACTI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.