Las Ti ha­cen que las em­pre­sas sean más pro­duc­ti­vas y efi­cien­tes

De­ben en­ten­der el va­lor de tec­no­lo­gías co­mo el Big Da­ta, IoT o el Cloud Com­pu­ting, con­vir­tién­do­lo en nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio.

La Tercera - Especiales2 - - Tw logistica - Por: Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de ACTI.

Una ade­cua­da ges­tión de la tec­no­lo­gía es uno de los fac­to­res cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to de cual­quier or­ga­ni­za­ción, y son las TI las que las pro­por­cio­nan. Lo cier­to es que al in­cor­po­rar­las a una em­pre­sa se mo­di­fi­ca la mo­da­li­dad de tra­ba­jo, ha­cien­do que esas em­pre­sas (mi­cro, pe­que­ña y me­dia­na, sin dis­tin­ción) sean más pro­duc­ti­vas y efi­cien­tes, ya que a tra­vés de las TI se fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción en­tre sis­te­mas y sub­sis­te­mas, me­jo­ran­do el con­trol y au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos que van es­ca­lan­do en com­ple­ji­dad a me­di­da que se in­cre­men­ta el ta­ma­ño de la em­pre­sa.

Tam­bién po­de­mos de­cir que py­mes -y las gran­des em­pre­sas so­bre to­do- han en­ten­di­do que avan­zar en la di­gi­ta­li­za­ción es un asun­to prio­ri­ta­rio y que de­be es­tar en su es­tra­te­gia. Pa­ra los ex­per­tos, la trans­for­ma­ción di­gi­tal re­pre­sen­ta la gran opor­tu­ni­dad de dar ese sal­to, ya que a tra­vés de ella se ge­ne­ran di­ver­sos be­ne­fi­cios en las or­ga­ni­za­cio­nes: afec­ta po­si­ti­va­men­te la pro­duc­ti­vi­dad, ayu­da en la ad­qui­si­ción del con­trol de las ope­ra­cio­nes, apor­ta en la re­la­ción di­rec­ta y rá­pi­da con sus clien­tes, y tam­bién se tra­ta de una po­si­bi­li­dad de au­men­tar los negocios de ma­ne­ra pro­ve­cho­sa y sos­te­ni­ble.

Lue­go, es de su­ma re­le­van­cia que las com­pa­ñías en­tien­dan y apro­ve­chen el va­lor de las tec­no­lo­gías co­mo el Big Da­ta, IoT o el Cloud Com­pu­ting, con­vir­tién­do­lo en nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. Los em­pren­de­do­res o las py­mes cuen­tan con una se­rie de he­rra­mien­tas que van des­de los ERP o CRM, has­ta lí­nea de te­lé­fono, ges­tión de ta­reas en cloud com­pu­ting y pla­ta­for­mas de crowd­sour­cing.

En tan­to, la fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca es un gran pa­so ya que la eli­mi­na­ción del pa­pel es be­ne­fi­cio­so pa­ra las per­so­nas, el me­dio am­bien­te y, por so­bre to­do, pa­ra la op­ti­mi­za­ción de los tiem­pos en los pro­ce­sos de las em­pre­sas.

Fac­tor cla­ve

En es­te es­ce­na­rio, en­fa­ti­za­mos que el uso de las TIC es de su­ma re­le­van­cia, y ya es sa­bi­do que quien no se suba al ca­rro de la in­no­va­ción y la di­gi­ta­li­za­ción, se que­da­rán fue­ra del es­te eco­sis­te­ma y que se­rá muy com­pli­ca­do que lo­gre negocios ma­si­vos o de al­to im­pac­to.

Se­gún la Cuar­ta En­cues­ta Lon­gi­tu­di­nal de Em­pre­sas, ELE4, (que cu­bre a 325.334 em­pre­sas y es re­pre­sen­ta­ti­va a ni­vel de ta­ma­ño de em­pre­sa: mi­cro, pe­que­ña, me­dia­na y gran­de, de­fi­ni­dos se­gún ventas y sec­tor eco­nó­mi­co), los ru­bros que con­cen­tran el ma­yor nú­me­ro de em­pre­sas son: Co­mer­cio al por ma­yor y al por me­nor ( 34,5%), Trans­por­te y al­ma­ce­na­mien­to (10,5%) e In­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras (10,2%). Sec­to­res que con­cen­tra­ron el 31%, 6% y 17,9% del to­tal de ventas du­ran­te 2015. Tam­bién afir­ma que las em­pre­sas gran­des reúnen el 3,2% del uni­ver­so es­tu­dia­do y son res­pon­sa­bles del 81,6% de las ventas to­ta­les efec­tua­das du­ran­te 2015 y em­plean al 53,6% del to­tal de tra­ba­ja­do­res. Mien­tras que las py­mes re­pre­sen­tan el 51,9% del to­tal de em­pre­sas, al­can­zan el 16,7% del to­tal de ventas y em­plean al 40,6% de los tra­ba­ja­do­res. Y, fi­nal­men­te las mi­cro­em­pre­sas es­tos por­cen­ta­jes al­can­zan 44,9%, 1,7% y 5,8%, res­pec­ti­va­men­te.

Las py­mes son una fuer­za em­plea­do­ra de gran va­lor pa­ra el país, y el he­cho de que no es­tén be­ne­fi­cián­do­se en su to­ta­li­dad de las ven­ta­jas de in­ter­net, afec­ta di­rec­ta­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad a ni­vel país, in­ter­fi­rien­do en los be­ne­fi­cios de una eco­no­mía di­gi­tal. Por ello, es que de­be­mos in­sis­tir en más in­cen­ti­vos en es­te sen­ti­do. Tam­bién resulta cla­ve que las py­mes, al mo­men­to de com­prar tec­no­lo­gía pa­ra di­gi­ta­li­zar su fun­cio­na­mien­to y bus­car desa­rro­llo, de­be co­rres­pon­der a una es­tra­te­gia de­fi­ni­da y que apunte a re­sul­ta­dos cla­ros.

Hoy por hoy, el ma­yor desafío en tér­mi­nos de trans­for­ma­ción di­gi­tal con que nos en­con­tra­mos, es au­men­tar el nú­me­ro de em­pre­sas que in­cor­po­ren a la in­no­va­ción co­mo es­tra­te­gia a la ho­ra de ha­blar de com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad, di­fe­ren­cian­do ca­da una de las es­tra­te­gias se­gún ti­po de em­pre­sa. Ya ve­mos có­mo a mo­do ge­ne­ral la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción ha cam­bia­do to­da la ar­qui­tec­tu­ra de so­lu­cio­nes de la in­for­má­ti­ca, lle­ván­do­nos ha­cia una nue­va di­ná­mi­ca que es­tá cen­tra­da en la fa­ci­li­dad de uso des­de el pun­to de vis­ta del usua­rio, la ra­pi­dez en las res­pues­tas, la ma­si­fi­ca­ción y ac­ce­si­bi­li­dad des­de cual­quier pun­to, el au­men­to de es­pa­cios de al­ma­ce­na­mien­tos y más.

A tra­vés de las TI se fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción en­tre sis­te­mas y sub­sis­te­mas, me­jo­ran­do el con­trol y au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos que van es­ca­lan­do en com­ple­ji­dad a me­di­da que se in­cre­men­ta el ta­ma­ño de la em­pre­sa” Jai­me So­to, Se­cre­ta­rio ge­ne­ral

de ACTI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.