Ni­ños y ado­les­cen­tes

La me­to­do­lo­gía pa­ra la enseñanza - apren­di­za­je en es­tas eta­pas.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Jor­ge Alia­ga San­do­val

El in­glés es uno de los idio­mas uni­ver­sa­les. Su apren­di­za­je re­quie­re una me­to­do­lo­gía especial, so­bre to­do en ni­ños y ado­les­cen­tes. De acuer­do a Jo­sé Luis Rio­se­co, di­rec­tor de Chi­le Psi­có­lo­gos, la enseñanza de in­glés en ni­ños de­be con­si­de­rar las par­ti­cu­la­ri­da­des de ese ni­ño y de su am­bien­te. “No es lo mis­mo en­se­ñar a un ni­ño cu­ya reali­dad co­ti­dia­na es la ru­ti­na de la ciu­dad que a un ni­ño cu­yo con­tex­to co­ti­diano es la vi­da en el cam­po o la pla­ya”, di­ce. Tam­po­co es lo mis­mo en­se­ñar a un ni­ño que ten­ga gran­des fa­ci­li­da­des de apren­di­za­je a otro que le cues­te un po­co más y ne­ce­si­te un ma­yor apo­yo ex­pe­rien­cial o pe­da­gó­gi­co. “En de­fi­ni­ti­va, cual­quier me­to­do­lo­gía que se em­plee pa­ra en­se­ñar in­glés a un ni­ño de­be es­tar ade­cua­da y pen­sa­da pa­ra la reali­dad de ese ni­ño en par­ti­cu­lar y no de­be ser una me­to­do­lo­gía ela­bo­ra­da a prio­ri de for­ma es­tán­dar pa­ra cual­quier es­tu­dian­te”, agre­ga Rio­se­co.

Cual­quier ti­po de me­to­do­lo­gía que se uti­li­ce de­be in­cor­po­rar el apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo, lo que se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta, de­be ir más allá de la me­mo­ri­za­ción de pa­la­bras o de fór­mu­las gra­ma­ti­ca­les. De­be ser una enseñanza que le sir­va al me­nor pa­ra desen­vol­ver­se me­jor en su pro­pia reali­dad, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta el au­ge de la tec­no­lo­gía, co­mo el in­ter­net, las se­ries, los jue­gos y las apli­ca­cio- nes, don­de el con­tac­to con el idio­ma in­glés es fre­cuen­te, in­clu­so sin necesidad de te­ner que via­jar al otro la­do del mun­do.

“Des­de es­te pun­to, una bue­na me­to­do­lo­gía es ana­li­zar el con­tex­to co­ti­diano en el que el ni­ño se re­la­cio­na y co­men­zar en­se­ñán­do­le las pa­la­bras, ver­bos y mo­dis­mos más vin­cu­la­dos a su reali­dad par­ti­cu­lar, eli­gien­do, den­tro de las nu­me­ro­sas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les que exis­ten hoy en día, aque­llas que cap­ten más su aten­ción”, des­ta­ca el di­rec­tor de Chi­le Psi­có­lo­gos.

Ado­les­cen­cia

En es­ta eta­pa es fun­da­men­tal re­for­zar la ba­se de in­glés que tie­nen los ado­les­cen­tes. La clave es atraer­los a tra­vés de sus in­tere­ses y co­nec­tar­los con el idio­ma, uti­li­zan­do di­ver­sos for­ma­tos, co­mo la lec­tu­ra, la mú­si­ca, las pe­lí­cu­las, etc. “Un ejem­plo pue­de ser leer un li­bro de al­gún in­te­rés en par­ti­cu­lar, apren­der­se las can­cio­nes de un gru­po fa­vo­ri­to o ver pe­lí­cu­las en su idio­ma ori­gi­nal”, acon­se­ja Rio­se­co, quien agre­ga que uno de los me­dios que más ocu­pan los ado­les­cen­tes son el smartp­ho­ne y ahí exis­ten apli­ca­cio­nes que pue­den ayu­dar a los jó­ve­nes a apren­der o re­for­zar es­te idio­ma.

“Es re­co­men­da­ble em­pe­zar a apren­der un se­gun­do idio­ma a cor­ta edad pa­ra que ten­gan una ba­se, ya que los ni­ños no co­no­cen la sen­sa­ción de ver­güen­za que comienza a desa­rro­llar­se en las eta­pas pos­te­rio­res del desa­rro­llo de­bi­do a un apren­di­za­je so­cial. Es por es­to que su men­te es más permea­ble a la in­cor­po­ra­ción de un idio­ma ex­tran­je­ro y el ni­ño te­me mu­cho me­nos a ex­po­ner­se en pú­bli­co y equi­vo­car­se, lo que en de­fi­ni­ti­va au­men­ta sus po­si­bi­li­da­des de apren­der”, re­fle­xio­na fi­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.