Py­mes y em­pre­sas pre­pa­ra­das pa­ra su­bir­se a la nu­be

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Ale­xis de Pon­son M.

Pa­ra que el trán­si­to a la compu­tación en la nu­be sea un via­je sin so­bre­sal­tos, los ex­per­tos recomiendan eva­luar cui­da­do­sa­men­te as­pec­tos co­mo los re­que­ri­mien­tos in­for­má­ti­cos de su ne­go­cio, el ni­vel de los po­ten­cia­les pro­vee­do­res y la gra­dua­li­dad del cam­bio.

La compu­tación en la nu­be es una in­dus­tria que no pa­ra de cre­cer al­re­de­dor del mun­do. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes más re­cien­tes de la In­ter­na­tio­nal Da­ta Cor­po­ra­tion (IDC), a fi­na­les de es­te año la in­ver­sión mun­dial en in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios compu­tacio­na­les en la nu­be de­bie­ra al­can­zar los $160 mil mi­llo­nes de dó­la­res, re­gis­tran­do un cre­ci­mien­to de 23% res­pec­to de 2017. Los sec­to­res que, se es­pe­ra, crez­can con más fuer­za son las ma­nu­fac­tu­ras de bie­nes de con­su­mo, los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les y la ban­ca.

Uno de los prin­ci­pios cla­ve del cloud com­pu­ting es el re­em­pla­zo de los ser­vi­do­res fí­si­cos por otros vir­tua­les, ubi­ca­dos en in­ter­net, don­de que­da al­ma­ce­na­da la in­for­ma­ción de una de­ter­mi­na­da or­ga­ni­za­ción o em­pre­sa, a la cual pue­den ac­ce­der sus co­la­bo­ra­do­res en cual­quier mo­men­to, al igual que en los ser­vi­cios tra­di­cio­na­les fí­si­cos.

El sur­gi­mien­to de es­ta tec­no­lo­gía es de es­pe­cial re­le­van­cia pa­ra aque­llas em­pre­sas que usan la tec­no­lo­gía en sus pro­ce­sos de ge­ne­ra­ción de va­lor. Por es­te mo­ti­vo, en la ac­tua­li­dad la pre­gun­ta sur­ge in­me­dia­ta­men­te pa­ra mu­chas com­pa­ñías: ¿es per­ti­nen­te su­bir­se a es­ta tec­no­lo­gía?

“Cues­ta en­con­trar ne­go­cios o em­pre­sas que no ca­li­fi­quen pa­ra mi­grar sus ser­vi­cios a la nu­be. Lo an­te­rior se da por­que ac­tual­men­te la ge­ne­ra­ción de va­lor de los ne­go- cios, y so­bre to­do de las py­mes, es a tra­vés de la web o in­ter­net”, ex­pli­ca Clau­dio Ca­sa­do, aca­dé­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Ci­ber­se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad Ma­yor.

Pe­se a es­to, es im­por­tan­te que ca­da em­pre­sa ha­ga una es­ti­ma­ción de los cos­tos de in­ver­sión, ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to de su in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca, pa­ra po­der com­pa­rar­la con el gas­to que sig­ni­fi­ca mi­grar y man­te­ner su in­for­ma­ción y ser­vi­cios en la nu­be. “Si ello, jun­to con un aná­li­sis de ries­go y de ges­tión de cam­bio, apun­ta a que el cos­to y la con­ti­nui­dad de las ope­ra­cio­nes se ven be­ne­fi­cia­das por ope­rar en la nu­be, en­ton­ces de­bie­se mi­grar”, afir­ma Lu­ciano Ahu­ma­da, di­rec­tor de la Es­cue­la de Informática y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les.

Con el vien­to a fa­vor

Uno de los principales be­ne­fi­cios que los ex­per­tos des­ta­can en torno a la mi­gra­ción a ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos en la nu­be, son los eco­nó­mi­cos. En­tre otras co­sas, no se­rá ne­ce­sa­rio que la em­pre­sa reali­ce in­ver­sio­nes ini­cia­les en equi­pa­mien­tos pa­ra alo­jar sus ser­vi­cios. “Por ejem­plo, ad­qui­si­ción de ser­vi­do­res y ade­cua­ción del es­pa­cio fí­si­co don­de se alo­ja­rán es­tos, don­de se de­ben con­si­de­rar va­rios es­tán­da­res de se­gu­ri­dad y ca­li­dad”, de­ta­lla Ca­sa­do. Es­to es es­pe­cial­men­te re­le­van­te en el ca­so de las py­mes, de­bi­do a lo ajus­ta­do de sus pre­su­pues­tos ini­cia­les.

Otra ven­ta­ja re­le­van­te es que la nu­be es “elás­ti­ca”, en com­pa­ra­ción con los ser­vi­cios de da­ta cen­ter tra­di­cio­na­les. Es­to quie­re de­cir que si bien una em­pre­sa pue­de con­tra­tar una can­ti­dad de al­ma­ce­na­mien­to de­ter­mi­na­da, la or­ga­ni­za­ción pue­de dar­le uso des­de un prin­ci­pio o no. Se­gún ex­pli­ca el aca­dé­mi­co de la U. Ma­yor, “es­to per­mi­te que la em­pre­sa pue­da ex­ten­der o dis­mi­nuir la can­ti­dad de los re­cur­sos que ne­ce­si­te, en fun­ción de su má­xi­mo con­tra­ta­do, de for­ma sen­ci­lla so­lo in­gre­san­do al pa­nel de ad­mi­nis­tra­ción de la nu­be”.

Una ter­ce­ra ven­ta­ja que ofre­ce la compu­tación en la nu­be es que los co­la­bo­ra­do­res de una com­pa­ñía tie­nen la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a la in­for­ma­ción re­le­van­te de su ne­go­cios, prác­ti­ca­men­te des­de cual­quier pun­to del mun­do. Eso sí, Lu­ciano Ahu­ma­da ad­vier­te que “la ubi­cui­dad en el ac­ce­so de­pen­de­rá de las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad con que cuen­te ca­da em­pre­sa, por lo que no ne­ce­sa­ria­men­te es un be­ne­fi­cio”.

Cui­da­dos a con­si­de­rar

Una de las principales preo­cu­pa­cio­nes que tie­nen los eje­cu­ti­vos de dis­tin­tas em­pre­sas al mo­men­to de en­fren­tar la de­ci­sión de mi­grar al cloud com­pu­ting es qué tan se­gu­ros son es­tos ser­vi­cios y qué tan a res­guar­do se en­con­tra­rá su in­for­ma­ción en ellos. De he­cho, es­tu­dios in­ter­na­cio-

Cues­ta en­con­trar ne­go­cios o em­pre­sas que no ca­li­fi­quen pa­ra mi­grar sus ser­vi­cios a la nu­be. Lo an­te­rior se da por­que ac­tual­men­te la ge­ne­ra­ción de va­lor de los ne­go­cios, y so­bre to­do de las py­mes, es a tra­vés de la web o in­ter­net”.

Clau­dio Ca­sa­do, aca­dé­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Ci­ber­se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad Ma­yor.

na­les mues­tran que al­gu­nas de las principales vi­sio­nes de los em­pre­sa­rios en torno al cloud com­pu­ting son que es­te ser­vi­cio es más vul­ne­ra­ble a vio­la­cio­nes de se­gu­ri­dad y que los da­tos son se­gu­ros cuan­do la em­pre­sa pue­de con­tro­lar­los fí­si­ca­men­te. Sin em­bar­go, los ser­vi­do­res en la nu­be tie­nen si­mi­la­res me­di­das de se­gu­ri­dad y es­tán ex­pues­tos a los mis­mos ries­gos que los da­ta­cen­ter fí­si­cos. Por otro la­do, de­pen­dien­do del ru­bro en el que se desem­pe­ñe una em­pre­sa, pue­de va­riar su ni­vel de sen­si­bi­li­dad ante una mi­gra­ción a la nu­be. “No es lo mis­mo ha­blar del re­tail, que de una em­pre­sa que des­pa­cha in­su­mos elec­tró­ni­cos a sus clien­tes. La na­tu­ra­le­za de la ope­ra­ción y los pro­ce­sos re­la­cio­na­dos son los que de­fi­nen cuán sen­si­ble es la mi­gra­ción”, pun­tua­li­za Ahu­ma­da.

Pa­ra evi­tar tras­tor­nos, tan­to pa­ra los co­la­bo­ra­do­res co­mo pa­ra los clien­tes de una em­pre­sa, es que la mi­gra­ción des­de ser­vi­do­res fí­si­cos a vir­tua­les sea pau­sa­da. “Uno de los ma­yo­res ries­gos al mo­men­to de to­mar la de­ci­sión de mi­grar a la nu­be, es el que tie­ne que ver con el cam­bio de am­bien­te al que se van a ver so­me­ti­dos los ser­vi­cios, ya que pue­de con­lle­var erro­res de con­fi­gu­ra­ción. Por lo an­te­rior, la mi­gra­ción de­be ser gra­dual”, di­ce Ca­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.