Ba­rrios que cui­dan la na­tu­ra­le­za y par­ques al ai­re li­bre.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

Con gran­des ex­ten­sio­nes de pla­zas y par­ques, los ba­rrios de La Dehe­sa dis­fru­tan de un eco­sis­te­ma úni­co, que el sec­tor in­mo­bi­lia­rio apro­ve­cha en el desa­rro­llo de productos de un al­to es­tán­dar. El desafío es­tá en pro­pi­ciar el cre­ci­mien­to de áreas pú­bli­cas, ex­ten­dien­do sus be­ne­fi­cios pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes.

Por su em­pla­za­mien­to en la ca­pi­tal, la co­mu­na de Lo Bar­ne­chea y los ba­rrios de La Dehe­sa se ca­rac­te­ri­zan por un en­torno ver­de, ama­ble pa­ra la vi­da al ai­re li­bre y el dis­fru­te de la na­tu­ra­le­za. La co­mu­na cuen­ta con más de 1.000.000 m2 de áreas ver­des dis­tri­bui­das en pla­zas y par­ques que cuen­tan con di­fe­ren­te ti­po de mo­bi­lia­rio ur­bano co­mo jue­gos, má­qui­nas de ejer­ci­cio y cir­cui­tos pa­ra tro­tar o an­dar en bi­ci­cle­ta.

“Su plano re­gu­la­dor con­tem­pla gran­des áreas pú­bli­cas ver­des y ce­rros, lo que cons­ti­tu­ye un apor­te a la ca­li­dad de vi­da de quie­nes vi­ven y tra­ba­jan allí”, sos­tie­ne Yves Be­sa­nçon, past pre­si­dent de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA).

Ade­más de la belleza y el dis­fru­te, la ar­bo­ri­za­ción fa­vo­re­ce el bie­nes­tar eco­ló­gi­co y am­bien­tal, mi­ti­gan­do las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y rui­dos, fa­vo­re­cien­do la cap­ta- ción de CO2 y ele­van­do la bio­di­ver­si­dad del en­torno.

Se­gún el Ín­di­ce de Ca­li­dad de Vi­da Ur­ba­na (ICVU) 2018, ela­bo­ra­do por el Nú­cleo de Es­tu­dios Me­tro­po­li­ta­nos del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos y Te­rri­to­ria­les de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (PUC) y la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC), Lo Bar­ne­chea se en­cuen­tra en el cuar­to lugar den­tro del país, con un ín­di­ce de 63,44 pun­tos, so­lo an­te­ce­di­da por Pro­vi­den­cia, Las Con­des y Vi­ta­cu­ra.

El ín­di­ce eva­lúa a las co­mu­nas en seis di­men­sio­nes: vi­vien­da y en­torno, co­nec­ti­vi­dad y mo­vi­li­dad, sa­lud y me­dio am­bien­te, con­di­ción la­bo­ral, con­di­cio­nes so­cio­cul­tu­ra­les y am­bien­te de ne­go­cios. Al des­agre­gar so­lo pri­me­ra va­ria­ble, Lo Bar­ne­chea en­ca­be­za el ran­king en Chi­le, con un ín­di­ce de 89,43.

Desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio

De acuer­do con la ar­bo­ri­za­ción de bie­nes na­cio­na­les de uso pú­bli­co y áreas ver­des pú­bli­cas, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Lo Bar­ne­chea eje­cu­ta una eva­lua­ción pre­via de los pro­yec­tos o desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios que se em­pla­za­rán, ana­li­zan­do cual­quier mo­di­fi­ca­ción que afec­te al es­pa­cio pú­bli­co, se­gún las nor­mas y or­de­nan­zas que ri­gen es­tos pro­ce­sos, lo que per­mi­te cau­te­lar los me­jo­res es­tán­da­res de áreas ver­des y ar­bo­la­do ur­bano pa­ra la co­mu­na.

En los pro­yec­tos en desa­rro­llo, la ar­qui­tec­tu­ra se ha­ce par­te de la na­tu­ra­le­za, con ur­ba­ni­za­cio­nes de al­to es­tán­dar. Ca­lles am­plias con mu­chos ár­bo­les y ve­ge­ta­ción, jun­to a edi­fi­ca­cio­nes ba­jas que apro­ve­chan las vis­tas a la cor­di­lle­ra y el en­torno, son al­gu­nos ejem­plos.

Lo ideal pa­ra que un pro­yec­to ten­ga me­jor ven­ta, es con­si­de­rar la ma­yor can­ti­dad de áreas ver­des po­si­bles y si es­tá pró­xi­mo a ellas, apro­ve­char­las, sos­tie­ne el ar­qui­tec­to: “El man­te­ner los par­ques sue­le ser bas­tan- te cos­to­so, por lo que en el desa­rro­llo del pro­yec­to es fun­da­men­tal con­si­de­rar es­pe­cies au­tóc­to­nas que re­quie­ren po­ca man­ten­ción por es­tar in­mu­nes a pla­gas y re­que­rir de po­ca agua, fac­to­res muy re­le­van­tes en su im­ple­men­ta­ción y ope­ra­ción”.

Desafíos de in­te­gra­ción

El mo­de­lo in­mo­bi­lia­rio de su­bur­bio, que se ar­ti­cu­la en ba­rrios pri­va­dos y con­do­mi-

nios, pro­pi­cia el avan­ce y cui­da­do de las áreas ver­des, con ma­yo­res re­cur­sos pa­ra su man­te­ni­mien­to.

Hoy, el desafío es­tá en ex­ten­der es­tos be­ne­fi­cios con el desa­rro­llo de áreas ver­des pú­bli­cas, con­si­de­ran­do que, se­gún da­tos del Ob­ser­va­to­rio de las Ciu­da­des UC, aun­que la co­mu­na cuen­ta con 27% de su­per­fi­cie con ve­ge­ta­ción, ape­nas 0,6% de ella es pú­bli­ca.

Lo Bar­ne­chea es una co­mu­na trans­ver­sal res­pec­to de la con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de sus ve­ci­nos, lo que ha­ce que las gran­des ex­ten­sio­nes de áreas ver­des pú­bli­cas con que cuen­ta sean uti­li­za­das por per­so­nas de dis­tin­to po­der ad­qui­si­ti­vo, ex­pli­ca el past pre­si­dent de AOA: “La ca­li­dad de vi­da que pro­veen los es­pa­cios ver­des es es­pe­cial­men­te ur­gen­te en aque­llos lu­ga­res en don­de las vi­vien­das tie­nen es­pa­cios más res­trin­gi­dos, lo que im­pul­sa a las per­so­nas a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Es ne­ce­sa­rio que la in­ver­sión pú­bli­ca pon­ga acen­to en los ba­rrios que no las tie­nen”, co­men­ta Be­sa­nçon.

““El plano re­gu­la­dor con­tem­pla gran­des áreas pú­bli­cas ver­des y ce­rros, lo que cons­ti­tu­ye un apor­te a la ca­li­dad de vi­da de quie­nes vi­ven y tra­ba­jan allí”. Yves Be­sa­nçon, past pre­si­dent de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA).

“En el desa­rro­llo del pro­yec­to es fun­da­men­tal con­si­de­rar es­pe­cies au­tóc­to­nas que re­quie­ren po­ca man­ten­ción por es­tar in­mu­nes a pla­gas y re­que­rir de po­ca agua, fac­to­res muy re­le­van­tes en su im­ple­men­ta­ción y ope­ra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.