Nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra pro­pie­da­des más se­gu­ras

La tra­di­cio­nal alar­ma di­sua­si­va ya no es la úni­ca ma­ne­ra de re­for­zar la se­gu­ri­dad en ca­sas y de­par­ta­men­tos. La in­ter­net de las co­sas ha he­cho po­si­ble, in­clu­so, con­tro­lar los ac­ce­sos des­de el ce­lu­lar.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Fa­bio­la Ro­mo

La irrup­ción de tec­no­lo­gías que apro­ve­chan las ven­ta­jas de in­ter­net, su­ma­da a los dis­po­si­ti­vos inalám­bri­cos, vino a me­jo­rar mu­chos as­pec­tos de nues­tra vi­da. Ac­tual­men­te, la in­ter­net de las co­sas no só­lo es una he­rra­mien­ta de en­tre­ten­ción o fa­ci­li­ta­ción de ta­reas, tam­bién es par­te de la se­gu­ri­dad que pro­te­ge a mu­chas pro­pie­da­des.

“Los ac­ce­so­rios que po­de­mos in­cor­po­rar a es­tas tec­no­lo­gías nos per­mi­ten, re­ci­bir aler­tas de in­tru­sio­nes o lu­ces, per­sia­nas, rie­go au­to­má­ti­co, etc. -en for­ma re­mo­ta- pa­ra dar la apa­rien­cia de un ho­gar ha­bi­ta­do; tam­bién po­de­mos con­tro­lar alar­mas y ele­men­tos di­sua­si­vos (por ejem­plo, po­de­mos adap­tar el sis­te­ma pa­ra en­viar ad­ver­ten­cias a los in­tru­sos a tra­vés de al­to parlantes). To­do lo an­te­rior, des­de cual­quier pun­to den­tro o fue­ra del país, don­de con­te­mos con una co­ne­xión a in­ter­net”, ex­pli­ca el do­cen­te de la Es­cue­la de In­for­má­ti­ca y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de Duoc UC se­de Pla­za Oes­te, Luis Bra­vo.

Cons­cien­te de que la de­lin­cuen­cia no se de­tie­ne y preo­cu­pa­do de ir siem­pre un pa­so ade­lan­te, Clau­dio Ju­liá, se con­vir­tió en co­fun­da­dor de Sa­fe­card. “An­tes fue­ron las cá­ma­ras, lue­go lle­ga­ron las tar­je­tas mag­né­ti­cas y con el pa­so de los años la bio­me­tría. El uso de tec­no­lo­gías de con­trol de ac­ce­so y se­gu­ri­dad ha cre­ci­do enor­me­men­te y las in­no­va­cio­nes es­tán ca­da día más pre­sen­tes”, se­ña­la.

En ese sen­ti­do, el em­pren­de­dor de la tec­no­lo­gía en se­gu­ri­dad afir­ma que las in­mo­bi­lia­rias de­ja­ron de la­do la idea de que la se­gu­ri­dad es ca­ra pa­ra pa­sar a in­no­var al res­pec­to. A la vez, los com­pra­do­res es­tán pri­vi­le­gian­do a edi­fi­cios y con­do­mi­nios con sis­te­mas de con­trol de ac­ce­so. “La tec­no­lo­gía es­tá ayu­dan­do a de­jar en ma­nos de los re­si­den­tes la po­tes­tad pa­ra ge­ne­rar in­vi­ta­cio­nes, per­mi­sos pa­ra que la vi­si­ta se au­to atien­da y ope­re una ba­rre­ra vehi­cu­lar o un tor­ni­que­te pea­to­nal, en­tre otras co­sas”, ex­pli­ca Clau­dio Ju­liá.

Se­gún el co­fun­da­dor de Sa­fe­card, va­rias in­mo­bi­lia­rias han op­ta­do por con­tro­les con sis­te­mas de tor­ni­que­tes pa­ra el con­trol pea­to­nal y con la de­ci­sión en mano de sus re­si- den­tes. To­do es­to aso­cia­do a nue­vas tec­no­lo­gías y al smartp­ho­ne. “Los más agra­de­ci­dos son los usua­rios, por­que aho­ra for­man par­te ac­ti­va del con­trol de ac­ce­so, pue­den de­jar pro­gra­ma­dos los ac­ce­sos pa­ra sus vi­si­tas por el pe­rio­do de tiem­po que ellos de­ter­mi­nen y re­ci­ben in­for­ma­ción en tiem­po real de quie­nes en­tran y sa­len de su pro­pie­dad, con lo que fis­ca­li­zan ca­da ac­ce­so. Así pue­den reac­cio­nar in­me­dia­ta­men­te en ca­so de que exis­ta al­gún in­gre­so ge­ne­ra­do por par­te de la guar­dia que no se ha­ya au­to­ri­za­do”, co­men­ta Ju­liá.

Re­ci­bir aler­tas de in­tru­sio­nes o con­tro­lar lu­ces, per­sia­nas y rie­go au­to­má­ti­co -en for­ma re­mo­ta- es po­si­ble gra­cias a la tec­no­lo­gía ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.