¿Có­mo for­ta­le­cer los hue­sos en eta­pas avan­za­das de la vi­da?

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Andrés Or­tiz

Da­do que al­gu­nas per­so­nas, en par­ti­cu­lar mu­je­res, no lle­gan a la edad adul­ta con una óp­ti­ma “acu­mu­la­ción” de cal­cio y que mu­chas ve­ces su in­ges­ta dia­ria es me­nor a la in­di­ca­da, es ne­ce­sa­rio la su­ple­men­ta­ción de es­te mi­ne­ral jun­to con Vi­ta­mi­na D, pa­ra me­jo­rar su ab­sor­ción. Es­te re­que­ri­mien­to se in­ten­si­fi­ca des­de los 50 años.

Si la nu­tri­ción se pu­die­se com­pa­rar con las fi­nan­zas per­so­na­les, se po­dría de­cir que el con­su­mo de cal­cio es una in­ver­sión que ofre­ce un re­torno de ren­ta­bi­li­dad de lar­go pla­zo. Es que el con­su­mo de cal­cio de­be cum­plir­se pre­fe­ren­te­men­te en la ni­ñez y ado­les­cen­cia, eta­pas en las que el or­ga­nis­mo acu­mu­la es­te mi­ne­ral cla­ve pa­ra la den­si­dad y ma­sa ósea, pa­ra así lle­gar a la adul­tez con hue­sos más fuer­tes y sa­lu­da­bles pa­ra pre­ve­nir pa­to­lo­gías co­mo la os­teo­po­ro­sis, una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas de la sa­lud ósea.

La nu­tri­cio­nis­ta Ber­nar­di­ta Vig­no­la, de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, ex­pli­ca so­bre el im­por­tan­te apor­te nu­tri­cio­nal del cal­cio que se ob­tie­ne prin­ci­pal­men­te de le­che y sus de­ri- va­dos, así co­mo de al­gu­nas ver­du­ras co­mo bró­co­li, es­pi­na­ca y de fru­tas co­mo na­ran­jas o plá­tano, pe­ro en me­no­res can­ti­da­des. El co­cha­yu­yo tam­bién es ri­co en es­te mi­ne­ral, pe­ro con­tie­ne cal­cio de ba­ja bio­dis­po­ni­bi­li­dad, a di­fe­ren­cia de los lác­teos.

“Un apor­te ade­cua­do de cal­cio en la die­ta ayu­da a un au­men­to de la ma­sa y den­si­dad ósea, prin­ci­pal­men­te en los años pre­pu­be­ra­les y en la ado­les­cen­cia. Es en ese pe­río­do don­de se acu­mu­la cal­cio en los hue­sos pa­ra que ha­ya una ade­cua­da den­si­dad ósea. Por lo tan­to, si no hay una ade­cua­da in­ges­ta de cal­cio en la eta­pa adul­ta o adul­to ma­yor, se pue­de lle­gar a pro­du­cir os­teo­po­ro­sis”.

Tam­bién, el cal­cio es un mi­ne­ral ne­ce­sa­rio pa­ra las trans­mi­sio­nes ner­vio­sas y la re­gu- la­ción de la fun­ción del múscu­lo car­dia­co, en­tre otros apor­tes de su con­su­mo dia­rio.

Res­pec­to de la in­ges­ta dia­ria in­di­ca­da pa­ra es­te mi­ne­ral en adul­tos, la nu­tri­cio­nis­ta de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría re­cuer­da que pa­ra hom­bres en­tre 30 -50 años son 1.000 mi­lí­gra­mos al día, mien­tras que en­tre 51 y 70 años au­men­ta a 1.200 mi­lí­gra­mos. En­tre las mu­je­res de 30-50 años el con­su­mo tam­bién es de 1.000 mi­lí­gra­mos, y de 51 a 70 años au­men­ta a 1.200 mi­lí­gra­mos. En el ca­so de em­ba­ra­za­das o en pe­río­do de lac­tan­cia y en me­no­res de 18 años, ne­ce­si­tan 1.300 mi­lí­gra­mos al día, en cam­bio cuan­do son ma­yo­res de edad, re­quie­ren 1.000 mi­lí­gra­mos de con­su­mo dia­rio. “Por ejem­plo, una ta­za de 200 cc de le­che,

apor­ta al­re­de­dor de 236 mi­lí­gra­mos de cal­cio. En­ton­ces, uno de­bie­ra con­su­mir de tres a cua­tro por­cio­nes de lác­teos al día pa­ra po­der cu­brir los re­que­ri­mien­tos. Si la per­so­na no los cum­ple, ob­via­men­te hay que su­ple­men­tar, es­ta su­ple­men­ta­ción de­be ser en con­jun­to con vi­ta­mi­na D pa­ra me­jo­rar ab­sor­ción”, se­ña­la Ber­nar­di­ta Vig­no­la.

La pro­fe­sio­nal re­cuer­da el im­por­tan­te rol de la Vi­ta­mi­na D, cu­yo apor­te per­mi­te ab­sor­ber el cal­cio. “Ac­túa en el me­ca­nis­mo del Cal­cio y el Fós­fo­ro, en­ton­ces, se ne­ce­si­ta es­ta vi­ta­mi­na pa­ra que la ab­sor­ción del cal­cio sea de la for­ma más ade­cua­da po­si­ble. Se pue­de ob­te­ner vi­ta­mi­na D con la ex­po­si­ción a la luz so­lar con ra­yos ul­tra­vio­le­tas y con los si­guien­tes ali­men­tos: pes­ca­dos co­mo el aren­que, sal­món, le­che de va­ca for­ti­fi­ca­da, sar­di­nas, hí­ga­do, po­llo, ye­ma de hue­vo”.

“La me­jor for­ma de cui­dar la sa­lud ósea es con la ali­men­ta­ción, prin­ci­pal­men­te con­su­mien­do el apor­te ade­cua­do de cal­cio, so­bre to­do con pro­duc­tos lác­teos, te­nien­do una bue­na do­sis de Vi­ta­mi­na D, con luz so­lar o con ali­men­tos que apor­ten es­ta vi­ta­mi­na o con su­ple­men­tos”, en­fa­ti­za Ber­nar­di­ta Vig­no­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.