Más ca­li­dad de vi­da en ca­da eta­pa

Ne­ce­sa­rios en pe­que­ñas can­ti­da­des, las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les son fun­da­men­ta­les pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del cuer­po hu­mano, par­ti­ci­pan­do en di­ver­sas fun­cio­nes co­mo re­pa­ra­ción de te­ji­dos, cre­ci­mien­to y el sis­te­ma in­mu­ne.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner un buen es­ta­do de sa­lud, así co­mo tam­bién una con­di­ción fí­si­ca óp­ti­ma, so­bre to­do si se tra­ta de ali­men­tos na­tu­ra­les ri­cos en com­po­nen­tes co­mo vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, que el or­ga­nis­mo re­quie­re en for­ma in­dis­pen­sa­ble pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del cuer­po. Na­ran­jas, bró­co­li o es­pi­na­cas son ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­nas, co­mo tam­bién fru­tos se­cos y lác­teos que con­tie­nen al­tas con­cen­tra­cio­nes de mi­ne­ra­les.

Ca­ro­li­na Pye, nu­tri­cio­nis­ta de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y Msc (c) en Sa­lud Pú­bli­ca, ex­pli­ca que to­das las vi­ta­mi­nas de­ben es­tar pre­sen­tes en la die­ta dia­ria de una per­so­na, co­mo lo son las vi­ta­mi­nas A,C,D,E y las del com- ple­jo B, y que só­lo se pue­den ob­te­ner a tra­vés de una bue­na ali­men­ta­ción, ya que el or­ga­nis­mo no es ca­paz de sin­te­ti­zar­las.

En esa lí­nea, hay cir­cuns­tan­cias en que una per­so­na ne­ce­si­ta de su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos por di­ver­sas ra­zo­nes. “Se jus­ti­fi­ca si por al­gu­na con­di­ción la ali­men­ta­ción no pue­da ser lo su­fi­cien­te­men­te va­ria­da y com­ple­ta, ya que in­clu­yen­do dia­ria­men­te to­dos los gru­pos de ali­men­tos en la die­ta, gran par­te de los re­que­ri­mien­tos que­dan cu­bier­tos”, di­ce Pye.

Be­ne­fi­cios pa­ra el sis­te­ma in­mu­ne, efec­to an­tio­xi­dan­te o ayu­dar a la coa­gu­la­ción son al­gu­nas de las pro­pie­da­des de es­tos ele­men­tos. Pe­ro, si a una per­so­na le fal­tan vi­ta­mi­nas se pue­den pro­du­cir al­gu­nos des­ór­de­nes en el or­ga­nis­mo. “Exis­ten al­gu­nas con­di­cio­nes especiales por ca­ren­cias es­pe­cí­fi­cas de al­gu­nas vi­ta­mi­nas y los sín­to­mas de­pen­de­rán de ca­da una. Aun­que en nues­tro país no son muy fre­cuen­tes, en la ac­tua­li­dad se ha vis­to un au­men­to de per­so­nas con de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D, la cual ob­te­ne­mos a tra­vés de la piel y por ex­po­si­ción al sol. Su de­fi­cien­cia se aso­cia a ma­yor ries­go de os­teo­po­ro­sis y a frac­tu­ras, y se es­tá es­tu­dian­do su po­si­ble re­la­ción con con­di­cio­nes mé­di­cas co­mo dia­be­tes, hi­per­ten­sión, cán­cer y en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes”, in­di­ca la nu­tri­cio­nis­ta.

Mi­ne­ra­les

Al igual que las vi­ta­mi­nas, los mi­ne­ra­les son cla­ves pa­ra man­te­ner la sa­lud y el bie­nes­tar in­te­gral del or­ga­nis­mo. Mi­ne­ra­les co­mo el zinc, que ayu­da al fun­cio­na­mien­to de los va­sos san­guí­neos y la piel; el co­bre, que ayu­da a la mi­ne­ra­li­za­ción ósea; o el yo­do, que es ne­ce­sa­rio pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la glán­du­la ti­roi­des, son im­pres­cin­di­bles pa­ra el cuer­po hu­mano.

“To­dos los mi­ne­ra­les cum­plen un rol re­gu­la­dor en nues­tro or­ga­nis­mo, es de­cir, de­ben es­tar pre­sen­tes pa­ra ac­tuar co­mo co­fac­to­res en reacciones quí­mi­cas, que ocu­rren al in­te­rior de la cé­lu­la, y de es­ta ma­ne­ra, el or­ga­nis­mo fun­cio­ne de ma­ne­ra ade­cua­da man­te­nien­do la sa­lud”, ex­pli­ca Pye.

Tan­to vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les se de­ben in­cluir dia­ria­men­te en la ali­men­ta­ción de una per­so­na. Y pa­ra una bue­na sa­lud, la es­pe­cia­lis­ta acon­se­ja con­su­mir lác­teos, car­nes, fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les y acei­tes, y de esa ma­ne­ra se es­ta­rán in­clu­yen­do los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra dis­mi­nuir la pro­ba­bi­li­dad de ca­ren­cias nu­tri­cio­na­les.

Tan­to las vi­ta­mi­nas A,C, D,E y las del com­ple­jo B, así co­mo tam­bién mi­ne­ra­les co­mo el zinc, co­bre o yo­do son esen­cia­les pa­ra el ser hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.