Vol­ver a dar la prue­ba: ¿Qué ha­cer si mi pun­ta­je no fue el es­pe­ra­do?

Con­tar con el apo­yo de la fa­mi­lia y los ami­gos en es­te pro­ce­so es fun­da­men­tal. Asi­mis­mo, los jó­ve­nes que de­ci­den ren­dir por se­gun­da vez la PSU pue­den apro­ve­char es­ta ins­tan­cia pa­ra re­de­fi­nir sus in­tere­ses y apren­der a co­no­cer­se me­jor.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

Es­tu­dio, cons­tan­cia, pre­pa­ra­ción y or­ga­ni­za­ción son al­gu­nos de los fac­to­res claves que in­ci­den en los re­sul­ta­dos de la Prue­ba de Se­lec­ción Uni­ver­si­ta­ria (PSU) y así po­der pos­tu­lar a la edu­ca­ción su­pe­rior. Sin em­bar­go, una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra ren­dir la PSU se trans­for­ma en la me­jor op­ción, cuan­do el pun­ta­je ob­te­ni­do no fue el es­pe­ra­do.

Jun­to con es­te re­sul­ta­do po­co fa­vo­ra­ble pa­ra mu­chos jó­ve­nes, tam­bién pue­de ve­nir el de­cai­mien­to y la frus­tra­ción, por lo que el apo­yo fa­mi­liar y la con­ten­ción con su círcu­lo cer­cano son muy re­le­van­tes. Es posible que en es­ta eta­pa tam­bién re­quie­ra de aten­ción es­pe­cia­li­za­da de orien­ta­do­res vo­ca­cio­na­les, psi­có­lo­gos y/o psi­co­pe­da­go­gos pa­ra afron­tar de me­jor ma­ne­ra es­te pro­ce­so.

Pa­lo­ma Vil­ches, psi­co­pe­da­go­ga de Clí­ni­ca Ves­pu­cio, co­men­ta que “se de­ben vi­sua­li­zar las ex­pe­rien­cias pre­vias co­mo una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je e ins­tan­cia de cre­ci­mien­to per­so­nal, apren­dien­do a li­diar con la frus­tra­ción des­de un en­fo­que po­si­ti­vo, es­to sig­ni­fi­ca vi­sua­li­zar po­si­bles con­flic­tos, pe­ro tam­bién im­pli­ca la bús­que­da de so­lu­cio­nes, pro­po­ner pla­nes de ac­ción co­mo es­ta­ble­cer nue­vas me­tas y pro­yec­tos”.

Ade­más, agre­ga que otro as­pec­to a des­ta­car es la bús­que­da de in­tere­ses per­so­na­les y/ o vo­ca­ción que a me­nu­do re­quie­re de es­pa­cios de in­tros­pec­ción, lo que con­lle­va de un pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to de ha­bi­li­da­des, gus­tos y ap­ti­tu­des de los jó­ve­nes, re­co­men­dán­do­se des­de la es­fe­ra fa­mi­liar brin­dar he­rra­mien­tas de con­ten­ción y apo­yo du­ran­te el trans­cur­so de ese pro­ce­so.

En­fren­tar la an­sie­dad y el mie­do

Fren­te a si­tua­cio­nes nue­vas in­ten­sas y ame­na­zan­tes res­pec­to de mo­men­tos en que se re­quie­re la to­ma de de­ci­sio­nes fren­te al fu­tu­ro aca­dé­mi­co, la an­sie­dad y el mie­do sue­len ser res­pues­tas nor­ma­les. “En­fren­tar el mie­do y la an­gus­tia ge­ne­ra un cre­ci­mien­to per­so­nal. Es im­por­tan­te el ma­ne­jo de ex­pec­ta­ti­vas. En es­te sen­ti­do, es re­co­men­da­ble es­ta­ble­cer­las so­bre la ba­se de sus ca­pa­ci­da­des, con­fian­za, apo­yo y ap­ti­tu­des, no pre­dis­po­ner un re­sul­ta­do negativo fren­te a ex­pe­rien­cias pre­vias. Cam­biar de pers­pec­ti­va pa­ra en­fren­tar si­tua­cio­nes im­pli­ca mo­vi­li­zar­se por un ob­je­ti­vo ma­yor vi­sua­li­zán­do­las co­mo una opor­tu­ni­dad de apren­der a dia­rio, pro­po­nien­do por ejem­plo, una pla­ni­fi­ca­ción de ta­reas o me­tas a cum­plir que per­mi­ta pau­la­ti­na­men­te vi­sua­li­zar cam­bios brin­dan­do se­gu­ri­dad y con­fian­za des­de la es­fe­ra per­so­nal, fa­mi­liar y es­co­lar”, en­fa­ti­za la es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.