Nue­vos mé­to­dos pa­ra es­tu­diar me­jor y lo­grar un buen pun­ta­je en la prue­ba

No to­do el es­trés es ma­lo, si se ma­ne­ja bien el es­ta­do emo­cio­nal co­no­ci­do co­mo “es­trés” pue­de ser tan útil al ren­dir un exa­men co­mo lo es pa­ra un ma­ra­to­nis­ta que bus­ca ser el pri­me­ro en lle­gar a la me­ta.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Fa­bio­la Ro­mo

Mu­chos ex­per­tos se­ña­lan que la me­jor for­ma de en­fren­tar un exa­men es­cri­to es evi­tan­do to­do con­tac­to con aque­llo que pue­da ge­ne­rar an­sie­dad y el es­trés. Pe­ro, se­gún el psi­có­lo­go y orien­ta­dor del co­le­gio San Felipe Diá­cono, Mar­ce­lo Cá­ce­res Durán, es­tas emo­cio­nes pue­den ser el me­jor alia­do al mo­men­to de ren­dir la PSU.

Y es que exis­te un es­trés po­si­ti­vo, lla­ma­do “eu­trés”, que nos ayu­da a es­tar aler­ta, con ga­nas de en­fren­tar un desafío, el mis­mo que nos mo­ti­va a ga­nar un jue­go. Gra­cias a él, po­de­mos ha­cer una ta­rea con ma­yor pre­ci­sión y en me­nos tiem­po. Por lo tan­to, nos ha­ce mu­cho más efec­ti­vos en la ta­rea en­co­men­da­da. Es el mis­mo es­ta­do que sien­te un ve­lo­cis­ta en el pun­to de par­ti­da, ex­pli­ca el psi­có­lo­go es­pe­cia­lis­ta en edu­ca­ción.

Por el con­tra­rio, el “dis­trés” es es­trés negativo que nos des­bor­da emo­cio­nal­men­te, ya que no lo po­de­mos con­tro­lar. Es­te nos pa­ra­li­za, des­con­cen­tra, blo­quea nues­tra memoria y nos ha­ce sen­tir in­ca­pa­ces de lo­grar un ob­je­ti­vo. Pe­ro hay di­ver­sos mé­to­dos pa­ra no caer en ese es­ta­do y apro­ve­char las ven­ta­jas del es­trés po­si­ti­vo.

Mind­ful­ness

“La prác­ti­ca me­di­ta­ti­va de Mind­ful­ness crea­da por Jon Ka­bat-ziin, plan­tea que la cla­ve pa­ra en­fren­tar gran­des desafíos y es­tar en per­ma­nen­te ar­mo­nía es es­tar aten­tos al mo­men­to pre­sen­te, con to­dos los sen­ti­dos abier­tos pa­ra unir nues­tro cuer­po y men­te. Es­to im­pli­ca de­jar afue­ra el pa­sa­do y el fu­tu­ro pa­ra con­cen­trar- nos en el aho­ra. Ade­más, se­ña­la que las emo­cio­nes es­tán pre­sen­tes en to­do mo­men­to, por lo tan­to, no po­de­mos huir de ellas, sino ob­ser­var­las y acep­tar­las sin un jui­cio de va­lor”, co­men­ta Cá­ce­res.

En es­te ám­bi­to, el psi­có­lo­go ase­gu­ra que la res­pi­ra­ción ayu­da mu­cho. Por eso, re­co­mien­da dia­ria­men­te al des­per­tar y an­tes de dor­mir -du­ran­te cin­co mi­nu­tos­prac­ti­car una res­pi­ra­ción pro­fun­da. El ab­do­men se de­be con­traer y ex­pan­dir al rit­mo de la res­pi­ra­ción. Ade­más, hay que ima­gi­nar co­mo en­tra y sa­le del cuer­po. “De­bes ob­ser­var las se­ña­les de ca­da par­te de tu cuer­po. Iden­ti­fi­car cuál de ellas es­tá más con­traí­da pro­duc­to del es­trés y al re­co­no­cer­la po­drás ba­jar la ten­sión”, aña­de el es­pe­cia­lis­ta.

Y co­mo la ca­ra es el me­jor re­fle­jo del es­ta­do emo­cio­nal, Cá­ce­res in­vi­ta a ima­gi­nar que se ob­ser­va la ex­pre­sión del pro­pio ros­tro de aden­tro ha­cia afue­ra, pa­ra ba­jar la ten­sión fa­cial. Asi­mis­mo, los sen­ti­dos de­ben es­tar com­ple­ta­men­te abier­tos, lo que se lo­gra po­nien­do aten­ción a la tem­pe­ra­tu­ra, el aro­ma y los so­ni­dos del am­bien­te. “Si prac­ti­cas es­tas sim­ples ta­reas du­ran­te dos se­ma­nas an­tes de la prue­ba, es­ta­rás en me­jo­res con­di­cio­nes men­ta­les pa­ra en­fren­tar la PSU”, afir­ma el psi­có­lo­go.

Pa­ra pa­vi­men­tar el ca­mino

El orien­ta­dor del co­le­gio San Felipe Diá­cono com­par­te al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes que pue­den ser de ayu­da pa­ra mi­rar de fren­te y sin mie­do la prue­ba que abre las puer­tas a la edu­ca­ción su­pe­rior.

Una re­gla de oro: si se hi­zo el es­fuer­zo su­fi­cien­te, hay que de­jar que to­do flu­ya co­mo de­be ser, sol­tar es la he­rra­mien­ta más efec­ti­va pa­ra es­tar co­nec­ta­do con el mo­men­to pre­sen­te y con­cen­trar­se en la ta­rea”. di­ce el psi­có­lo­go Mar­ce­lo Cá­ce­res.

És­tas son: -Es­pe­rar lo me­jor. El pe­si­mis­mo y la in­se­gu­ri­dad dis­mi­nu­yen la efec­ti­vi­dad.

-Crear un plan de la A a la Z. No se jue­ga la vi­da, sino la opor­tu­ni­dad de un ob­je­ti­vo o apren­der de la ex­pe­rien­cia. Hay que te­ner pre­sen­te que la vi­da en­tre­ga mu­chas mu­chas opor­tu­ni­da­des. -To­dos los ca­mi­nos “lle­van a Ro­ma”. La vi­da nos lle­va por ca­mi­nos in­sos­pe­cha­dos, pe­ro si se per­sis­te en los idea­les, aun cuan­do to­me más tiem­po, se pue­den ver los lo­gros.

-En­sa­yos ma­si­vos. Par­ti­ci­par de en­sa­yos pre­vio a dar la PSU sir­ve pa­ra ex­pe­ri­men­tar con an­te­la­ción lo que se pue­de sen­tir du­ran­te la prue­ba. -El fu­tu­ro no es­tá es­cri­to. No hay que pen­sar más de lo ne­ce­sa­rio en lo que ocu­rri­rá más ade­lan­te. Hay que te­ner pre­sen­te que el fu­tu­ro trae mu­chas sor­pre­sas.

-En un día no es posible con­cen­trar los con­te­ni­dos de cua­tro años com­ple­tos. Es­tu­diar mu­cho en los úl­ti­mos días pre­vios al exa­men pue­de lle­gar a con­fun­dir. La su­ge­ren­cia es re­pa­sar so­lo has­ta dos días an­tes de la prue­ba.

-Hi­dra­tar­se. El agua re­fres­ca la memoria. Por eso, con­vie­ne lle­var una bo­te­lla de agua pa­ra con­su­mir mien­tras se rin­de la prue­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.