Repu­tación cor­po­ra­ti­va, li­bre com­pe­ten­cia y colusión

Exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran que la so­la no­ti­cia de ha­ber­se ini­cia­do una in­ves­ti­ga­ción por colusión pro­du­ce una pér­di­da de al me­nos el 2,3% del va­lor ac­cio­na­rio de la em­pre­sa afec­ta­da. ¿Có­mo an­ti­ci­par­se a es­te es­ce­na­rio?

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Ra­dos­lav De­po­lo, so­cio Ken­nedys Chi­le Abo­ga­dos

El cam­bio que se ha ob­ser­va­do en nues­tro país en la úl­ti­ma dé­ca­da en ma­te­ria de repu­tación cor­po­ra­ti­va y per­cep­ción ciu­da­da­na so­bre el com­por­ta­mien­to em­pre­sa­rial ha si­do dra­má­ti­co. Un con­su­mi­dor del 2008 no es igual a un con­su­mi­dor ac­tual. Y una em­pre­sa de hoy sa­be que su repu­tación es un ac­ti­vo es­tra­té­gi­co de lar­go pla­zo que de­be cui­dar a ries­go de per­der va­lor.

Qui­zás el ejem­plo más no­to­rio de es­te cam­bio es la per­se­cu­ción y san­ción de los car­te­les en nues­tro país, y los ca­sos de al­to im­pac­to que ha ge­ne­ra­do. Las san­cio­nes por colusión apli­ca­das en los úl­ti­mos años han de­mos­tra­do que, des­de el re­for­za­mien­to de las fa­cul­ta­des le­ga­les de los or­ga­nis- mos de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia, el cos­to de co­lu­dir­se se ha ele­va­do.

La em­pre­sa in­frac­to­ra en­fren­ta mul­tas ele­va­das, de­be­rá in­dem­ni­zar a los con­su­mi­do­res los per­jui­cios cau­sa­dos, no po­drá con­tra­tar con el es­ta­do, y sus eje­cu­ti­vos in­vo­lu­cra­dos ter­mi­na­rán en la cár­cel e in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra ser di­rec­tor o ge­ren­te en so­cie­da­des anó­ni­mas abier­tas, em­pre­sas del es­ta­do o aso­cia­cio­nes gre­mia­les; to­do ello, a me­nos que se au­to de­nun­cie an­tes que los otros miem­bros del car­tel, apor­tan­do evi­den­cia efec­ti­va que per­mi­ta pro­bar la colusión.

Pe­ro las con­se­cuen­cias van más allá de lo le­gal. Exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran que la so­la no­ti­cia de ha­ber­se ini­cia­do una in­ves­ti­ga­ción por colusión pro­du­ce una pér­di­da de al me­nos el 2,3% del va­lor ac­cio-

Las san­cio­nes por colusión apli­ca­das en los úl­ti­mos años han de­mos­tra­do que, des­de el re­for­za­mien­to de las fa­cul­ta­des le­ga­les de los or­ga­nis­mos de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia, el cos­to de co­lu­dir­se se ha ele­va­do.

na­rio de la em­pre­sa afec­ta­da, y que, si la in­ves­ti­ga­ción ter­mi­na en una con­de­na, del 100% del cos­to aso­cia­do a la mis­ma, el 48% co­rres­pon­de a la pér­di­da repu­tacio­nal, mien­tras que el 12% co­rres­pon­de a la mul­ta apli­ca­da y el 40% a los be­ne­fi­cios co­lu­si­vos que se de­jan de re­ci­bir. En su­ma: ca­si la mi­tad de lo que pier­de una em­pre­sa con­de­na­da por colusión es­tá com­pues­to por el da­ño que la san­ción ge­ne­ra en su repu­tación.

Cum­plir la ley es en­ton­ces, la ma­ne­ra más di­rec­ta de cui­dar la pro­pia repu­tación em­pre­sa­rial. Es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar una cul­tu­ra de cum­pli­mien­to di­se­ña­da y or­de­na­da por el di­rec­to­rio y la ge­ren­cia ge­ne­ral, con po­lí­ti­cas efi­ca­ces y sin­ce­ras que per­mi­tan de­mos­trar –a lo me­nos- que se ocu­pó to­da la di­li­gen­cia po­si­ble pa­ra evi­tar las prác­ti­cas que fa­ci­li­tan la colusión. Si a pe­sar de ese es­fuer­zo la em­pre­sa se co­lu­de y es san­cio­na­da, lo re­co­men­da­ble pa­ra mi­ti­gar el da­ño repu­tacio­nal es siem­pre re­co­no­cer y co­rre­gir la fal­ta, co­mu­ni­car esa in­ten­ción, e in­dem­ni­zar a los clien­tes afec­ta­dos.

La pér­di­da de repu­tación por colusión es en­ton­ces un da­ño au­to in­fe­ri­do del que na­die es­tá li­bre pues, co­mo bien sa­be­mos -pe­ro al­gu­nos ol­vi­dan- to­dos so­mos ho­nes­tos has­ta que de­ja­mos de ser­lo.

Un con­su­mi­dor del 2008 no es igual a un con­su­mi­dor ac­tual. Y una em­pre­sa de hoy sa­be que su repu­tación es un ac­ti­vo es­tra­té­gi­co de lar­go pla­zo que de­be cui­dar a ries­go de per­der va­lor”.

Ra­dos­lav De­po­lo, so­cio Ken­nedys Chi­le Abo­ga­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.