Desa­rro­llo de com­pe­ten­cias y for­ma­ción de es­pe­cia­lis­tas.

El país des­ta­ca por desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des de co­no­ci­mien­to y tec­no­ló­gi­cas es­pe­cia­li­za­das. Es por ello, que mu­chos paí­ses emer­gen­tes es­tán re­cu­rrien­do a es­tos pro­fe­sio­na­les. Co­noz­ca más so­bre el desa­rro­llo de ex­per­tos en el área.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

Chi­le se ubi­ca en­tre los 10 prin­ci­pa­les pro­duc­to­res del mun­do de pro­duc­tos del mar y ocu­pa el pri­mer lu­gar en el con­ti­nen­te. Asi­mis­mo, es el se­gun­do pro­duc­tor de sal­món en el mun­do, y en mo­lus­cos co­mo me­ji­llón y aba­lon, se ubi­ca en se­gun­do y ter­cer lu­gar res­pec­ti­va­men­te.

Es­tos an­te­ce­den­tes dan cuen­ta del tra­ba­jo rea­li­za­do por múl­ti­ples pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en el ám­bi­to de la acui­cul­tu­ra, co­mo es el ca­so de los in­ge­nie­ros en acui­cul­tu­ra. En es­te mar­co, Luis Pe­rei­ra, je­fe de ca­rre­ra de la Fa­cul­tad de Cien­cias del Mar de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Nor­te (UCN), co­men­ta que “la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les de acui­cul­tu­ra es un me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo. Y pa­ra ello, a mo­do de ejem­plo, el ac­tual per­fil de egre­so del in­ge­nie­ro

en acui­cul­tu­ra, co­rres­pon­de a un mo­de­lo edu­ca­ti­vo cen­tra­do en el es­tu­dian­te, que se sus­ten­ta en tres pi­la­res: for­ma­ción in­te­gral, for­ma­ción pa­ra la glo­ba­li­za­ción y for­ma­ción per­ma­nen­te. Y la vía de ha­cer lle­gar a los es­tu­dian­tes es por me­dio del mo­de­lo pe­da­gó­gi­co de la for­ma­ción ba­sa­da en com­pe­ten­cia y su im­ple­men­ta­ción a tra­vés de re­sul­ta­dos de apren­di­za­jes”.

Asi­mis­mo, el do­cen­te des­ta­ca que Chi­le ha desa­rro­lla­do ca­pa­ci­da­des de co­no­ci­mien­to y tec­no­ló­gi­cas es­pe­cia­li­za­das las cua­les son de­man­da­das por otros paí­ses emer­gen­tes, tan­to co­mo pro­fe­sio­na­les de acui­cul­tu­ra, ser­vi­cios de em­pre­sas es­pe­cia­li­da­des en la acui­cul­tu­ra y tam­bién en la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal que rea­li­za el go­bierno de Chi­le a tra­vés del AGCI, por ci­tar al­gu­nas ac­ti­vi­da­des re­cien­tes de la UCN. “Se ha dic­ta­do cur­sos in­ter­na­cio­na­les a An­go­la y Mo­zam­bi­que y con­ve­nios de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal con Cos­ta Ri­ca, y Co­lom­bia. De es­ta for­ma, el in­ge­nie­ro en acui­cul­tu­ra lo for­ma­mos pa­ra la acui­cul­tu­ra en el mun­do”, agre­ga.

Res­pec­to a las ne­ce­si­da­des de la in­dus­tria, Axel Klim­pel, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de AquaPa­cí­fi­co (Cen­tro de In­no­va­ción Acuí­co­la pa­ra la zo­na cen­tro nor­te de Fun­da­ción Chi­le y UCN), se­ña­la que “se re­quie­re de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos que es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra los desafíos que tie­ne ca­da uno de los re­cur­sos que se es­tán cul­ti­van­do hoy, que son di­ver­sos (pe­ces na­ti­vos, mo­lus­cos, al­gas). Hay una ne­ce­si­dad de un pro­fe­sio­nal más com­ple­to, co­mo es el in­ge­nie­ro acui­cul­tor, que pue­de ver el cul­ti­vo co­mo un to­do; pe­ro tam­bién hay re­que­ri­mien­tos pa­ra pro­fe­sio­na­les o téc­ni­cos es­pe­cí­fi­cos, ca­pa­ci­ta­dos pa­ra que pue­dan tra­ba­jar, por ejem­plo, en sis­te­mas de re­cir­cu­la­ción, vi­sua­li­zan­do to­dos los as­pec­tos téc­ni­cos y fí­si­co-quí­mi­cos que hay que con­si­de­rar cuan­do ha­ces el cul­ti­vo en tie­rra y re­cir­cu­las el agua que cap­tas del mar”.

Klim­pel, tam­bién agre­ga que se ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos a hat­che­ries o cen­tros de cul­ti­vo de pe­ces, de mo­lus­cos, de sis­te­mas de en­gor­da en el mar, que son más es­pe­cí­fi­cos que el pro­fe­sio­nal que ve la acui­cul­tu­ra, en ge­ne­ral.

Fi­nal­men­te, el ex­per­to de AquaPa­cí­fi­co opi­na que es fun­da­men­tal que se in­vo­lu­cren pro­fe­sio­na­les de otras áreas, co­mo las cien­cias em­pre­sa­ria­les o de la in­ge­nie­ría ci­vil in­dus­trial, que pue­dan apo­yar con los mo­de­los bio­eco­nó­mi­cos y ver la ren­ta­bi­li­dad de es­tos sis­te­mas pro­duc­ti­vos que son más com­ple­jos que un ne­go­cio tra­di­cio­nal.

La ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tros egre­sa­dos no se cen­tra en la ca­li­dad ali­men­ta­ria sino más bien con­tri­bu­ye al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co pa­ra criar un ani­mal, o plan­ta ma­ri­na (ma­cro­al­gas) en las me­jo­res con­di­cio­nes de cul­ti­vo-vi­da con el ob­je­ti­vo de lle­gar a un ejem­plar con el apor­te nu­tri­cio­nal be­ne­fi­cio­so pa­ra la ali­men­ta­ción hu­ma­na”. Luis Pe­rei­ra, , je­fe de ca­rre­ra de la Fa­cul­tad de Cien­cias del Mar de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Nor­te.

“Hay ne­ce­si­dad de un pro­fe­sio­nal más com­ple­to, co­mo es el in­ge­nie­ro acui­cul­tor, que pue­de ver el cul­ti­vo co­mo un to­do”. Axel Klim­pel, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de AquaPa­cí­fi­co.

Exi­gen­cias de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les

Chi­le es un ac­tor al­ta­men­te ac­ti­vo en el mun­do con sus pro­duc­tos del mar, y es por ello que el fo­co es­tá en cum­plir con las exi­gen­cias de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Pa­ra ello, el tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les y la uti­li­za­ción de di­ver­sos pro­to­co­los por par­te de las em­pre­sas es fun­da­men­tal.

En esa lí­nea, Axel Klim­pel, afir­ma que “los pro­duc­tos del mar son ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles en te­mas de ino­cui­dad por los ries­gos de con­ta­mi­na­ción, de per­der la ca­de­na de frío y los fe­nó­me­nos co­mo las ma­reas ro­jas. Con­si­de­ran­do es­tos ries­gos, se es­tán ha­cien­do im­por­tan­tes es­fuer­zos pa­ra desa­rro­llar una pro­duc­ción más lim­pia, cau­te­lan­do as­pec­tos co­mo la dis­mi­nu­ción del uso de an­ti­bió­ti­cos y el ma­ne­jo post co­se­cha, pa­ra man­te­ner la fres­cu­ra. Ade­más, en el ca­so de los mo­lus­cos bi­val­vos, se rea­li­zan aná­li­sis pa­ra de­tec­tar to­xi­nas de la ma­rea ro­ja”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.