Via­je al co­ra­zón de la es­pe­ran­za

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Jor­ge Alia­ga S.

La cár­cel es si­nó­ni­mo de ais­la­mien­to so­cial, ha­ci­na­mien­to, vio­len­cia y mi­se­ria. Sin em­bar­go, en­tre los ba­rro­tes, un ta­ller de ofi­cios se ha con­ver­ti­do en una luz de es­pe­ran­za pa­ra tor­cer­le la mano al des­tino y vol­ver a mi­rar a la so­cie­dad con la fren­te en al­to.

El Cen­tro de De­ten­ción Pre­ven­ti­va San­tia­go Sur ( ex Pe­ni­ten­cia­ría) es una de las uni­da­des pe­na­les más an­ti­guas de Su­da­mé­ri­ca y em­ble­má­ti­cas del país, fue cons­trui­da en 1856 por ins­truc­cio­nes del ge­ne­ral y presidente Ma­nuel Prie­to Bul­nes. El ob­je­ti­vo era que la po­bla­ción pe­nal pu­die­ra re­di­mir­se, a tra­vés del tra­ba­jo. Ac­tual­men­te es­te cen­tro pe­ni­ten­cia­rio al­ber­ga a 4 mil 800 in­ter­nos, de los cua­les 800 son impu­tados. Es­ta po­bla­ción pe­nal pro­vie­ne de la zo­na cen­tro y sur po­nien­te de San­tia­go, con al­to, me­diano y ba­jo ries­go de re­in­ci­den­cia. A ma­yor re­in­ci­den­cia, ma­yor ha­bi­tua­li­dad a co­me­ter de­li­tos, es de­cir, el ac­to de de­lin­quir se vuel­ve un me­dio de so­bre­vi­ven­cia. Christian Al­veal, sub­di­rec­tor ope­ra­ti­vo de Gen­dar­me­ría cuen­ta que al­gu­nos de los pro­ble­mas con los que tie­nen que li­diar los gen­dar­mes son con los in­ten­tos de fu­gas, el in­gre­so de dro­gas o de ele­men­tos prohi­bi­dos al pe­nal, con­flic­tos en­tre gru­pos o ban­das que vie­nen arras­tran­do des­de afue­ra y que en ca­sos ex­tre­mos ter­mi­na con la muer­te. “El en­cie­rro de per­so­nas que na­cie­ron li­bres es nor­mal que ge­ne­re es­trés cons­tan­te”, di­ce es­ta au­to­ri­dad.

A ello se agre­ga la cul­tu­ra car­ce­la­ria de la po­bla­ción pe­nal más re­frac­ta­ria al sis­te­ma y que pe­se al en­cie­rro, de ma­ne­ra per­ma­nen­te bus­ca for­mas de vul­ne­rar la se­gu­ri­dad pa­ra con­ti­nuar con sus ac­ti­vi­da­des de­lic­tua­les.

In­ter­nos que deam­bu­lan de un lu­gar a otro tra­tan­do de acor­tar los días, en un per­sis­ten­te es­ta­do de ten­sión, ba­jo la mi­ra­da vi­gi­lan­te de los gen­dar­mes lis­tos pa­ra in­ter­ve­nir en el mo­men­to pre­ci­so, an­tes que su­ce­da cual­quier he­cho que quie­bre esa apa­ren­te ru­ti­na.

Aco­gien­do es­ta reali­dad Gen­dar­me­ría jun­to a la ca­pe­lla­nía ca­tó­li­ca crea­ron ha­ce cua­tro años Es­pa­cio Man­de­la, un lu­gar don­de la es­pe­ran­za y opor­tu­ni­da­des vuel­ven a na­cer.

Es la cár­cel por den­tro, reali­dad que aun­que tra­te de ser ig­no­ra­da, siem­pre es­tá ahí.

El rol del gen­dar­me

El pró­xi­mo 28 de agos­to Gen­dar­me­ría cum­ple 88 años de exis­ten­cia. Los más de 15.000 gen­dar­mes que son par­te de la ins­ti­tu­ción tam­bién son un agen­te de re­in­ser­ción so­cial, ya que con su tra­ba­jo y re­la­ción con los in­ter­nos pue­de con­tri­buir a dis­mi­nuir la re­in­ci­den­cia de­lic­tual.

88es­ta­ble­ci­mien­tos pe­ni­ten­cia­rios exis­ten ac­tual­men­te en nues­tro país, dis­tri­bui­dos des­de Ari­ca a Por­ve­nir.

Cen­tro de De­ten­ción Pre­ven­ti­va San­tia­go Sur (ex Pe­ni­ten­cia­ría), una de las uni­da­des pe­na­les más an­ti­guas de Su­da­mé­ri­ca, fue cons­trui­da en el año 1856. Es tam­bién uno de los pri­me­ros lu­ga­res que co­bi­jó el Es­pa­cio Man­de­la, pro­yec­to de re­in­clu­sión so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.