La re­in­ser­ción es pa­ra res­tau­rar la dig­ni­dad se­cues­tra­da por la po­bre­za

El pa­dre Luis Ro­ble­ro sj, ca­pe­llán na­cio­nal ca­tó­li­co de Gen­dar­me­ría, pre­si­de la Fun­da­ción In­vic­tus, en­ti­dad que li­de­ró en 2014 la crea­ción de Es­pa­cio Man­de­la. A con­ti­nua­ción una co­lum­na don­de re­fle­xio­na so­bre el desafío que im­pli­ca la in­clu­sión.

La Tercera - Especiales3 - - News -

Co­mien­zo es­ta co­lum­na, ci­tan­do unas pa­la­bras que es­cri­bí pa­ra una re­vis­ta je­sui­ta (Pro­mo­tio Ius­ti­tiae No 123, 2017/1), por­que ha­ce bien re­fle­xio­nar des­de la reali­dad tal cual es. De­cía, “las his­to­rias de vi­da de la ma­yo­ría de los en­car­ce­la­dos en Chi­le es si­mi­lar. Pro­vie­nen de gru­pos fa­mi­lia­res muy po­bres, de pa­dres au­sen­tes y ma­dres sa­cri­fi­ca­das. De­ser­ta­ron de la es­cue­la o nun­ca fue­ron a ella y rá­pi­da­men­te aban­do­na­ron el ho­gar o in­gre­sa­ron en ho­ga­res de cus­to­dia es­ta­tal. Con­su­mi­do­res tem­pra­nos de al­cohol y dro­gas y gran par­te de las mu­je­res pre­sen­tan his­to­rias de abu­so se­xual y em­ba­ra­zos pre­co­ces. Son vio­len­tos en sus pa­la­bras, en sus re­la­cio­nes; vio­len­tos con sus cuer­pos y con los de otros. Pa­re­cie­ra que cre­cen con una re­la­ción dis­tin­ta con la muer­te, co­mo si no le tu­vie­ran mie­do a vi­vir­la o ha­cer­la vi­vir. Es­tas vio­len­cias de cu­na se re­pro­du­cen y agu­di­zan en el es­pa­cio car­ce­la­rio. La cár­cel es más de lo mis­mo, es un es­pa­cio que no re­pa­ra el da­ño, sino que só­lo lo ahon­da. La cár­cel es más au­sen­cia, en de­fi­ni­ti­va más ven­gan­za. La cár­cel es vio­len­ta por­que re­pro­du­ce las vio­len­cias (...) Los al­tos y grue­sos mu­ros de la cár­cel no logran im­pe­dir que lo que ocu­rre “afue­ra” (en la ca­lle) no re­per­cu­ta den­tro y vi­ce­ver­sa, co­mo si la cár­cel y la ca­lle fue­ran una mis­ma reali­dad, un mis­mo to­do en el que ocu­rren las mis­mas co­sas”.

Es­ta des­crip­ción de la reali­dad car­ce­la­ria mues­tra lo di­fí­cil que es im­ple­men­tar un sis­te­ma efi­caz de re­in­ser­ción de per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, pe­ro ese es el desafío que te­ne­mos co­mo so­cie­dad. Man­de­la es un buen ejem­plo, en­tre mu­chos, de ini­cia­ti­vas que ar­ti­cu­lan en un es­pa­cio pú­bli­co los es­fuer­zos del es­ta­do con el de par­ti­cu­la­res que se sien­ten par­te de la cons­truc­ción del bien co­mún del país. Nues­tro mo­de­lo va a don­de es­tá el pro­ble­ma, a la po­bla­ción pe­nal vio­len­ta, re­frac­ta­ria y mul­ti-re­in­ci­den­te. Ese gru­po hu­mano con­cen­tra al­tas car­gas de aban­dono y do­lor, co­mo lo he se­ña­la­do más arri­ba, y tam­bién al­tos ni­ve­les de de­lin­cuen­cia del que por su­pues­to tam­bién y por so­bre to­do nos te­ne­mos que ha­cer car­go. La re­in­ser­ción es pa­ra res­tau­rar una dig­ni­dad se­cues­tra­da por la po­bre­za y la mar­gi­na­li­dad, es pa­ra re­sig­ni­fi­car una his­to­ria mal­tra­ta­da en to­dos los mo­men­tos de su his­to­ria y pa­ra la cual no hay jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na. Pe­ro tam­bién es pa­ra cons­truir la paz so­cial de un Chi­le que bus­ca cons­truir­se des­de el res­pe­to sa­gra­do por la dig­ni­dad de to­dos.

Pa­dre Luis Ro­ble­ro sj, ca­pe­llán na­cio­nal ca­tó­li­co de Gen­dar­me­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.