Eta­pa de cre­ci­mien­to

El apor­te pro­tei­co de los lác­teos en la ali­men­ta­ción de los ni­ños.

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Ce­ci­lia Cor­ba­lán

El cre­ci­mien­to y la nutrición es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos. A me­jor ca­li­dad de la ali­men­ta­ción, me­jor cre­ce­rán nues­tros ni­ños. Es por eso que los pa­dres tie­nen que te­ner una es­pe­cial preo­cu­pa­ción por el ti­po de alimentos que les brin­dan a sus hi­jos y, los lác­teos, son el me­jor alia­do en es­ta ta­rea, pues con­tie­nen pro­teí­nas y calcio, esen­cia­les en la eta­pa de cre­ci­mien­to.

To­dos sa­be­mos la re­le­van­cia de la pro­teí­na co­mo uno de los nutrientes esen­cia­les pa­ra la ali­men­ta­ción. Sin em­bar­go, no to­dos tie­nen cla­ro que los lác­teos son uno de los alimentos que con­tie­nen pro­teí­nas de me­jor ca­li­dad. Jor­ge Pe­ña, di­rec­tor de la Es­cue­la de Nutrición y Die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, ex­pli­ca que “el gru­po de los lla­ma­dos ma­cro­nu­trien­tes es­tá com­pues­to por gra­sas, hi­dra­tos de car­bono y pro­teí­nas. Es­tas úl­ti­mas son de gran im­por­tan­cia, de­bi­do al rol que cum­plen pa­ra el desa­rro­llo, cre­ci­mien­to y la re­pa­ra­ción de múscu­los y te­ji­dos. La ven­ta­ja de la le­che es que los com­po­nen­tes de sus pro­teí­nas, los ami­noá­ci­dos, son fá­cil­men­te di­ge­ri­bles en com­pa­ra­ción con otros alimentos, lo que fa­ci­li­ta la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo de in­cor­po­rar­los y apro­ve­char­los. La le­che con­tie­ne to­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta y en muy bue­na pro­por­ción, lo que de­ter­mi­na su al­ta ca­li­dad nu­tri­cio­nal”.

La doc­to­ra Ca­ro­li­na Es­tay, nu­tri­cio­nis­ta pe­diá­tri­ca de Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Los An­des, agre­ga que “la pro­teí­na que pro­vie­ne de los lác­teos es de al­to va­lor bio­ló­gi­co. Es­to sig­ni­fi­ca que las pro­teí­nas que es­tán con­te­ni­das en la le­che, el or­ga­nis­mo del ser hu­mano no las pue­de sin­te­ti­zar, no las pue­de pro­du­cir. Por esa ra­zón, es­tán en la le­che, tam­bién en el hue­vo y tam­bién en la car­ne. Son ami­noá­ci­dos esen­cia­les, lo que per­mi­te un buen cre­ci­mien­to y per­mi­te que to­dos los ór­ga­nos se desa­rro­llen bien. Den­tro de esos ór­ga­nos, los más no­bles son el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, ce­re­bro, que tam­bién se for­ma ade­cua­da­men­te, jun­to con el res­to de los ór­ga­nos”.

Por su par­te, la doc­to­ra Pa­tri­cia Sa­li­nas, pe­dia­tra de Clí­ni­ca Ale­ma­na, se­ña­la que “la pro­teí­na de la le­che pre­sen­ta di­ver­sos be­ne­fi­cios com­pro­ba­dos pa­ra la sa­lud. Fa­vo­re­ce la ab­sor­ción del calcio, ayu­da a la re­ge­ne­ra­ción mus­cu­lar, dis­mi­nu­ye la pre­sión ar­te­rial, for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu- ne, me­jo­ra los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na en el ce­re­bro, pre­vie­ne la dis­mi­nu­ción de la ma­sa mus­cu­lar y, ade­más, tie­ne pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes. Es de­cir, es un ali­men­to muy com­ple­to. En pe­rio­dos de cre­ci­mien­to ace­le­ra­do co­mo en los ni­ños, las ne­ce­si­da­des de pro­teí­nas y, por en­de, de ami­noá­ci­dos, au­men­tan. Es por eso que en los ni­ños me­no­res de dos años, la re­co­men­da­ción es que con­su­man tres ra­cio­nes de lác­teos al día. En el ca­so de los ni­ños ma­yo­res de dos años, la re­co­men­da­ción es que de­ben con­su­mir dos ra­cio­nes de lác­teos dia­rias”.

A te­ner en cuen­ta

La doc­to­ra Ca­ro­li­na Es­tay ex­pli­ca que “el ti­po de ami­noá­ci­do y el ti­po de pro­teí­na que tie­nen los lác­teos, el or­ga­nis­mo de los ni­ños los pue­de di­ge­rir. De esa for­ma, lo pue­de ab­sor­ber bien, por­que cuan­do uno co­me mu­chas pro­teí­nas el ri­ñón tie­ne que de­pu­rar es­tos me­ta­bo­li­tos (cual­quier mo­lé­cu­la uti­li­za­da, ca­paz o pro­du­ci­da du­ran­te el me­ta­bo­lis­mo). En­ton­ces, el be­ne­fi­cio que tie­ne la le­che es que no tie­ne nin­gún efec­to so­bre la fun­ción re­nal, por la ca­li­dad que tie­ne y por­que el or­ga­nis­mo es ca­paz de di­ge­rir­lo y ab­sor­ber­lo ade­cua­da­men­te, de acuer­do al desa­rro­llo del in­tes­tino que tie­nen los ni­ños. Es­te se va for­man­do de a po­co, pri­me­ro to­le­ran la pro- teí­na de la ma­má, lue­go la pro­teí­na de la le­che de la va­ca y su or­ga­nis­mo pue­de di­ge­rir­los y ab­sor­ber­los bien sin pro­vo­car­le pro­ble­mas”.

En el ca­so de los ni­ños que no cuen­tan con la le­che ma­ter­na, exis­ten fór­mu­las in­fan­ti­les en ba­se a le­che de va­ca que son ini­cia­les, a las que se les ha­cen los cam­bios pa­ra que pue­dan apor­tar to­do lo que es ne­ce­sa­rio y, de esa for­ma, el ni­ño pue­de di­ge­rir­las bien y tam­po­co hay so­bre­car­ga re­nal. “La ven­ta­ja de la le­che es que los com­po­nen­tes de sus pro­teí­nas, los ami­noá­ci­dos, son fá­cil­men­te di­ge­ri­bles en com­pa­ra­ción con otros alimentos, lo que fa­ci­li­ta la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo de in­cor­po­rar­los y apro­ve­char­los”. Jor­ge Pe­ña, di­rec­tor de la Es­cue­la de Nutrición y Die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.