¿Por qué con­su­mir le­che?

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Sol Márquez Tho­mas

La le­che pro­por­cio­na nutrientes esen­cia­les y es fuen­te im­por­tan­te de ener­gía ali­men­ta­ria, pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad y gra­sas. Con­tie­ne más de 40 pro­teí­nas, sien­do la prin­ci­pal la ca­seí­na, que re­pre­sen­ta el 80% de las exis­ten­tes en la le­che de va­ca.

In­cor­po­rar lác­teos a la die­ta de ca­da día tie­ne be­ne­fi­cios aso­cia­dos a la in­ges­ta y ab­sor­ción de nutrientes, ade­más de con­ver­tir­se en una ex­ce­len­te fuen­te de pro­teí­nas, es­pe­cial­men­te en die­tas ba­sa­das en ve­ge­ta­les o con ba­ja in­ges­ta de gra­sas.

Con una pro­yec­ción de cre­ci­mien­to del 25% del con­su­mo de lác­teos en paí­ses desa­rro­lla­dos al 2025, la le­che es con­si­de­ra­da un ali­men­to que de­be ser in­cor­po­ra­do en la die­ta dia­ria de las per­so­nas, es­pe­cial­men­te en ni­ños.

“La le­che pue­de con­tri­buir con­si­de­ra­ble­men­te a la in­ges­ta ne­ce­sa­ria de ele­men­tos co­mo el calcio, mag­ne­sio, se­le­nio, ri­bo­fla­vi­na, vitamina B12 y áci­do pan­to­té­ni­co”, ex­pli­ca Mauricio Don­ders Ore­lla­na, in­ge­nie­ro en in­dus­tria ali­men­ta­ria y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Me­tro­po­li­ta­na (UTEM).

Es­tos ele­men­tos es­tán dis­po­ni­bles no só­lo en la le­che, sino tam­bién en sus de­ri­va­dos co­mo fer­men­ta­dos lác­teos, que­sos ma­du­ros, yo­gur y le­che cul­ti­va­da, su­mán­do­se en una se­gun­da lí­nea los pro­bió­ti­cos lác­teos, cu­yo uso se ha ma­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos años.

La le­che con­tie­ne más de 40 pro­teí­nas, sien­do la prin­ci­pal la ca­seí­na, que re­pre­sen­ta del 80% de las exis­ten­tes en la le­che de va­ca. La mis­ma es de buen va­lor bio­ló­gi­co pa­ra el ser hu­mano, co­mo apun­ta Don­ders, lo que se re­fie­re a la frac­ción de ni­tró­geno ab­sor­bi­do y re­te­ni­do por el or­ga­nis­mo, que re­pre­sen­ta la ca­pa­ci­dad má­xi­ma de uti­li­za­ción de una pro­teí­na, mien­tras el res­to es ex­cre­ta­do de dis­tin­tas for­mas. En tan­to, “la le­che ma­ter­na es fun­da­men­tal en las pri­me­ras se­ma­nas de vi­da y por eso exis­te el fo­men­to y pro­tec­ción de la lac­tan­cia ma­ter­na. Gra­cias a sus apor­tes en pro­teí­na y calcio, se con­vier­te en un ali­men­to fun­da­men­tal a lo lar­go de la vi­da”, plan­tea el aca­dé­mi­co.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), “la le­che pue­de con­tri­buir con­si­de­ra­ble­men­te a la in­ges­tión ne­ce­sa­ria de nutrientes co­mo el calcio, mag­ne­sio, se­le­nio, ri­bo­fla­vi­na, vitamina B12 y áci­do pan­to­té­ni­co”. La mis­ma, jun­to a los pro­duc­tos lác­teos son con­si­de­ra­dos por el or­ga­nis­mo co­mo alimentos ri­cos en nutrientes y co­mo re­co­men­da­ción apun­ta a su ca­pa­ci­dad de ha­cer más di­ver­sa las die­tas ba­sa­das prin­ci­pal­men­te en el con­su­mo de ve­ge­ta­les.

En es­ta mis­ma lí­nea, des­ta­can que la le­che de ori­gen ani­mal tie­ne la ca­pa­ci­dad de ju­gar un rol im­por­tan­te en las die­tas de los ni­ños en po­bla­cio­nes con ba­jo ni­vel de in­ges­tión de gra­sas y ac­ce­so li­mi­ta­do a otros alimentos de ori­gen ani­mal.

Se­gún da­tos del Con­sor­cio Le­che­ro, en Chi­le el con­su­mo de le­che y sus de­ri­va­dos al­can­za los 151,6 li­tros per cá­pi­ta al año, in­clu­yen­do alimentos co­mo que­sos, yo­gur, le­che cul­ti­va­da y man­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.