CO­MEN­ZAN­DO

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

el día en­con­tra­mos a Ma­ría Je­sús Gu­tié­rrez. Jus­to en esos 20 mi­nu­tos dia­rios que se da con to­da cal­ma pa­ra to­mar desa­yuno, an­tes de par­tir a San­tia­go pa­ra de­fi­nir los úl­ti­mos de­ta­lles de la nue­va car­ta del Res­tau­ran­te Mar­gó. Mien­tras nos cuen­ta có­mo es la vi­da en Pir­que, ho­jea un li­bro de re­ce­tas pa­ra sa­car ideas de lo que pre­pa­ra­rá cuan­do es­té de vuel­ta, pa­ra re­ci­bir a un gru­po de ami­gas y ce­le­brar el cum­plea­ños de una de ellas.

“En el res­tau­ran­te ten­go que pro­bar de to­do, pa­ra que las re­ce­tas no se des­vir­túen, por eso al­muer­zo muy mal. Un pe­da­zo de pan con man­te­qui­lla, una cu­cha­ra­da de tár­ta­ro de atún, ri­sot­to, un mor­dis­co de ma­ca­rrón, un po­co de crè­me brû­lée, en fin… un re­vol­ti­jo. Des­pués de eso no me dan ga­nas de sen­tar­me a co­mer un pla­to. Por eso el desa­yuno sen­ta­da en mi co­ci­na es un mo­men­to sa­gra­do”, cuen­ta es­ta co­ci­ne­ra, que di­vi­de su tiem­po en su­per­vi­sar los tres Mar­gó y el ser­vi­cio de ban­que­te­ría que ofre­ce con su her­ma­na Te­re ha­ce 10 años a even­tos de la ga­le­ría de ar­te Pa­tri­cia Ready y otros en for­ma in­de­pen­dien­te.

Ma­ría Je­sús vi­vió en Pir­que has­ta los 15 años en una cons­truc­ción co­lo­nial de fi­nes de 1800, que hoy ha­bi­ta con su ma­ri­do, sus tres ni­ños, de 5 y 3 años y una gua­gua de sie­te me­ses, ade­más de 7 pe­rros. “Es una gran for­tu­na vi­vir en es­ta ca­sa don­de na­cí y cre­cí con mis sie­te her­ma­nos. El sen­ti­do de per­te­nen­cia es ab­so­lu­ta­men­te emo­cio­nal… lleno de lin­dos re­cuer­dos”, con­fie­sa.

Re­cién ca­sa­da vi­vió en la ca­sa de su abue­la, una ca­sa con­ti­gua a la de sus pa­dres, y ha­ce tres años to­mó po­se­sión de es­ta úl­ti­ma. “La ca­sa es­tu­vo de­te­ni­da en el tiem­po du­ran­te años, des­de que nos fui­mos a vi­vir a San­tia­go. Es­ta­ban los ca­jo­nes de los es­cri­to­rios con cua­der­nos de no­so­tros y, por su­pues­to, la am­bien­ta­ción de ha­ce más de 20 años, con to­das las pa­re­des em­pa­pe­la­das, ce­ne­fas, cor­ti­nas con flo­res… lo que hi­ce fue des­pe­jar y re­ti­rar to­da esa mo­da re­car­ga­da y adap­tar­la un po­co a mi es­ti­lo de vi­da más ac­tual e in­for­mal”, des­cri­be Ma­ría Je­sús.

La co­ci­na fue el úni­co lu­gar de la ca­sa que se re­mo­de­ló por com­ple­to, vol­vién­do­la mu­cho más lu­mi­no­sa, in­cor­po­ran­do ma­te­ria­les y mue­bles más fun­cio­na­les, di­se­ña­da con un gran mesón al cen­tro, pro­yec­ta­da co­mo el co­me­dor de la ca­sa. “Mi co­me­dor es mi co­ci­na. Es­te es lu­gar de en­cuen­tro por ex­ce­len­cia, don­de par­te y ter­mi­na el día, so­bre to­do en in­vierno”.

“Co­mo yo me crié es co­mo quie­ro criar a mis ni­ñi­tas”, di­ce Ma­ría Je­sús, con­fia­da en que Pir­que es el lu­gar por lo me­nos pa­ra es­ta eta­pa de su vi­da. La ca­sa de mu­ñe­cas, los clu­bes, ho­ras in­ven­tan­do con qué ju­gar en­tre me­dio de pe­rros, ca­ba­llos y sus pri­mos, eran par­te de la di­ná­mi­ca que vi­vía ella y que hoy con ale­gría ve re­pli­ca­da en sus hi­jas. “Mis pa­pás se vie­nen nue­va­men­te a vi­vir a Pir­que y ade­más de la Te­re, que se cons­tru­yó ha­ce po­co, la Eli­sa y otro de mis her­ma­nos tam­bién se es­tán cons­tru­yen­do. La his­to­ria se re­pi­te y eso es muy bueno”, ase­gu­ra.

Ade­más del cuen­to fa­mi­liar, Ma­ría Je­sús cuen­ta que el es­ti­lo de vi­da aquí es muy de co­mu­ni­dad. “Hay una red de apo­yo muy bue­na en­tre los que vi­vi­mos acá. Y la vi­da so­cial se da los fi­nes de se­ma­na siem­pre en ca­sas. Hay una cul­tu­ra más ho­ga­re­ña y fa­mi­liar”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.