DES­DE

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

pe­que­ño Gon­za­lo Ra­mí­rez mos­tró un in­te­rés mar­ca­do por el ar­te, le gus­ta­ba pin­tar. Mis­mo ac­to que tu­vo que de­jar de la­do cuan­do en­tró a es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so. “La es­cue­la es­tá muy cru­za­da por el ar­te, pe­ro yo de­jé de prac­ti­car­lo. Cuan­do me in­de­pen­di­cé co­men­za­ron las ga­nas de com­prar­me al­gu­na obra”, cuen­ta Ra­mí­rez. Co­men­zó a tra­ba­jar en in­te­rio­ris­mo con to­do un con­cep­to de ar­te de­trás y su pri­mer acer­ca­mien­to vino ha­ce diez años con una pa­re­ja que tu­vo y con quien se com­pró su pri­me­ra obra, una de Jo­sé Fer­nán­dez. “Así em­pe­cé a in­ver­tir en ar­te con lo que po­día aho­rrar ca­da mes”, su­ma.

Por to­do el tra­ba­jo que te­nía co­mo in­terio­ris­ta te­nía mu­cha re­la­ción con los ar­tis­tas y en­mar­ca­do­res, co­mo Sa­lus­tiano Casanova, quien co­no­cía per­fec­ta­men­te el mer­ca­do del ar­te con­tem­po­rá­neo na­cio­nal y con quien si­gue tra­ba­jan­do has­ta el día de hoy. “Así uno em­pie­za a afi­nar el ojo y em­pie­zas a co­no­cer más ar­tis­tas y a los ga­le­ris­tas”, su­ma el ar­qui­tec­to.

Pe­ro el gran sal­to vino cuan­do co­no­ció a Isa­bel Cro­xat­to, quien ha si­do su gran ga­le­ris­ta. “Nos co­no­ci­mos por­que fue mi clien­ta, a quien le hi­ce unos mue­bles pa­ra su de­par­ta­men­to y ter­mi­na­mos sien­do ami­gos. Ella le mo­vía unas obras a Mau­ri­cio Ga­rri­do y a la Clau­dia Pe­ña, así em­pe­cé a co­no­cer más”, cuen­ta Ra­mí­rez.

Hoy su co­lec­ción, for­ma­da prin­ci­pal­men­te por obras de ar­tis­tas na­cio­na­les con­tem­po­rá­neos, ro­dea las 150 con nom­bres de con­sa­gra­dos y emer­gen­tes chi­le­nos y otros in­ter­na­cio­na­les que usan di­fe­ren­tes téc­ni­cas, co­mo la fo­to­gra­fía, el co­lla­ge y la pin­tu­ra, en­tre otras. “Mis ar­tis­tas fe­ti­ches son Jo­sé Pe­dro Go­doy, Mar­ga­ri­ta Ditt­born, Jua­na Gómez, Mau­ri­cio Ga­rri­do y úl­ti­ma­men­te Ce­ci­lia

Aven­da­ño. Ten­go al­gu­nos in­ter­na­cio­na­les que los he ad­qui­ri­do en via­jes o por in­ter­net. Pe­ro bá­si­ca­men­te son emer­gen­tes na­cio­na­les y al­gu­nos con­so­li­da­dos co­mo la Paz Errá­zu­riz que pa­san a ser mi ob­je­to de de­seo”, cuen­ta. Te­nien­do una co­lec­ción im­por­tan­te de­bía en­con­trar el lu­gar don­de dis­fru­tar­la. Por da­to lle­gó a co­no­cer es­ta ca­sa que siem­pre es­tu­vo en su mi­ra, des­de que vi­vía fren­te a ella. “Era la tí­pi­ca ca­sa de Pro­vi­den­cia que se va de­gra­dan­do con la edad de los due­ños. Cuan­do su­pe que es­ta­ba a la ven­ta la vi­ne a ver, y cons­ta­té que es­ta­ba en pre­ca­rias con­di­cio­nes por­que su due­ño te­nía mal de Dió­ge­nes. Yo en­tré y di­je: la quie­ro”, cuen­ta.

Tu­vo po­co tiem­po pa­ra arre­glar­la ya que de­bía de­jar el de­par­ta­men­to en el que es­ta­ba, por lo mis­mo ha­bló con sus maes­tros pa­ra sa­car­la ade­lan­te en tan so­lo tres me­ses. Lo te­nía cla­ro en su ca­be­za an­tes de in­ter­ve­nir: que­ría man­te­ner la es­truc­tu­ra, por lo que cam­bió to­do lo que no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.