VA

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

a cum­plir 100 años pe­ro es­tá en las ma­nos de Verónica ha­ce más o me­nos sie­te. Ella com­pró es­ta ca­sa de pie­dra cer­ca de la cor­di­lle­ra con to­das sus his­to­rias de pri­me­ra mano: per­te­ne­cía a la sue­gra de su her­mano. Ella mis­ma le dio a Verónica las fo­tos que re­gis­tran su cons­truc­ción, he­cha com­ple­ta­men­te con pie­dras del río Ma­po­cho, más bien de un bra­zo pe­que­ño que pa­sa muy cer­ca. Ella tam­bién le con­tó có­mo lo que hoy es una sa­li­ta so­lía ser el de­pó­si­to de la le­ña que ella cuan­do ni­ña ayu­da­ba a acu­mu­lar. “No­so­tros siem­pre qui­si­mos una ca­sa cer­ca de la cor­di­lle­ra. Mi ma­ri­do siem­pre ha subido ce­rros. Des­de an­tes de ca­sar­nos mi­rá­ba­mos ca­sas por acá. Cuan­do se nos pre­sen­tó es­ta opor­tu­ni­dad no lo du­da­mos. Sien­do una ca­sa de pie­dra no la pue­des mo­di­fi­car en na­da, uno la asu­me co­mo es en su for­ma. La an­ti­gua due­ña la re­ci­bió a puer­tas ce­rra­das. La pri­me­ra due­ña se la de­jó lle­na de chi- ches. Una que otra co­sa que­dó pa­ra mí, las cor­ti­nas, al­gu­nos si­llo­nes, al­gu­nas ca­mas, y unos mue­bles co­mo ho­lan­de­ses. Yo di­go que son he­ren­cias que ve­nían con la ca­sa y me en­can­tan”, cuen­ta Verónica. Más que de los ob­je­tos ella es fa­ná­ti­ca de las his­to­rias que los acom­pa­ñan. Tie­ne en su ca­sa un gong que su ma­ri­do com­pró en Chi­na, con­ven­ci­do por un chino que no po­día creer que nun­ca ha­bía to­ca­do un gong; un tri­neo que com­pra­ron a un an­ti­cua­rio en Nue­va York; una fi­gu­ra po­li­cro­ma­da que las ar­te­sa­nas de Ta­la­gan­te hi­cie­ron por en­car­go.

CO­LOR CON­TRA EL FRÍO

Las per­so­nas que co­no­cen a Verónica y su fa­mi­lia di­cen que es­ta ca­sa no po­dría ser de otra ma­ne­ra más que des­bor­da­da de co­lor. “Es im­por­tan­tí­si­mo en mi vi­da. Es un se­llo de nues­tra fa­mi­lia. No so­mos de blan­cos ni bei­ges ni neu­tros. Pa­ra mí el co­lor es ca­paz de tras­mi­tir tan­to que siem­pre lo eli­jo in­ten­so. La pie­dra pue­de lle­gar a ser de­ma­sia­do os­cu­ra. In­clu­so el co­lor au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra en una ca­sa de cor­di­lle­ra co­mo es­ta”.

Aquí lle­gan las se­ña­les de te­lé­fono e in­ter­net, pe­ro los smartp­ho­nes y ta­blets no son bien­ve­ni­dos. En la ca­sa ni si­quie­ra hay te­le­vi­sor. “Te­ne­mos nai­pes y jue­gos de sa­lón, gui­ta­rra, bra­se­ro y pa­rri­lla. Te­ne­mos un bos­que pa­ra ju­gar a la es­con­di­da. To­dos ha­ce­mos jue­gos de ver­dad, nos reí­mos de ver­dad. No hay na­da vir­tual. Mu­chas ve­ces veo a los ami­gos de mis hi­jos lle­gar en­chu­fa­dos, preo­cu­pa­dos por­que se van a que­dar sin se­ñal. Al ra­to la cor­di­lle­ra y la ca­sa ga­nan y se ol­vi­dan de los te­lé­fo­nos. A na­die se le ocu­rre es­tar pen­dien­te de la re­des so­cia­les cuan­do tie­nes un te­lón ba­jo las es­tre­llas pa­ra ver pe­lí­cu­las y un bra­se­ro con marsh­me­llows”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.