“UNO

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

a ve­ces es­co­ge los lu­ga­res y otras ve­ces los lu­ga­res lo es­co­gen a uno. Yo ha­ce un tiem­po me con­ven­cí de que la vi­da no es pu­ra vo­lun­tad”, di­ce el ar­qui­tec­to Álex Mo­reno al in­tro­du­cir su lle­ga­da al edi­fi­cio Por­tal Fer­nán­dez Con­cha.

La lle­ga­da del re­co­no­ci­do aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Urbanismo de la UC coin­ci­dió con una nue­va eta­pa fue­ra de las au­las, ba­jo una mi­ra­da de quie­tud y sa­bi­du­ría acu­mu­la­da. En esa nue­va ve­re­da Álex co­men­zó la bús­que­da de un lu­gar ins­pi­ra­dor, pa­ra con­ti­nuar desa­rro­llan­do su vo­ca­ción de ar­qui­tec­to, di­se­ña­dor y per­so­na. “Des­pués de ver va­rias al­ter­na­ti­vas, un día me en­con­tré pa­ra­do en me­dio de la Pla­za de Ar­mas mi­ran­do este edi­fi­cio úni­co, por­que no hay dos… y ahí sin te­ner na­da pla­ni­fi­ca­do sur­gió la idea”.

Pa­ra él, su lu­gar de tra­ba­jo, le­jos de una ofi­ci­na tra­di­cio­nal, es un lu­gar de vi­da y de es­tu­dio, por lo tan­to te­nía que ser un es­pa­cio mo­ti­va­dor, en el que le die­ran ga­nas de ve­nir y de re­ci­bir. Por ello no cuen­ta con es­cri­to­rios, sino me­sas di­se­ña­das es­pe­cial­men­te, “que dan la po­si­bi­li­dad de crea­ción, de reunión y de ce­le­bra­ción de la vi­da”. Y ese mis­mo es­pí­ri­tu hos­pi­ta­la­rio es el que sen­ti­mos cuan­do es­tu­vi­mos en el Es­tu­dio 221, co­mo lo apo­da el ar­qui­tec­to. Lar­gas con­ver­sa­cio­nes y re­fle­xio­nes, con un ca­fé de grano en la mano a puer­tas abier­tas. Es un lu­gar abier­to a la amis­tad y al en­cuen­tro, co­mo lo de­fi­ne él, don­de en este año y me­dio des­de su lle­ga­da han ve­ni­do a vi­si­tar­lo gran­des maes­tros co­mo Cris­tián Valdés, Miguel Ey­quem y Víc­tor Gub­bins. “Es al mis­mo tiem­po un es­pa­cio abier­to a la ciudad, a lo di­ver­so. Es un por­tal que res­guar­da la in­te­rio­ri­dad, la in­ti­mi­dad crea­ti­va y per­mi­te que in­gre­se el ám­bi­to ur­bano con su rui­do, su ri­que­za es­pa­cial y su vi­ta­li­dad que se ex­pre­sa de múltiples for­mas, des­de el sim­ple pa­so de mul­ti­tu­des a las ron­das de cien­tos de per­so­nas, a las ma­ni­fes­ta­cio­nes más di­ver­sas, for­mas de ale­gría co­lec­ti­va y también de des­en­cuen­tros”, re­fle­xio­na Álex. La trans­for­ma­ción de este es­pa­cio sig­ni­fi­có varios me­ses de tra­ba­jo. “El lu­gar es­ta­ba lim­pio, aun­que frag­men­ta­do y di­so­cia­do de su es­pa­cia­li­dad ini­cial por un pi­so in­ter­me­dio, que aun­que au­men­ta­ba su su­per­fi­cie útil, le pri­va­ba del go­ce de su al­tu­ra de 5 m que con­fi­gu­ra­ba un cu­bo principal de 5 m de aris­ta. Esa con­di­ción pa­la­cie­ga uni­da a la con­di­ción de plano no­ble so­bre la Pla­za de Ar­mas era de­ma­sia­do úni­ca y atrac­ti­va co­mo pa­ra per­der­la”, ex­pli­ca Álex.

Este fino tra­ba­jo que le de­vol­vió la no­ble­za ori­gi­nal no so­lo im­pli­có una me­jo­ra en el es­tu­dio del ar­qui­tec­to, sino que ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra varios ve­ci­nos del edi­fi­cio que han con­fia­do la re­fac­ción de sus de­par­ta­men­tos, con­tri­bu­yen­do a po­ten­ciar el con­jun­to del Por­tal. “Es­to es lo que el agroe­có­lo­go Pie­rre Rab­hi lla­ma “la par­te del co­li­brí”. Ca­da uno de­be ha­cer su par­te, aun­que sea pe­que­ña. De­be­mos en­tre­gar lo que nos to­ca del mundo, me­jor de co­mo lo re­ci­bi­mos. Al me­nos de­be­mos in­ten­tar­lo. Es­ta ac­ti­vi­dad re­den­to­ra en lo per­so­nal y co­lec­ti­vo con­tri­bu­ye a res­tau­rar la dig­ni­dad de lu­ga­res y ha­bi­tan­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.