“YO

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

eli­jo ser fe­liz”, “Los co­dos y ce­lu­la­res es­tán prohi­bi­dos en es­ta me­sa”, “Lo que más amo de mi casa es con quien la com­par­to” son al­gu­nos de los men­sa­jes que apa­re­cen ano­ta­dos en las dis­tin­tas pa­re­des de es­ta casa. “Es una for­ma de re­cor­dar que lo que im­por­ta en es­te lu­gar so­mos las per­so­nas. Que aquí hay una ar­mo­nía que la for­ma­mos no­so­tros… no la ha­cen ni los cua­dros ni los ob­je­tos lin­dos”, di­ce Ana Ma­ría Ri­chard.

Esa sim­ple for­ma de en­ten­der la vi­da es lo que es­ta pro­fe­so­ra del Co­le­gio San Ig­na­cio, y por mu­chos años de una es­cue­la de es­ca­sos re­cur­sos, jun­to a su ma­ri­do, a car­go de li­de­rar un pro­yec­to de edu­ca­ción, com­par­ten fiel­men­te.

La his­to­ria par­tió en 2001 en el Ho­gar de Cris­to. Ahí fue don­de am­bos se co­no­cie­ron y des­de en­ton­ces han cons­trui­do un pro­yec­to de vi­da en co­mún. La lle­ga­da de Isi­do­ra (10) y lue­go Jo­sé (7) “ha si­do una gran for­tu­na”, ase­gu­ra Ana Ma­ría. “He­mos he­cho un ca­mino, y mos­trár­se­lo a nuestros ni­ños es muy im­por­tan­te. Ha­cer­les ver que la vi­da no se ter­mi­na en una co­mu­na, que es­ta­mos he­chos en la di­ver­si­dad. Es eso lo que a no­so­tros nos mo­vi­li­za”, di­ce. En es­ta eta­pa de for­ma­ción de sus hi­jos, Ana

Ma­ría con­fie­sa que es prio­ri­dad la vi­da en fa­mi­lia. “To­dos los días to­ma­mos desayuno jun­tos, se ha­cen las ta­reas, mien­tras se co­ci­na… se lee el dia­rio y al mis­mo tiem­po se pre­pa­ra al­go ri­co”, cuen­ta. Una di­ná­mi­ca que re­sul­ta per­fec­ta en es­ta casa don­de los es­pa­cios es­tán com­ple­ta­men­te co­nec­ta­dos. El mé­ri­to es de la ar­qui­tec­ta Fran­cie Camp­bell, quien le dio un gi­ro ab­so­lu­to a es­te lu­gar, trans­for­man­do una casa os­cu­ra y la­be­rín­ti­ca en una casa abier­ta e ilu­mi­na­da. “El en­car­go de los due­ños an­te­rio­res era lo­grar una casa don­de flu­ye­ra la ener­gía, con do­bles al­tu­ras, mu­cha luz y es­pa­cios am­plios y fle­xi­bles”, ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta.

En el pri­mer pi­so se bo­tó to­do lo que era ta­bi­que­ría y se de­jó la es­truc­tu­ra principal re­for­zan­do al­gu­nos ejes con vi­gas es­truc­tu­ra­les de ace­ro. Al des­cu­brir el cie­lo se re­ti­ra­ron las vul­ca­ni­tas que es­ta­ban en muy mal es­ta­do y se rehízo, man­te­nien­do la pen­dien­te de dos aguas, revistiéndolo con un entablado Decofaz de Arauco. Una so­lu­ción que le dio un ai­re y una iden­ti­dad bien úni­cos a la casa.

Ba­jo es­ta ama­ble es­truc­tu­ra co­mo ba­se, Ana Ma­ría hi­zo lo su­yo con la de­co­ra­ción ins­pi­ra­da en con­cep­tos que se plas­man al in­te­rior. El amor por la na­tu­ra­le­za es un te­ma que guía bas­tan­te los es­pa­cios. “La na­tu­ra­le­za me equi­li­bra enor­me­men­te. Me fas­ci­na me­ter las ma­nos en el jar­dín. La tie­rra me ener­gi­za y me es­ta­bi­li­za, y pa­ra mis ni­ños lo en­cuen­tro un fac­tor pro­tec­tor tre­men­do”, di­ce

Ana Ma­ría. Es así co­mo mu­chos de los ele­men­tos pre­sen­tes en la casa tie­nen que ver con ese in­te­rés, co­mo tron­cos que la due­ña pu­le y adap­ta co­mo asien­tos o pa­los de ríos re­co­lec­ta­dos en el Sur, dis­pues­tos co­mo es­cul­tu­ras. Lo mis­mo con la ce­rá­mi­ca gres, que por años Ana Ma­ría tra­ba­jó en un ta­ller. De ahí na­cen al­gu­nas es­cul­tu­ras y ob­je­tos uti­li­ta­rios que ron­dan los es­pa­cios.

Or­den y ar­mo­nía tam­bién sus­ten­tan los es­pa­cios. “Creo mu­cho que el or­den ex­terno ayu­da al or­den in­terno. Me per­tur­ba acos­tar­me con un cló­set abier­to y des­or­de­na­do. No sa­ber dón­de es­tán las co­sas”, di­ce. Ese es­pí­ri­tu se tra­du­ce en to­do ti­po de or­ga­ni­za­do­res dis­pues­tos en las pie­zas de los ni­ños, ba­ños y co­ci­na, que ayu­dan a man­te­ner una cla­ri­dad que fi­nal­men­te se re­fle­ja en ar­mo­nía vi­sual y men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.