LOS SUE­ÑOS DE SOFÍA

La Tercera - Más Deco - - Entrevista - Po­r_ PAULINA BLANLOT fo­to­s_ AGRA­DE­CI­MIEN­TOS SOFÍA WILLEMOES

Sofía Wi­lli­moes. Mien­tras lee­mos dia­ria­men­te no­ti­cias so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca que vi­ve Ar­gen­ti­na por es­tos días, una em­pren­de­do­ra trans­an­di­na lle­va un mes vi­vien­do en NY y tra­ba­jan­do la fa­ce­ta in­ter­na­cio­nal de su ne­go­cio des­de la ciu­dad de las pro­me­sas. En su país no es una des­co­no­ci­da, en Chi­le la des­cu­bri­mos en la re­cien­te edi­ción de Ca­sa FOA. Un hit.

Uno de los es­pa­cios de la úl­ti­ma edi­ción de Ca­sa FOA Chi­le lla­mó nues­tra aten­ción por un ver­de in­sis­ten­te y per­ma­nen­te que cu­bría uno de sus mu­ros. El es­pa­cio del di­se­ña­dor Ri­car­do Bag­na­ra pre­sen­ta­ba a nues­tro ojo el tra­ba­jo de Sofía Willemoes, que lle­va más de 10 años de lleno en el mun­do del in­te­rio­ris­mo, que tie­ne una her­mo­sa tien­da en Bue­nos Ai­res que es un ejem­plo de éxi­to e in­no­va­ción pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca. Hoy nos con­tes­ta des­de Manhattan, su nue­vo hogar y don­de ate­rri­zó jun­to a su fa­mi­lia pa­ra des­de allá pro­yec­tar los pró­xi­mos pa­sos de su mar­ca.

“Soy abo­ga­da, tra­ba­jé en un es­tu­dio ju­rí­di­co en el que lle­gué a ser so­cia, du­ran­te ca­si 10 años.

Si bien me pa­re­ce una ca­rre­ra muy in­tere­san­te, me cos­ta­ba la idea de en­con­trar a los clien­tes siem­pre en un ám­bi­to no tan fe­liz, más bien to­do lo con­tra­rio. Soy muy so­ña­do­ra y el en­torno me co­men­zó a pe­sar ca­da vez más, has­ta que em­pe­cé a ex­plo­rar el ca­mino del di­se­ño y se abrie­ron in­fi­ni­tos ca­mi­nos a mi al­re­de­dor que em­pe­cé a re­co­rrer con un gran pla­cer, mo­men­to que coin­ci­dió con el embarazo de mi hi­ja (...) siem­pre que una amiga o fa­mi­liar es ma­dre les di­go ‘bien­ve­ni­da al pri­mer día del res­to de tu vi­da’. Así que lle­gué a es­to se po­dría de­cir que por un em­pu­jón muy bien da­do de Cha­ro, mi hi­ja de 9 años, con quien es­tre­né ma­ter­ni­dad, ese enor­me, inevi­ta­ble y ma­ra­vi­llo­so ‘shot’ de sin­ce­ri­dad con una mis­ma que nos ayu­da a re­cal­cu­lar”. Ese es el re­su­men de su ex­pe­rien­cia, una vi­tal y mar­ca­do­ra que le dio un gi­ro más que fe­liz y afor­tu­na­do a es­ta ar­gen­ti­na que se aven­tu­ró ha­ce 10 años con la im­pre­sión di­gi­tal y en tiem­po ré­cord acu­ñó una mar­ca con lo­cal pro­pio en Bue­nos Ai­res, 40 dis­tri­bui­do­res en Ar­gen­ti­na y ex­por­ta­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ita­lia, Perú, Bra­sil y Co­lom­bia, y es­te año su fo­co es­tá en cre­cer en el ex­te­rior (30 por cien­to de su pro­duc­ción se ven­de afue­ra y es­pe­ra ter­mi­nar el 2018 en 50 por cien­to). Ex­po­ne en las prin­ci­pa­les fe­rias de di­se­ño del mun­do y el año que vie­ne va a abrir un lo­cal pro­pio en Nue­va York. La pro­duc­ción se ha­ce des­de ce­ro en sus ofi­ci­nas de Re­co­le­ta, don­de tie­ne in­clu­so las má­qui­nas pa­ra im­pri­mir los pa­pe­les a me­di­da de ca­da clien­te.

¿Có­mo se fue desa­rro­llan­do la lí­nea de pa­pe­les y es­tam­pa­dos que tra­ba­jas hoy? Con dos ob­je­ti­vos cla­ros; sor­pren­der e in­no­var, co­men­cé a ex­plo­rar el uso de la tec­no­lo­gía di­gi­tal ha­ce ca­si 10 años, cuan­do aún en la deco se usa­ban mu­cho las te­las y em­pa­pe­la­dos im­por­ta­dos, no se veían mar­cas de al­to va­lor agre­ga­do a ni­vel di­se­ño en Ar­gen­ti­na que desa­rro­lla­ran sus pro­pios es­tam­pa­dos. Co­men­cé explorando mu­cho tam­bién con ma­te­ria­les, ha­cía si­llas con res­pal­dos de acrí­li­co es­tam­pa­do, cue­ros con print, lue­go te­las y por úl­ti­mo mu­ra­les y em­pa­pe­la­dos por ro­llo. La in­no­va­ción no so­lo es­tá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.