UNA ES­CA­LA MA­YOR

La Tercera - Más Deco - - Entrevista -

El Mu­la­to es un res­tau­ran­te de co­ci­na de mer­ca­do. Eso sig­ni­fi­ca que re­quie­re pes­ca­do, ma­ris­cos, fru­tas y ver­du­ras fres­cos per­ma­nen­te­men­te. Su due­ño, el chef Cristián Co­rrea, vi­vió va­rios años muy cer­ca de su ne­go­cio, en Be­llas Ar­tes, pe­ro ha­ce cua­tro años él, su pa­re­ja –Andrea Salas, pu­bli­cis­ta– y sus hi­jas se fue­ron a Chi­cu­reo. “No es­tá­ba­mos bus­can­do la vi­da de cam­po, pe­ro de pron­to nos en­con­tra­mos vi­vien­do en una par­ce­la. Em­pe­za­mos con un po­co de pas­to, pe­ro se­guir con eso sig­ni­fi­ca­ba gas­to y de­gra­da­ción del sue­lo. Así nos em­pe­za­mos a me­ter en el te­ma. Otros ve­ci­nos te­nían el mis­mo pro­ble­ma. No­so­tros ya es­tá­ba­mos ha­cien­do un huer­to en ban­ca­les (más aco­ta­do) y di­ji­mos ¿qué pa­sa si ocu­pa­mos la mi­tad de nues­tro te­rreno con un huer­to (di­rec­to en la tie­rra pre­via­men­te pre­pa­ra­da), de­vol­ve­mos a la tie­rra lo que es­ta­mos ocu­pan­do, con­tri­bui­mos al cui­da­do de los sue­los y ge­ne­ra­mos un es­pa­cio pro­duc­ti­vo?”, re­cuer­da Andrea.

Al igual que en el ca­so an­te­rior, los ami­gos su­pie­ron de su ini­cia­ti­va y se con­ta­gia­ron: ¿por qué no ha­cen lo mis­mo en nues­tro te­rreno? “Así na­ce nues­tro mo­de­lo de huer­tos co­la­bo­ra­ti­vos. Los ve­ci­nos ceden una par­te de su te­rreno, pa­gan un par­te im­por­tan­te de la im­ple­men­ta­ción de ese huer­to, no­so­tros se los man­te­ne­mos con pro­ce­sos agroe­co­ló­gi­cos y les ase­gu­ra­mos su con­su­mo se­ma­nal de hor­ta­li­zas or­gá­ni­cas. A ese pro­yec­to lla­ma­mos 5P y pre­ten­de lle­gar a cin­co par­ce­las pa­ra que se man­ten­ga con­tro­la­ble. No­so­tros so­mos due­ños de esa pro­duc­ción y fue­ra de lo que le ase­gu­ra­mos a ellos, no­so­tros la co­mer­cia­li­za­mos en otros res­tau­ran­tes de co­ci­na de mer­ca­do”, explican Andrea y Cristián. In­clu­so el co­le­gio Montessori al que van sus hi­jas qui­so ser par­te de 5P.

Va­mos enu­me­ran­do, por­que es­ta idea dio ori­gen a al me­nos cua­tro pro­yec­tos ba­jo el nom­bre de Flor de Jar­dín: tie­nen el pro­yec­to de los huer­tos co­la­bo­ra­ti­vos, el de abas­te­ci­mien­to de res­tau­ran­tes, co­men­za­ron a ha­cer cla­ses de co­ci­na mez­clan­do el co­no­ci­mien­to que han ad­qui­ri­do en sus huer­tos, don­de en­se­ñan a lle­var a un pla­to lo que ellos mis­mos han co­se­cha­do, y ade­más van a desa­rro­llar una lí­nea de pro­duc­tos co­mo to­ma­tes en con­ser­va, chut­nies y otras ma­ne­ras de ofre­cer los ve­ge­ta­les que es­tán fue­ra de la tem­po­ra­da.

Pa­ra una ca­sa, no ne­ce­sa­ria­men­te una par­ce­la co­mo es su ca­so, Andrea y Cristián re­co­mien­dan: De­ter­mi­nar el es­pa­cio y el tiem­po que se es­tá dis­pues­to a in­ver­tir. De­man­da más tiem­po ha­cer tus pro­pios al­má­ci­gos, pe­ro tam­bién se pue­den com­prar he­chos. Pre­gún­ta­te si quie­res ha­cer­te car­go de las se­mi­llas, ha­cer o com­prar tu com­post.

Par­ta­mos en una es­ca­la pe­que­ña, lo más ma­ne­ja­ble po­si­ble. Ma­ra­vi­llé­mo­nos con esos pri­me­ros re­sul­ta­dos y usé­mos­los co­mo mo­ti­va­ción pa­ra se­guir. Sin ser agró­no­mos ni na­da pa­re­ci­do ya te­ne­mos al­re­de­dor de dos mil plan­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.