D IWA L I LA FIES­TA DE LAS LU­CES

La Tercera - Más Deco - - Gourmet - Po­r_ RA­QUEL TELIAS fo­to_ JUAN PA­BLO SIE­RRA pro­duc­ció­n_ ISA­BEL MAR­GA­RI­TA CA­RRAS­CO

Jus­to en es­te mo­men­to, en In­dia y va­rios otros paí­ses de Asia, las ca­sas se es­tán lim­pian­do, arre­glan­do con ve­las,

la gen­te es­tá com­pran­do y ha­cien­do dul­ces ti­po pas­te­li­tos por mon­to­nes pa­ra re­ga­lar. Es la lle­ga­da del Di­wa­li, la en­tra­da del nue­vo año, la ce­le­bra­ción más im­por­tan­te pa­ra hin­dúes y la res­pon­sa­ble de traer pros­pe­ri­dad y ale­grías. Em­pie­za el miér­co­les 7, du­ra cin­co días y des­de el otro la­do del pla­ne­ta nos

me­te­mos en sus sa­bo­res y ri­tua­les.

Pen­sa­mos en la In­dia y apa­re­cen aro­mas, sa­bo­res, dio­ses, co­lo­res. Esos mo­men­tos cuan­do nos cru­za­mos con un curry en al­gu­na gón­do­la, un in­cien­so en la ca­lle, el da­to de un res­tau­ran­te o co­mo aho­ra, sa­bien­do que en po­cos días co­mien­za la fies­ta que llena de ve­las y lu­ces a ese gi­gan­te, ri­co y po­ten­te país de Asia. El Di­wa­li es una ce­le­bra­ción que to­do oriun­do re­co­no­ce­rá, es la más ale­gre, con fue­gos ar­ti­fi­cia­les, de­mos­tra­cio­nes de res­pe­to y fe­li­ci­dad pú­bli­cos co­mo de ges­tos ín­ti­mos en­tre pa­rien­tes y tem­plos. Aquí tam­bién se es­tá pre­pa­ran­do en una se­rie de sím­bo­los y de­ta­lles que la di­bu­jan co­mo un te­so­ro ilu­mi­na­do, atrac­ti­vo de des­cu­brir y si se quie­re de fes­te­jar. Más allá de sus di­vi­ni­da­des, el Di­wa­li re­pre­sen­ta la ne­ce­si­dad del hom­bre de avan­zar ha­cia la luz de la ver­dad des­de la ig­no­ran­cia e in­fe­li­ci­dad, al­go así co­mo el triun­fo de la vir­tud so­bre la no vir­tud.

Tam­bién lla­ma­do Di­va­li o en sáns­cri­to, Dee­pa­va­li o Dee­pa­wa­li reúne a va­rias re­li­gio­nes de In­dia con di­fe­ren­cias pa­ra el hin­duís­mo, bu­dis­mo, si­jis­mo y jai­nis­mo. Cae en­tre el 15 de oc­tu­bre y 15 de no­viem­bre se­gún el ca­len­da­rio lu­nar y abar­ca te­rri­to­rios de Ne­pal, Sin­ga­pur, Sri Lan­ka, Fi­ji, Ma­la­sia, en­tre otros. Laksh­mí, es­po­sa del dios Vish­nú, dio­sa que sim­bo­li­za la bue­na suer­te, la be­lle­za y quien en­tre­ga la pros­pe­ri­dad y la ri­que­za es la rei­na de la fies­ta, jun­to al po­pu­lar Ga­nesh, tam­bién ve­ne­ra­do en es­tos días. Con­me­mo­ra la muer­te del de­mo­nio Na­ra­ka­su­ra a ma­nos de Krish­na y la li­be­ra­ción de die­ci­séis mil don­ce­llas que és­te te­nía pri­sio­ne­ras. Ade­más re­cuer­da el re­gre­so a la ciu­dad de Ayodh­yā del prín­ci­pe Rā­ma tras su vic­to­ria so­bre Rā­va­na, rey de los de­mo­nios. Se­gún la le­yen­da, los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad lle­na­ron las mu­ra­llas y los te­ja­dos con lám­pa­ras pa­ra que Rā­ma pu­die­ra en­con­trar fá­cil­men­te el ca­mino, ac­to que co­men­zó la tra­di­ción de en­cen­der mul­ti­tud de lu­ces du­ran­te la no­che.

Pa­ra el ca­len­da­rio hin­dú el Di­wa­li du­ra cin­co días, sien­do el ter­ce­ro el mo­men­to en que la luz ven­ció a las ti­nie­blas, cuan­do las ca­sas pren­den lám­pa­ras y lu­ces, em­pie­zan fue­gos ar­ti­fi­cia­les y pe­tar­dos por ho­ras ha­cien­do un jol­go­rio po­pu­lar. Lue­go de jor­na­das de re­zos In­dia se llena de de­mos­tra­cio­nes de afec­tos, los fa­mi­lia­res jó­ve­nes vi­si­tan a los adul­tos pa­ra to­car sus pies y ser ben­de­ci­dos, se re­ga­lan dul­ces de to­do ti­po, se vis­ten con ro­pa nue­va, al ano­che­cer se abren las ven­ta­nas y puer­tas con ve­las y lu­ces en­cen­di­das pa­ra que Laksh­mí en­tre con sus bon­da­des el res­to del año. En al­gu­nos lu­ga­res se lan­zan barcos de pa­pel y lam­pa­ri­llas en­cen­di­das en los ríos sa­gra­dos, es­pe­ran­do que lle­guen le­jos pa­ra que trai­gan más fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.