QUE­DÓ LA ES­CO­BA

La Tercera - Más Deco - - Artesanía - Po­r_ PI­LAR NA­VA­RRE­TE fo­to­s_ FUN­DA­CIÓN AR­TE­SA­NÍAS DE CHI­LE

¿Qué si­gue des­pués de aban­do­nar la bol­sa de plás­ti­co? A ojos de Fun­da­ción Ar­te­sa­nías de Chi­le re­em­pla­zar un sin­fín de ob­je­tos sim­ples y co­ti­dia­nos por otros más sus­ten­ta­bles, ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te y he­chos por ar­te­sa­nos, co­mo la clá­si­ca es­co­ba chi­le­na, he­cha de ra­mas.

Es par­te de su cam­pa­ña “Sí a las fi­bras ve­ge­ta­les, no al plás­ti­co”.

Chi­le es un país ri­co en fi­bras ve­ge­ta­les. So­lo en la ar­te­sa­nía se uti­li­zan cer­ca de 30 va­rie­da­des. “Por lo mis­mo, la ces­te­ría que te­ne­mos es de gran ri­que­za”, di­ce la his­to­ria­do­ra Clau­dia Hurtado, di­rec­to­ra des­de mar­zo de Fun­da­ción Ar­te­sa­nías de Chi­le. “Eso nos ins­pi­ró, en es­te mo­men­to don­de el plás­ti­co es­tá sien­do erra­di­ca­do por su im­pac­to en el me­dio am­bien­te, a vi­si­bi­li­zar de nue­vo el pa­tri­mo­nio ar­te­sano he­cho con fi­bras ve­ge­ta­les, que na­cen de la tie­rra, son sus­ten­ta­bles y sos­te­ni­bles en el tiem­po, y, co­mo son bio­de­gra­da­bles, mue­ren en ella. Por lo tan­to, si el plás­ti­co tie­ne que ser re­em­pla­za­do, no exis­te na­da más acor­de que las fi­bras ve­ge­ta­les. Por eso que­re­mos re­in­cen­ti­var su uso y tam­bién bus­car la for­ma de pre­ser­var­las”, di­ce.

Así, an­te la prohi­bi­ción por ley -des­de agos­to pa­sa­do- del uso de bol­sas plás­ti­cas en el co­mer­cio de to­do Chi­le, el pri­mer pa­so de la Fun­da­ción Ar­te­sa­nías de Chi­le pa­ra res­ca­tar el pa­tri­mo­nio ar­te­sa­nal chi­leno ela­bo­ra­do con fi­bras ve­ge­ta­les fue ha­cer un lla­ma­do pa­ra vol­ver a usar, en el día a día, la pil­wa, la bol­sa tra­di­cio­nal ma­pu­che con­fec­cio­na­da por ar­te­sa­nos con ho­jas de chu­pón, la plan­ta sil­ves­tre que cre­ce en los al­re­de­do­res del la­go Bu­di, en La Arau­ca­nía. Aho­ra es el turno de la es­co­ba.

“No­so­tros que­re­mos ha­blar de la ar­te­sa­nía des­de el te­rri­to­rio: di­fun­dir los ofi­cios ar­te­sa­nos ex­pli­can­do que es­tos na­cen y se desa­rro­llan en un de­ter­mi­na­do lu­gar por­que allí se dan cier­tas ma­te­rias pri­mas en­dé­mi­cas que los ar­te­sa­nos re­co­no­cen, lue­go re­co­lec­tan, pro­ce­san se­gún el cli­ma y las exi­gen­cias de la na­tu­ra­le­za, y trans­for­man con sus ma­nos, crean­do pie­zas uti­li­ta­rias y otras ve­ces de­co­ra­ti­vas, siem­pre car­ga­das de sen­ti­do y tra­di­ción. Cuan­do uno en­tien­de eso, es ca­paz de ver que una es­co­ba de fi­bra ve­ge­tal no so­lo sir­ve pa­ra ba­rrer, sino que tam­bién la pue­des te­ner co­mo una pie­za de­co­ra­ti­va, por­que, se­gún de dón­de es, te ha­bla de un lu­gar, de sus re­cur­sos na­tu­ra­les, de sus ar­te­sa­nos y de un ofi­cio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.