DEMOGRÁFICAMENTE

La Tercera - Más Deco - - Editorial -

Chi­le es­tá cam­bian­do y de ma­ne­ra muy rá­pi­da, y aun­que aún hay una di­fe­ren­cia en la com­po­si­ción de po­bla­ción en­tre cam­po y ciu­dad, lo que es­tá ocu­rrien­do en las gran­des ciu­da­des y es­pe­cial­men­te en San­tia­go, es la lí­nea de desa­rro­llo que se­gui­rá el país a fu­tu­ro: ba­jas ta­sas de na­ci­mien­tos, au­men­to en las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da con lo cual la cuar­ta edad ca­da día to­ma más re­le­van­cia, fa­mi­lias de dis­tin­tas com­po­si­cio­nes y so­bre to­do mu­chos vi­vien­do so­los o com­par­tien­do ca­sa por ra­zo­nes prác­ti­cas de aho­rro y no ne­ce­sa­ria­men­te por víncu­los fa­mi­lia­res o emo­cio­na­les. Y la ciu­dad re­co­no­ce es­tas ne­ce­si­da­des de desa­rro­llo, por un la­do el sec­tor pri­va­do es­tá pro­po­nien­do dis­tin­tos mo­de­los de ha­bi­tar: de­par­ta­men­tos de uno o dos dor­mi­to­rios, am­plios en me­tros y con bue­nas te­rra­zas uti­li­za­bles, edi­fi­cios con equi­pa­mien­to co­mo cocinas co­mu­nes que ac­tua­li­zan lo que an­tes era la “sa­la de even­tos”, o am­plia can­ti­dad de bi­ci­cle­te­ros, in­clu­so ya son va­rios los que es­tán su­man­do es­ta­cio­nes de re­car­ga pa­ra au­tos eléc­tri­cos. Y por otro la­do la ciu­dad co­mo tal ofre­ce nue­vas op­cio­nes al mo­men­to de ele­gir dón­de vi­vir, sien­do las lí­neas de me­tro exis­ten­tes y las pro­yec­ta­das don­de más in­te­rés exis­te, es­to ha per­mi­ti­do que nue­vos cen­tros ur­ba­nos bien equi­pa­dos sur­jan don­de an­tes so­lo exis­tían ca­sas, lo que per­mi­te des­pla­za­mien­tos más cor­tos pa­ra mu­chos y tam­bién le qui­ta pre­sión a zo­nas ya sa­tu­ra­das.

La ciu­dad co­mo tal se­gui­rá cre­cien­do y mu­tan­do, es res­pon­sa­bi­li­dad de las dis­tin­tas en­ti­da­des de go­bierno que es­te desa­rro­llo sea pla­ni­fi­ca­do y ar­mó­ni­co, ya que siem­pre se­rá más ba­ra­to y efi­cien­te cons­truir bien y no te­ner que de­mo­ler pa­ra co­rre­gir. Pe­ro tam­bién los pri­va­dos tie­nen gran res­pon­sa­bi­li­dad so­bre la ciu­dad que cons­tan­te­men­te mo­di­fi­can, las nor­mas es­tán pa­ra ser res­pe­ta­das, pe­ro tam­bién pa­ra pro­po­ner so­bre ellas y no lle­var­las al lí­mi­te má­xi­mo so­lo por­que es­tá den­tro de lo per­mi­ti­do.

Os­val­do Lu­co Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.