NUE­VAS CE NTRALIDADES

La Tercera - Más Deco - - Ciudad - Po­r_ PA­BLO ANDULCE ilus­tra­ció­n_ IGNACIA MAR­TÍ­NEZ

Nue­vos ha­bi­tan­tes, nue­vos flu­jos, nue­vos tra­ba­jos y ne­go­cios re­quie­ren nue­vos cen­tros, mu­cho más es­pe­cí­fi­cos. Ya en los 60 se sa­bía que los sub­cen­tros ten­drían que emer­ger, se pla­nea­ron has­ta cier­to pun­to, pe­ro co­mo siem­pre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca dic­tó su ubi­ca­ción fi­nal.

En to­dos los mo­de­los de desa­rro­llo ur­bano se ha­bla de cen­tro en alu­sión a lo que ge­ne­ral­men­te lla­ma­mos ‘cen­tro his­tó­ri­co’, al pun­to des­de el que par­ten las ciu­da­des, ese lu­gar fun­da­cio­nal que con­cen­tra gran par­te de la me­mo­ria eco­nó­mi­ca, co­mer­cial, la es­truc­tu­ra vial y las ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas de la ciu­dad ori­gi­nal. “Es­tos cen­tros se des­pla­zan a me­di­da que las ciu­da­des se desa­rro­llan a un se­gun­do cen­tro que se co­no­ce co­mo cen­tro de ne­go­cios. En con­cre­to, en San­tia­go siem­pre ha ha­bi­do un cen­tro his­tó­ri­co que an­tes coin­ci­día con el cen­tro co­mer­cial, pe­ro par­te del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co im­pli­ca que se va­yan ge­ne­ran­do otros cen­tros más es­pe­cí­fi­cos. Esos cen­tros se han ido des­pla­zan­do ha­cia el orien­te en nues­tra his­to­ria. Pri­me­ro ha­cia Pro­vi­den­cia, El Golf, lue­go ha­cia Nue­va Las Con­des. Hoy ese cen­tro de ne­go­cios es­tá más di­ver­si­fi­ca­do, alar­ga­do en torno al eje orien­te po­nien­te que for­man las ave­ni­das Apo­quin­do, Las Con­des, Vi­ta­cu­ra”, ex­pli­ca Ge­na­ro Cua­dros, di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de ciu­dad y te­rri­to­rio de la UDP, pa­ne­lis­ta ade­más de dos pro­gra­mas de ra­dio, uno en T13 Ra­dio y otro en Ra­dio Fu­tu­ro.

De acuer­do a lo que di­ce Iván Po­du­je en “El glo­bo y el acor­deón: pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na en San­tia­go” (par­te de “San­tia­go. Dón­de es­ta­mos y ha­cia dón­de va­mos”, del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos, 2006) la pla­ni­fi­ca­ción in­ter­co­mu­nal se apli­có por pri­me­ra vez en Chi­le en 1960, con la pro­mul­ga­ción de Plan Re­gu­la­dor In­ter­co­mu­nal de San­tia­go (PRIS). “El plan, ba­sa­do en ins­tru­men­tos ta­les co­mo la zo­ni­fi­ca­ción, el lí­mi­te ur­bano o la re­ser­va de fa­jas via- les, su­po­nía que la ciu­dad de­bía ajus­tar­se a la ima­gen pen­sa­da por los pla­ni­fi­ca­do­res y que era desea­ble y po­si­ble res­trin­gir (o a lo me­nos re­tar­dar) su cre­ci­mien­to con un lí­mi­te. Pe­ro a par­tir de los años se­ten­ta es­ta vi­sión ha si­do abier­ta­men­te cri­ti­ca­da por quie­nes es­ti­man que el lí­mi­te de­be su­pri­mir­se, por­que no cum­pli­ría fin útil al­guno y, peor aún, au­men­ta­ría el pre­cio del sue­lo ur­bano”. La dispu­ta en­tre sim­pa­ti­zan­tes y de­trac­to­res de la es­tra­te­gia del lí­mi­te con­ti­nuó has­ta que en 1979 ga­na­ron los de­trac­to­res y en bue­na me­di­da el lí­mi­te fue su­pri­mi­do y se am­plió con­si­de­ra­ble­men­te el área de ex­pan­sión ur­ba­na. “El PRIS pro­po­nía un mo­de­lo de cre­ci­mien­to pa­ra San­tia­go en torno a pe­que­ñas cen­tra­li­da­des al in­te­rior de la ciu­dad, con­te­nía cen­tros cí­vi­cos de dis­tin­tas ca­te­go­rías en­tre los cua­les hay cen­tros co­mer­cia­les, fi­gu­ran­do bá­si­ca­men­te el cen­tro tra­di­cio­nal y otros que se po­dían de­no­mi­nar cen­tros co­mu­na­les o cen­tros cí­vi­cos na­cio­na­les. Al­gu­nos de ellos pros­pe­ra­ron, otros no, en su in­ter­cam­bio na­cie­ron otros sub­cen­tros. Uno po­dría de­cir que un cen­tro es el lu­gar don­de con­flu­yen los flu­jos tan­to de per­so­nas co­mo de mer­can­cías, con va­lo­res sim­bó­li­cos y po­lí­ti­cos a tra­vés del es­pa­cio y los ser­vi­cios pú­bli­cos; las sub­cen­tra­li­da­des son lo mis­mo pe­ro en una es­ca­la me­nor.

To­da área me­tro­po­li­ta­na tie­ne un gran cen­tro his­tó­ri­co que a su vez en al­gu­nos ca­sos tie­ne di­fe­ren­cia­do su cen­tro de ne­go­cios, en otros no. En Amé­ri­ca La­ti­na eso coin­ci­de con la fun­da­ción de las ciu­da­des”, ex­pli­ca Ge­na­ro Cua­dros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.