Mi k l o s F u s t o s PRO­DUC­CIÓN/ GES­TIÓN CUL­TU­RAL

La Tercera - Más Deco - - Personajes - @MIKLOS.TER­CE­RO

“Cuan­do uno ha­ce un even­to en un es­pa­cio pú­bli­co, uno ci­ta a la gen­te a tra­vés de sus re­des so­cia­les, uno ha­ce la pu­bli­ci­dad que cree con­ve­nien­te. Pe­ro mu­cha gen­te que no tie­ne esos mis­mos in­tere­ses sim­ple­men­te se en­cuen­tra con la ac­ti­vi­dad en la ca­lle, en el par­que. Es muy ba­cán ver como una fa­mi­lia pa­sa con el co­che, se de­tie­ne y la ma­má se po­ne a bai­lar con su gua­gua. En esas ins­tan­cias te en­cuen­tras con per­so­nas de to­dos los ti­pos, de to­dos los es­tra­tos, es un es­pa­cio de­mo­crá­ti­co que de­jó de exis­tir y que se da ahora a tra­vés de la mú­si­ca. Es el azar. La per­so­na que iba por el par­que, que lla­ma por te­lé­fono a sus ami­gos, ‘oye hay al­go en­tre­te­ni­do acá, ven­gan’. Son ac­ti­vi­da­des que duran ho­ras, el pú­bli­co ro­ta­ti­vo que va asis­tien­do es mu­cho”, eso es lo que más le gus­ta a Miklos Fus­tos (36) de apro­piar­se del es­pa­cio pú­bli­co con ac­ti­vi­da­des que in­vo­lu­cran mú­si­ca y bai­le, por eso par­tió ha­ce más de 10 años con Cie­li­to Lin­do, una ‘ra­ve’ a la ori­lla de la Pis­ci­na An­ti­lén, por eso fue uno de los pre­cur­so­res de Plá­ci­do Do­min­go (en el ahora re­vi­si­ta­do Par­que Los Re­yes) y ha si­do par­te de Ma­po­cho Bai­la­ble los úl­ti­mos dos años.

“Me en­can­ta re­co­rrer la ciu­dad a pie, en bi­ci­cle­ta y en ska­te. Sal­go a pa­sear, veo un lu­gar que me lla­ma la aten­ción, pa­tu­da­men­te en­tro y ha­go pro­pues­tas”, ex­pli­ca Miklos. Así lle­go al Sport­men Club y sus im­pre­sio­nan­te vis­tas y boi­se­ries en pleno cen­tro de

San­tia­go, tam­bién al Club So­cial Juan Ram­say, de ex de­por­tis­tas olím­pi­cos en Fray Ca­mi­lo Hen­rí­quez. Esa pre­di­lec­ción por los clu­bes so­cia­les, la gen­te que se reúne en torno a un in­te­rés y una vi­sión co­mún lo lle­va­ron a for­mar el Club So­cial de Ar­tis­tas, un es­pa­cio de ex­po­si­ción para ar­tis­tas jó­ve­nes, chi­le­nos y ex­tran­je­ros, en un lu­gar que des­cu­brió re­co­rrien­do Mat­ta Sur, una ca­sa prác­ti­ca­men­te en rui­nas en la que tra­ba­jó jun­to a Fer­nan­do Abreo por me­ses para ha­bi­li­tar. En­tre las ac­ti­vi­da­des más me­mo­ra­bles del Club So­cial de Ar­tis­tas, Miklos re­cuer­da un ta­ller-es­cue­la con el cen­tro para adul­tos con au­tis­mo se­ve­ro Leo Kan­ner.

“Lo más pro­ba­ble es que le Club So­cial de Ar­tis­tas se tras­la­de en abril del pró­xi­mo año a la ca­lle Ma­drid, a un lu­gar muy gran­de, a un cen­tro cul­tu­ral con to­do, li­de­ra­do por Pablo Za­bal. Es­te cen­tro cul­tu­ral va a ocu­par par­te de la an­ti­gua fá­bri­ca Za­bal y es­tá en cons­truc­ción en es­te mo­men­to. Va a ha­ber una es­pe­cie de unión y mi la­bor va a ser ge­ne­rar re­cur­sos y pos­tu­lar a con­cur­sos para le­van­tar pro­yec­tos ahí”, cuen­ta Miklos. Ade­más de in­ves­ti­ga­cio­nes cul­tu­ra­les, su per­te­nen­cia al úni­co Club de Cla­va­dos en Chi­le (Po­sei­dón), es­te li­cen­cia­do en ar­tes con men­ción en ac­tua­ción y Ma­gís­ter en Ar­tes con men­ción en Di­rec­ción es­tá muy mo­ti­va­do con el ál­bum que sa­ca­rá el pró­xi­mo año: “Lo que ha­go ahora es mu­cho más ro­mán­ti­co AM (am­pli­tud mo­du­la­da). Ha­ce mu­chos años hi­ce un di­plo­ma­do en mú­si­ca AM, era la his­to­ria de la mú­si­ca ‘ce­bo­lla’ des­de 1920 a la fe­cha. Esa in­for­ma­ción es­ta­ba guardada en mi ca­be­za y ahora en­con­tró una sa­li­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.