UN SHOW QUE RE­CIÉN CO­MIEN­ZA

La Tercera - Más Deco - - Tendencia - Po­r_ PA­BLO ANDULCE fo­to­s_ GENTILEZA THE RO­PAN­TIC SHOW

Qui­zá no era par­te de nues­tra idio­sin­cra­sia, pe­ro se es­tá ins­ta­lan­do co­mo una for­ma al­ter­na­ti­va de con­su­mo, que apro­ve­cha lo que ya exis­te y no re­cla­ma más pro­duc­ción. Ex­pe­rien­cias co­mo la de The Ro­pan­tic Show de­mues­tran que ba­jo cier­tos es­tán­da­res, de al­gu­na ma­ne­ra pro­fe­sio­na­li­za­do, in­clu­so se pue­den acer­car a la gen­te bie­nes

que nor­mal­men­te no po­dría costear.

Cla­ro, si lo pen­sa­mos, y co­mo bien lo ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé Gómez –la fun­da­do­ra de The Ro­pan­tic Show–, ¿qué es to­da esa ro­pa que no usa­mos sino ob­je­tos pa­si­vos en nues­tra ca­sa? “Lo que no­so­tros ha­ce­mos es mo­vi­li­zar­los; tam­bién lo he­mos he­cho con ju­gue­tes y otros ob­je­tos, pe­ro con la ro­pa es más fá­cil y de al­gu­na ma­ne­ra ur­gen­te (la tec­no­lo­gía pa­ra re­ci­clar tex­ti­les es muy cos­to­sa y por lo tan­to es una prác­ti­ca po­co co­mún en Chi­le). Hoy so­mos una pro­duc­to­ra de even­tos sus­ten­ta­bles, de­ja­mos de ser ini­cia­ti­va so­cial por­que ya lle­vá­ba­mos 8 años y nos di­mos cuen­ta de que de esa ma­ne­ra no po­día­mos sus­ten­tar­nos en es­te país. En Eu­ro­pa tra­ba­já­ba­mos con los go­bier­nos así que era más fá­cil. Lo que ha­ce­mos es dar va­rias al­ter­na­ti­vas pa­ra que la gen­te no compre, sa­que la ro­pa de esa pa­si­vi­dad y le dé un se­gun­do uso. En el fon­do es ro­tar los pa­si­vos. Pa­ra eso pro­du­ci­mos even­tos ma­si­vos”.

Ade­más de pa­sar a ser pro­duc­to­ra, tam­bién mo­di­fi­ca­ron los pro­to­co­los pa­ra ha­cer­los más exi­gen­tes. “La gen­te es­cu­cha­ba ‘true­que’ y es­pe­ra­ba in­ter­cam­biar por cual­quier co­sa, mu­chas ve­ces en mal es­ta­do. Crea­mos un sis­te­ma de ca­te­go­ri­za­ción de acuer­do a va­lor; eso se ha­ce por des­gas­te de pren­das, ma­te­ria­li­dad, con­fec­ción, ac­tua­li­dad y varios cri­te­rios que pri­man al mo­men­to de ca­te­go­ri­zar la pren­da que en­tra al show­room”.

A pe­sar de las exi­gen­cias, las pren­das por de­ba­jo de los es­tán­da­res si­guen lle­gan­do. Pa­ra ellas tie­nen un pun­to lim­pio y to­do el desecho acu­mu­la­do es en­tre­ga­do a Pa­rís, pa­ra que ellos lo jun­ten con lo que ha reuni­do su cam­pa­ña.

“Lo in­tere­san­te es que las mu­je­res chi­le­nas, que son las que más con­su­men –y ¿có­mo no?, con lo ba­ra­ta que se ha vuel­to la mo­da–, con es­te mo­de­lo se es­tán dan­do cuen­ta de que a tra­vés de even­tos co­mo es­tos –que se ha­cen dos o tres ve­ces al año– re­du­cen su con­su­mo por­que ad­quie­ren pren­das que qui­zá no se com­pra­rían. Van am­plian­do un po­co su es­pec­tro de pren­das de uso”. Ma­ría Jo­sé cuen­ta que par­tie­ron ha­ce 8 años con el go­bierno ca­ta­lán con una cam­pa­ña que has­ta hoy con­ti­núa en la se­ma­na de la pre­ven­ción de re­si­duos tex­ti­les. “Es mu­cho tiem­po pa­ra ver có­mo res­pon­de el pú­bli­co. La gen­te se va dan­do cuen­ta de que no tie­nen pa­ra qué se­guir la mo­da. Se abre a ten­den­cias más trans­ver­sa­les e in­tere­san­tes. Ade­más vi­ven­cian el in­ter­cam­bio co­mo un sis­te­ma de con­su­mo. Tra­te­mos de sa­car­nos todos los pa­ra­dig­mas men­ta­les y pen­se­mos: ¿por qué hay que com­prar, com­prar y com­prar? ¿Por qué no pue­de ha­ber un sis­te­ma pa­ra­le­lo de true­que que se pro­fe­sio­na­li­ce pa­ra que sea real­men­te sus­ten­ta­ble en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.