PRO­PI E DAD DEL CO­RA­ZÓN

La Tercera - Más Deco - - Reportaje - Po­r_ PA­BLO ANDULCE fo­to­s_ JUAN PA­BLO SIE­RRA, AGRA­DE­CI­MIEN­TOS BI­BLIO­TE­CA NA­CIO­NAL

¿Cuán­to tiem­po pa­sa pa­ra que un te­lé­fono re­cién lan­za­do que­de ob­so­le­to? ¿Cuán­to va­le el úl­ti­mo te­lé­fono? Mien­tras mi­llo­nes vi­ven an­sio­sos por po­seer es­te ti­po de ob­je­tos, un po­co es­cla­vos del con­su­mo, otros es­ta­ble­cen re­la­cio­nes de ge­nuino afec­to con co­sas ba­ra­tas, vie­jas, ro­tas o de­fec­tuo­sas, que a ve­ces –in­clu­so–

en­cuen­tran bo­ta­das.

Todos di­je­ron que la sen­sa­ción es ful­mi­nan­te. Un gol­pe –ge­ne­ral­men­te es­té­ti­co–, una con­mo­ción. Al­guien lle­gó a de­cir que era co­mo el co­ra­zón sa­lien­do por la bo­ca, pe­ro de una ma­ne­ra agra­da­ble; el sí­mil que ofre­ció fue: en­con­trar diez lu­cas ti­ra­das en la ca­lle.

Hay gen­te que es­ta­ble­ce re­la­cio­nes es­pe­cia­les con los ob­je­tos que es­tán fue­ra del con­su­mo, que pro­ba­ble­men­te van por el ca­mino con­tra­rio y que sien­te to­das esas co­sas cuan­do se to­pa con uno que la atra­pe. La ar­tis­ta vi­sual Clau­dia Pe­ña di­ce que no bus­ca ob­je­tos, se le apa­re­cen. Sin im­por­tar la ver­güen­za que les cau­se a sus hi­jos, cuan­do eso pa­sa ella tie­ne que re­co­ger­los si es en la ca­lle, com­prar­los si es en al­gu­na fe­ria. “Son hue­va­das. Ten­go unas ma­le­tas lle­nas. Des­pués las ocu­po co­mo ma­te­ria­les: en mi ca­sa ha­go pe­que­ñas ins­ta­la­cio­nes, do­més­ti­cas, de­co­ra­ti­vas. Un mu­ro lleno de es­pe­jos que se lla­ma es­pe­jis­mo, o co­sas así. Cuan­do una idea cua­ja, abro mis ma­le­tas y siem­pre ten­go lo que ne­ce­si­to”, di­ce Clau­dia.

Esas ‘hue­va­das’ son co­sas desecha­bles, ro­tas o de­fec­tuo­sas, o to­das las an­te­rio­res. Tan­to en las co­sas co­mo en las per­so­nas, pa­ra ella son más atrac­ti­vos los de­fec­tos que la per­fec­ción: “Esos ob­je­tos son co­mo unos huér­fa­nos. Mis ma­le­tas son co­mo una ca­sa de aco­gi­da. Los jun­to y en­tre todos crean una reali­dad nue­va, una coope­ra­ti­va, y ya no son huér­fa­nos”, di­ce so­bre sus ca­dá­ve­res ex­qui­si­tos, esas obras do­més­ti­cas que no ven­de, que son so­lo pa­ra ella.

Al­gu­na vez le­yó por ahí, pro­ba­ble­men­te de un me­xi­cano, que la sim­ple­za es el pri­mer ho­gar de la be­lle­za. No pue­de estar más de acuer­do.

LA RE­SIS­TEN­CIA

“Hay que ha­cer­se car­go de la so­bre­po­bla­ción de ob­je­tos nue­vos, he­chos en se­rie. En cual­quier mi­nu­to no va­mos a ca­ber”, al­can­zó a de­cir Clau­dia Pe­ña an­tes de que le die­ra pu­dor ‘ha­cer­se la eco­lo­gis­ta’ y de ad­mi­tir que en su ca­so eso es se­cun­da­rio, lo im­por­tan­te son las co­sas.

“En es­te pos­ca­pi­ta­lis­mo en el que es­ta­mos su­mer­gi­dos, res­ca­tar un ob­je­to es una es­pe­cie de re­sis­ten­cia a un mun­do don­de to­do es eva­nes­cen­te. In­clu­so es­ta idea del hol­ding es de al­gu­na ma­ne­ra una res­pues-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.