L A CA­SA DE LA LUZ

La Tercera - Más Deco - - Entrevista - Po­r_ PA­BLO ANDULCE fo­to­s_ JAI­ME PAL­MA

Ci­luz (Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de la Luz) es un pro­yec­to que tie­ne co­mo fin edu­car, in­for­mar y pro­mo­ver el uso co­rrec­to de la luz y la ener­gía, y que tie­ne un es­pa­cio fí­si­co en Pro­vi­den­cia. Pen­sa­do pa­ra el bie­nes­tar y sa­lud de las per­so­nas, el cui­da­do del pla­ne­ta y los re­cur­sos, sien­do una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro en­fo­ca­da

en la ciu­da­da­nía, su di­rec­to­ra y fun­da­do­ra in­vi­ta: “Acér­quen­se, lo úni­co que que­re­mos es co­la­bo­rar”.

¿Có­mo usar bien, mu­cho me­nos cui­dar, al­go que no com­pren­de­mos, al­go de cu­yo ori­gen sa­be­mos lo mí­ni­mo? “In­clu­so más que el agua, la luz es al­go co­mo má­gi­co. De he­cho a los ni­ños se las mues­tro con un ma­go, por­que en el fon­do co­no­ce­mos el in­te­rrup­tor, pren­de­mos y apa­ga­mos sin sa­ber de dón­de vie­ne, có­mo fun­cio­na, cuán­do es­ta­mos gas­tan­do de­ma­sia­do. A di­fe­ren­cia del agua, que uno la es­cu­cha co­rrer o sien­te la go­te­ra, que fí­si­ca­men­te es más fá­cil cal­cu­lar, la luz es mu­cho más in­tan­gi­ble. Siem­pre di­go que no­so­tros tra­ba­ja­mos con lo in­vi­si­ble. No per­ci­bi­mos la luz tan con­cre­ta­men­te y la ener­gía, mu­cho me­nos”, di­ce una de las mu­je­res que más sa­ben so­bre la ma­te­ria en Chi­le, Xi­me­na Mu­ñoz, ar­qui­tec­ta es­pe­cia­lis­ta en ilu­mi­na­ción, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de Ci­luz.

Ci­luz tie­ne varios fo­cos –li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te–. El fo­co edu­ca­ti­vo se ma­te­ria­li­za en ta­lle­res y cur­sos. Al­gu­nos es­tán di­ri­gi­dos ha­cia la per­so­na que quie­re sa­ber pa­ra apli­car en un ám­bi­to pro­fe­sio­nal, hay otros que son ge­ne­ra­ción de con­te­ni­dos y ha­bi­li­da­des pa­ra ciu­da­da­nos, adul­tos o ni­ños. Con es­tos úl­ti­mos no so­lo se tra­ta de ayu­dar­los a en­ten­der el ori­gen y el buen uso de la ener­gía, en los co­le­gios tam­bién se bus­ca des­per­tar vo­ca­cio­nes.

“No­so­tros pro­mo­ve­mos mu­cho la ener­gía ciu­da­da­na. Aho­ra exis­te la au­to­ge­ne­ra­ción o ge­ne­ra­ción au­to­dis­tri­bui­da, ba­jo una ley que te per­mi­te co­nec­tar tu ca­sa a un sis­te­ma fo­to­vol­tai­co y ven­der la ener­gía a la red; más aun un con­jun­to de ca­sas com­ple­to pue­de te­ner un sis­te­ma so­lar cen­tral, to­mar esa ener­gía cuan­do se ne­ce­si­ta y si se van de va­ca­cio­nes ven­der­la a la dis­tri­bui­do­ra, con eso pue­de fi­nan­ciar los me­ses de in­vierno. La gen­te no sa­be so­bre es­tas opor­tu­ni­da­des, la idea de Ci­luz es po­der lle­gar a ellos con es­ta in­for­ma­ción”, ex­pli­ca Xi­me­na.

Si con­ta­mos con luz na­tu­ral la mi­tad del día, en Ci­luz es­tán tra­tan­do de en­ten­der lo que pa­sa en esa otra mi­tad, con nues­tras ciu­da­des y nues­tros ho­ga­res, con nues­tros es­pa­cios pú­bli­cos, las ca­lles, los par­ques, los hos­pi­ta­les y las es­cue­las: “Nos pre­gun­ta­mos por qué se ilu­mi­na igual una es­cue­la en An­to­fa­gas­ta y otra en Ma­ga­lla­nes, don­de los in­vier­nos tie­nen 4 o 5 ho­ras de luz. Ay­sén y Ma­ga­lla­nes es­tán en la mis­ma la­ti­tud de Ale­ma­nia ha­cia al nor­te, y en esos paí­ses, No­rue­ga y Fin­lan­dia la luz es un te­ma su­ma­men­te im­por­tan­te, y abor­da­do des­de el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, no so­la­men­te des­de la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño”. La con­cien­cia ne­ce­sa­ria tie­ne que sur­gir no so­lo en las per­so­nas, tam­bién en las au­to­ri­da­des. Es ne­ce­sa­rio un diá­lo­go en el que la efi­cien­cia no sea la úni­ca prio­ri­dad, en que tam­bién se con­si­de­re el as­pec­to de la luz: “El led co­mo tec­no­lo­gía nue­va fun­cio­na com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a to­do lo an­te- rior. No tie­ne más de 10 años de im­ple­men­ta­ción du­ra, an­tes era hi­pó­te­sis. El led es un mi­ni­compu­tador. An­tes nos ilu­mi­ná­ba­mos con el ca­len­ta­mien­to de un ma­te­rial, hoy es un compu­tador. Por lo tan­to el ti­po de on­da que nos es­tá lle­gan­do es dis­tin­ta. La aler­ta va con el uso de la luz fría, que da más luz pe­ro tie­ne un ‘peak’ en el azul que pue­de da­ñar la re­ti­na, que tie­ne un mon­tón de pro­ble­mas en el ojo hu­mano y en la sa­lud, in­hi­be la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na, al­te­ra nues­tro ci­clo cir­ca­diano, lo que per­mi­te des­can­sar a nues­tro cuer­po. La ex­ce­si­va luz de no­che ha si­do el mo­ti­vo de la ex­tin­ción de cier­tas es­pe­cies; se des­orien­tan, se mue­ren. Es­te año hu­bo una muer­te ma­si­va de go­lon­dri­nas en el nor­te”.

No hay or­ga­nis­mos que ve­len por todos es­tos pro­ble­mas que in­vo­lu­cran a la luz.

Nues­tros ci­clos de sue­ño y vi­gi­lia son re­gu­la­dos na­tu­ral­men­te por un sis­te­ma que se lla­ma ci­clo cir­ca­diano, me­dian­te la pro­duc­ción de cier­tas hor­mo­nas, la se­ro­to­ni­na y la me­la­to­ni­na, en la no­che: “Ha­ce dos mil años, cuan­do la no­che era no­che, uno qui­zá te­nía una ve­li­ta pa­ra po­der ir a acos­tar­se; des­pués era obs­cu­ri­dad to­tal. Eso es lo más na­tu­ral. En 1800, con la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial em­pe­za­mos a pro­lon­gar las ho­ras de vi­gi­lia, des­pués las tec­no­lo­gías de ga­ses tam­bién em­pe­za­ron a mo­di­fi­car la to­na­li­dad del fue­go, la to­na­li­dad de las pri­me­ras lu­ces. No es so­lo la luz al in­te­rior de nues­tras ca­sas la que al­te­ra nues­tro sue­ño, la gen­te tam­bién tie­ne pro­ble­mas pa­ra dor­mir por­que le pu­sie­ron un car­te l afue­ra de la ca­sa, por­que vi­ve cer­ca de un mall, por­que una far­ma­cia so­bre­ilu­mi­na. Los ce­lu­la­res y todos los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos usan luz fría y es­ta­mos muy mal acos­tum­bra­dos a que­dar­nos vien­do su pan­ta­lla con la pie­za a os­cu­ras, ¡eso es un tre­men­do error! Hay for­mas de iluminar me­jor en dis­tin­tos mo­men­tos, es­pe­cial­men­te al ir­se a dor­mir; oja­lá siem­pre sea con luz cá­li­da, oja­lá te­ner lu­ces ba­jas y evi­tar siem­pre el ab­so­lu­to con­tras­te”.

Un pro­yec­to y un es­pa­cio co­mo Ci­luz son así de ne­ce­sa­rios.

“En el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra hay un

mon­tón de co­sas que se pue­den ha­cer. ESTAMOSHABLANDO DEUNATECNOLOGÍA MUY RE­CIEN­TE; LOS PRO­FE­SIO­NA­LES DEL RUBRONOTUVIERON LAS HE­RRA­MIEN­TAS, YQUEREMOSAYUDARLOSASACARLE

PRO­VE­CHO”.

EL ES­PA­CIO DE CI­LUZ fue inau­gu­ra­do la se­ma­na pa­sa­da en un even­to al que asis­tie­ron au­to­ri­da­des re­la­cio­na­das a la ener­gía y pro­fe­sio­na­les del ám­bi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.