D I S EÑO PER­FEC­TO

La Tercera - Más Deco - - Diseño - Po­r_ SO­LE­DAD GAR­CÍA-HUI­DO­BRO fo­to­s_ JAI­ME PAL­MA Di­ce Fran­cis­co.

Bo­ce­tos, mo­bi­lia­rio y el idea­rio que im­pul­só su fun­da­dor, Jai­me Ga­rre­tón, for­man par­te de la mues­tra que con­cen­tra el gran le­ga­do de Mue­bles Sin­gal en el di­se­ño na­cio­nal. “Di­se­ños mo­der­nos, pe­ro tí­pi­ca­men­te chi­le­nos” es una de las frases que de­jó Jai­me Ga­rre­tón (1930-2003) pa­ra des­cri­bir lo he­cho por su fá­bri­ca, que ha­bla de una épo­ca de oro de la pro­duc­ción na­cio­nal.

To­do co­men­zó cuan­do el ar­qui­tec­to y cons­truc­tor ci­vil, con es­tu­dios en Beaux Arts de Pa­rís y en el Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy de Mas­sa­chu­sets (MIT), Jai­me Ga­rre­tón desa­rro­lló un tra­ba­jo en torno a la fa­bri­ca­ción de mo­bi­lia­rio en ba­se a la téc­ni­ca de la ma­de­ra la­mi­na­da y mol­dea­da. “Es­te se desa­rro­lla des­de fi­na­les de la dé­ca­da del 50 a la dé­ca­da del 80. Con un pri­mer mo­men­to jun­to a Cristian Val­dés, adap­tan­do a la reali­dad na­cio­nal la tec­no­lo­gía de fa­bri­ca­ción pa­ra mo­bi­lia­rio en ba­se a ma­de­ra la­mi­na­da y mol­dea­da, desa­rro­lla­da por Al­var Aal­to o el ma­tri­mo­nio com­pues­to por Char­les y Ray Ea­mes”, di­ce el ar­qui­tec­to par­te de la in­ves­ti­ga­ción Fran­cis­co Cha­teau.

Pa­ra Ga­rre­tón los mue­bles eran ca­si par­te del hom­bre, “al pun­to de que uno con­vi­ve con ellos. Por es­ta

La Ga­le­ría del Di­se­ño del CCPLM ex­po­ne has­ta el 3 de mar­zo la mues­tra “Mue­bles Sin­gal: Di­se­ño chi­leno pio­ne­ro en ma­de­ra mol­dea­da”. En ella se ana­li­za el tra­ba­jo de es­ta em­pre­sa que fue cla­ve en el desa­rro­llo del di­se­ño na­cio­nal en la se­gun­da mi­tad del Si­glo XX.

“Creo que el epi­so­dio de la fá­bri­ca SIN­GAL REPRESENTAANIVELNACIONALUNACUESTIÓNCENTRALENELPROGRAMADELAARQUITECTURAYELDISEÑOMODERNOS,RELACIONADACONLAASPIRACIÓNDEPROVEEREDIFICIOS,MOBILIARIOY

OB­JE­TOS DE DI­SE­ÑO DE CA­LI­DAD, BA­JO

COS­TO Y AL­TOS ES­TÁN­DA­RES DE CON­FORT, ALAMAYORPARTEDELAPOBLACIÓN”,

ra­zón de­ben estar a su al­tu­ra, ser per­fec­tos”, de­cía, re­sal­tan­do así una pro­pues­ta que lo lle­vó jun­to a su fá­bri­ca Sin­gal a cam­biar el pa­ra­dig­ma de ac­ce­so a mue­bles de di­se­ño, lle­ván­do­los a ho­ga­res y ofi­ci­nas de mu­chas fa­mi­lias chi­le­nas”, de­cía. La pro­pues­ta de Sin­gal re­vo­lu­cio­nó la for­ma de pro­du­cir y abor­dar el di­se­ño de mue­bles en Chi­le y fun­cio­nó en dos eta­pas de desa­rro­llo: en­tre 1954 y 1965 fue­ron los años fun­da­cio­na­les, mar­ca­dos por el diá­lo­go en­tre el pro­ce­so ar­te­sa­nal y la ma­si­fi­ca­ción del di­se­ño mo­derno en nues­tro país, y el re­gre­so de la mar­ca (de mo­do in­ter­mi­ten­te y más bien a pe­di­do) en­tre 1989 y 2010 a car­go de Ga­rre­tón, que lue­go fa­lle­ció, y sus hi­jos. Es­ta mues­tra, desa­rro­lla­da por Ricardo Ga­rre­tón, Car­los Sfeir, Cristian Sch­mitt, Fran­co Gnec­co y Fran­cis­co Cha­teau, tu­vo su ori­gen en un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­do por Car­los Sfeir ha­ce sie­te años, cuan­do era es­tu­dian­te de un cur­so de in­ves­ti­ga­ción de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca so­bre ca­sos ejem­pla­res de cons­truc­ción en ma­de­ra en Chi­le, lla­ma­do “Cur­va co­mo for­ma re­sis­ten­te, mue­bles y ca­sas de Jai­me Ga­rre­tón”. “Creo que la mues­tra re­pre­sen­ta un apor­te en dos ám­bi­tos com­ple­men­ta­rios. Por una par­te, re­cu­pe­ra un epi­so­dio re­le­van­te del di­se­ño in­dus­trial chi­leno en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, re­cons­tru­yen­do la his­to­ria de Sin­gal, es­ta­ble­cien­do víncu­los con el tra­ba­jo ar­qui­tec­tó­ni­co y teó­ri­co desa­rro­lla­do por Jai­me Ga­rre­tón, al tiem­po que si­túa su tra­ba­jo en torno al mo­bi­lia­rio de ma­de­ra la­mi­na­da y mol­dea­da res­pec­to al pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal de la épo­ca. Y por otro, re­cu­pe­ra un co­no­ci­mien­to prác­ti­co, un sa­ber ha­cer, que, al ex­po­ner­se de for­ma di­dác­ti­ca, per­mi­te que otros ar­qui­tec­tos y otros di­se­ña­do­res con­ti­núen el ca­mino abier­to por Jai­me Ga­rre­tón”, di­ce Fran­cis­co.

Es­ta do­ble con­di­ción his­to­rio­grá­fi­ca y prác­ti­ca re­cu­pe­ra un ca­pí­tu­lo re­le­van­te del di­se­ño in­dus­trial chi­leno, con­tri­bu­yen­do a la cons­truc­ción de la his­to­ria de las dis­ci­pli­nas li­ga­das al di­se­ño y la cons­truc­ción, ade­más de “tra­tar de com­par­tir co­no­ci­mien­to prác­ti­co con otros cons­truc­to­res, ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res, es­cul­to­res o ar­te­sa­nos, que al en­fren­tar el pro­ble­ma de la cons­truc­ción con ma­de­ra la­mi­na­da y mol­dea­da, en­fren­ta­ra pro­ble­mas si­mi­la­res a los que se en­con­tra­ron Jai­me Ga­rre­tón y su fá­bri­ca Sin­gal”, con­clu­ye Fran­cis­co Cha­teau.

Con es­to se pue­de de­du­cir que la ex­pe­rien­cia Sin­gal en­car­na en sí un mo­de­lo glo­bal de di­se­ño, ges­tión y fa­bri­ca­ción, que pue­de ser per­fec­ta­men­te re­vi­si­ta­ble en el Chi­le de hoy.

LOS VA­RIA­DOS di­se­ños en ma­de­ra mol­dea­da de Mue­bles Sin­gal se con­vir­tie­ron en clá­si­cos, ocu­pan­do ac­tual­men­te es­pa­cios en edi­fi­cios pú­bli­cos, ofi­ci­nas y ho­ga­res chi­le­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.