A MAR­CIAL

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

Cortés-Mon­roy le pa­re­ce re­cor­dar un plano fe­cha­do en 1958, pe­ro no es­tá se­gu­ro. Son más bien las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ar­qui­tec­tu­ra las que le per­mi­ten de­cir con se­gu­ri­dad que es­ta ca­sa se cons­tru­yó en la se­gun­da mi­tad de los 50.

Mar­cial tie­ne una lar­ga re­la­ción de tra­ba­jo pri­me­ro, lue­go de amis­tad, con el due­ño. Di­se­ñó pa­ra él dos ofi­ci­nas y re­mo­de­ló tres ca­sas. “Ha­cía tiem­po que él bus­ca­ba una ca­sa en Vi­ta­cu­ra. Te­nía una en La Dehe­sa, pe­ro que­ría una vi­da más ur­ba­na. En­con­tró es­ta y la vi­mos jun­tos. Me pa­re­ció es­tu­pen­da. Te­nía una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de la épo­ca, co­mo re­cin­tos frac­cio­na­dos, mu­chas vi­gas, pe­ro le vi­mos un enor­me po­ten­cial. El vo­lu­men era muy bo­ni­to y lo que hi­ci­mos fue lim­piar­lo y am­pliar­lo, es­pe­cial­men­te en el de­par­ta­men­to prin­ci­pal y to­do lo que es la co­ci­na; eso era re­pos­te­ro, la­va­de­ro, bo­de­ga y mu­chas co­sas”, re­cuer­da Mar­cial.

To­ma­ron jun­tos de­ci­sio­nes im­por­tan­tes co­mo el uso de ma­te­ria­les pé­treos en todos los pa­vi­men­tos del pri­mer pi­so, mien­tras en el se­gun­do, des­de la es­ca­le­ra ha­cia arri­ba, to­do se de­jó en ma­de­ra. “La es­ca­le­ra es la ori­gi­nal, que se res­tau­ró. Te­nía ese es­ti­lo tan atrac­ti­vo, muy sen­ci­llo y so­fis­ti­ca­do de la épo­ca, ins­pi­ra­do en la ar­qui­tec­tu­ra orien­tal. La ci­ru­gía ma­yor con­sis­tió en li­be­rar los re­cin­tos. Des­de la ga­le­ría de en­tra­da has­ta el li­ving-co­me­dor to­do eso es­ta­ba lleno de vi­gas. Si­guió la in­cor­po­ra­ción del len­gua­je de la ma­de­ra en to­das las ven­ta­nas y re­ves­ti­mien­tos, con én­fa­sis en ese sec­tor del dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con el tra­ba­jo del ce­dro sin can­te­ría, en el ba­ño y en los cie­los. Pro­ba­ble­men­te la la­bor más ar­dua en el se­gun­do pi­so fue mo­ver mu­ros es­truc­tu­ra­les pa­ra crear cua­tro dor­mi­to­rios equi­ta­ti­vos pa­ra los ni­ños”. La vi­gen­cia y ca­li­dad de ese len­gua­je mo­der­nis­ta y orien­tal de la ca­sa per­mi­tie­ron que los pos­ti­gos y ce­lo­sías que Mar­cial pro­pu­so se adap­ta­ran per­fec­ta­men­te, su­man­do ca­rác­ter así co­mo un ni­vel de pro­tec­ción que pro­ba­ble­men­te no se creía ne­ce­sa­rio en los tiem­pos de la cons­truc­ción. En ge­ne­ral to­da las in­ter­ven­cio­nes de­ja­ron muy sa­tis­fe­chos al due­ño y a Mar­cial, pe­ro a es­te úl­ti­mo le gus­ta es­pe­cial­men­te el de­ta­lle con que se tra­ba­jó en la co­ci­na: “Cór­do­va hi­zo ese di­se­ño es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta ca­sa. To­do el mo­bi­lia­rio tie­ne Xi­lo­for, que es mag­ní­fi­co. El mármol del pi­so es un tra­ver­tino con un tra­ta­mien­to que le da cier­ta opa­ci­dad. To­do es­tá he­cho pa­ra ellos, pa­ra la co­lec­ción de ar­te y las mu­chas es­cul­tu­ras de la her­ma­na del due­ño. La re­pi­sa del co­me­dor es­tá di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra lu­cir cier­tos ob­je­tos. To­do es­tá pen­sa­do pa­ra lo que tie­ne. No hay na­da for­za­do pa­ra lle­nar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.