AUN­QUE

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

no que­da mu­cho de ella, la cons­truc­ción ori­gi­nal es­ta­ba com­ple­ta­men­te de­ter­mi­na­da por el ce­rro, por sus vis­tas y su eje.

La ca­sa es­tá en una ca­lle tran­qui­la, con ár­bo­les gran­des; ha­cia allá apun­ta la vis­ta sur. Lo que re­sal­ta des­de la ca­lle es una fa­cha­da com­ple­ta­men­te vi­dria­da, pe­ro res­guar­da­da por una ce­lo­sía me­tá­li­ca: vi­sión to­tal sin arries­gar pri­va­ci­dad des­de el in­te­rior. “En el se­gun­do pi­so, tan­to al nor­te co­mo al sur, hay bal­co­nes-te­rra­za que ge­ne­ran es­pa­cios in­ter­me­dios en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. En el pri­mer pi­so ese mis­mo tra­ta­mien­to abal­co­na­do pro­yec­ta som­bras so­bre la te­rra­za del li­ving y el co­me­dor. La ca­sa se pen­só bas­tan­te her­mé­ti­ca des­de la ca­lle, eso se ma­ni­fies­ta con un mu­ro que en prin­ci­pio era de hor­mi­gón vis­to, pe­ro que even­tual­men­te se en­cha­pó en pie­dra. El ac­ce­so es­tá en el cen­tro de es­te mu­ro, con un hall am­plio y la pri­me­ra vis­ta del pa­tio y el ce­rro”, di­ce Christian Beals, el ar­qui­tec­to res­pon­sa­ble de es­ta me­ga­rre­mo­de­la­ción, re­co­lec­tan­do ideas so­bre un pro­yec­to que ter­mi­nó ha­ce ya dos años y no ha vis­to des­de ha­ce uno.

La con­fi­gu­ra­ción es sim­ple: des­de el hall se lle­ga a los ser­vi­cios por el la­do de­re­cho, ha­cia una sala de es­tar al iz­quier­do. Atra­ve­san­do el pa­si­llo uno se en­cuen­tra con el li­ving y el co­me­dor, y en­tre los dos con un pa­tio de luz, tam­bién cum­plien­do esa fun­ción de fun­dir in­te­rior y ex­te­rior, acer­can­do el hall al pa­tio. Las es­ca­le­ras lle­van a una se­gun­da sala de es­tar fa­mi­liar, más bien pa­ra los ni­ños; ha­cia el cos­ta­do orien­te los dor­mi­to­rios de los ni­ños, y ha­cia el po­nien­te el dor­mi­to­rio prin­ci­pal que ocu­pa la mi­tad de la plan­ta del se­gun­do pi­so.

“Ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tos. Ha­bía­mos he­cho una ca­sa en la pla­ya. Nos ayu­dó bas­tan­te a te­ner la pe­lí­cu­la más clara. El pro­ce­so con él es agra­da­ble por­que es bas­tan­te proac­ti­vo, sus ideas son un apo­yo y eso se tra­du­ce en un buen re­sul­ta­do. Es una per­so­na in­tere­sa­da en la ar­qui­tec­tu­ra en­ton­ces la con­ver­sa­ción se ha­ce más flui­da y to­do avan­za rá­pi­do y me­jor”, Christian Beals es­tá ha­blan­do del due­ño de es­ta ca­sa, el con­duc­tor de te­le­vi­sión y ra­dio, José Miguel Vi­ñue­la.

A él le preo­cu­pa­ba es­pe­cial­men­te lo­grar esa flui­dez de tran­si­cio­nes en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior, apro­ve­char al má­xi­mo las vis­tas al jardín y al ce­rro y la se­gu­ri­dad y hermetismo de la ca­sa en re­la­ción a la ca­lle.

ES­TRA­TE­GIAS co­mo es­te pa­tio de luz ha­cen in­gre­sar el ex­te­rior al in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.