TE­NÍAN

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

una ca­sa fa­mi­liar de ve­ra­neo en Gua­na­que­ros. En reali­dad era un con­jun­to de ca­sas, ca­da uno te­nía la su­ya: el ma­ri­do de Clau­dia Yag­nam, sus tres her­ma­nos, sus pa­pás. Clau­dia lle­va cin­co años ca­sa­da con él y, a su vez, ca­da uno tie­ne hi­jos de un ma­tri­mo­nio an­te­rior. Pron­to sin­tie­ron que el lu­gar les que­da­ba chi­co.

El ma­ri­do de Clau­dia em­pe­zó la bús­que­da de un nue­vo lu­gar para to­dos y en­con­tró La Pun­ti­lla, no muy le­jos del que te­nían an­tes, pe­ro con con­di­cio­nes que no so­ña­ban tan cer­ca de La Se­re­na, don­de la fa­mi­lia vive la ma­yor par­te del tiem­po. “Se reunie­ron sie­te com­pra­do­res y ca­da uno tie­ne un te­rreno que es co­mo una es­pe­cie de co­rre­dor de la ca­rre­te­ra al mar. Mi ma­ri­do tie­ne un te­rreno más gran­de que pien­sa lo­tear. Para no­so­tros es­te se­rá nues­tro se­gun­do ve­rano aquí, en nues­tra ca­sa que, a di­fe­ren­cia de otras en las pro­xi­mi­da­des, trata de pa­sar lo más inad­ver­ti­da po­si­ble, de mi­me­ti­zar­se con el en­torno”, cuen­ta Clau­dia. Ella ha­bía vis­to en re­vis­tas ca­sas ne­gras de un pi­so que le en­can­ta­ban; eso y la in­fluen­cia de ca­sas que ha­bía vis­to en Ca­cha­gua y Mai­ten­ci­llo fue­ron los re­fe­ren­tes para lan­zar­se.

Jor­ge To­rre­jón es un ar­qui­tec­to de La Se­re­na y, al me­nos se­gún es­tos clien­tes fe­li­ces, tie­ne la ca­pa­ci­dad de es­cu­char los re­que­ri­mien­tos, aten­der a ellos, pe­ro tam­bién pro­po­ner las me­jo­res ma­ne­ras de lle­gar a ellos. Clau­dia se acuer­da de que se jun­ta­ban ca­si día por me­dio, pe­ro al fi­nal to­do va­lió la pe­na: “Son tres na­ves que ro­dean un quin­cho gran­de, con fo­gón y con pis­ci­na. La na­ve prin­ci­pal va ha­cia el mar y es la nues­tra con mi ma­ri­do; ahí te­ne­mos el li­ving y la co­ci­na. Los ni­ños tie­nen las na­ves la­te­ra­les, una com­ple­ta para el más gran­de y otra para los otros tres con pie­zas y ba­ños in­de­pen­dien­tes. Es co­mo una C ro­dean­do el quin­cho. La ma­yor gra­cia es que vi­vi­mos la ca­sa des­de atrás, es­ta­mos en la te­rra­za pe­ro el quin­cho es­tá pro­te­gi­do por el ven­ta­nal. Ya lo ha­bía­mos vi­vi­do en la otra ca­sa, con el quin­cho ha­cia la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.