LA HIS­TO­RIA,

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

co­mo Santiago Zo­lez­zi la co­no­ce y le gus­ta con­tar, co­mien­za en 1926, en un pue­bli­to ale­mán, con una re­ce­ta que sur­ge co­mo re­em­pla­zo al vino es­pu­man­te, que te­nía gran de­man­da pe­ro es­ca­sea­ba en el mo­men­to. En 1994 una com­pa­ñía cer­ve­ce­ra de Bavaria ob­tie­ne la re­ce­ta y la bau­ti­za Club Ma­te. Crea una ima­gen atrac­ti­va y la be­bi­da se vuel­ve po­pu­lar en un ni­cho. “Ha­bía caí­do el Mu­ro. Berlín fue re­for­ma­do. Se con­vir­tió en una ciu­dad ba­ra­ta pa­ra que la gen­te vol­vie­ra a re­po­blar­la. Era el ti­po de ciu­dad que atrae a los ar­tis­tas, los que crean las ten­den­cias. Ahí es­ta­ba Club Ma­te es­pe­ran­do por ellos”, di­ce Zo­lez­zi. En esos tres año que du­ró el em­pren­di­mien­to que lo ins­ta­ló en Berlín to­mó mu­cho Club Ma­te: “Pro­du­cen un mi­llón de bo­te­llas men­sua­les pa­ra el mer­ca­do ale­mán, un vo­lu­men al­tí­si­mo pa­ra un re­fres­co. En la ca­lle, en la no­che, de fies­ta o un res­tau­ran­te, la gen­te to­ma Club Ma­te. Me pa­re­ció muy cu­rio­so: no­so­tros en Chi­le ha­cién­do­nos bol­sa con las ener­gé­ti­cas, te­nien­do la cultura del ma­te tan po­ten­te al otro la­do de la cor­di­lle­ra, y los ale­ma­nes tan preo­cu­pa­dos de su mer­ca­do, lle­van­do yer­ba fres­ca pa­ra ha­cer un be­bi­da”. Ade­más de cu­rio­so le pa­re­ció un buen ne­go­cio traer la mar­ca a Chi­le. “¿Vis­te ‘The Fifth Sta­te’?”, pre­gun­ta Zo­lez­zi. “Es una pe­lí­cu­la so­bre Ju­lian As­san­ge, el fun­da­dor de Wi­ki­leaks. Él co­mien­za hac­kean­do en Berlín. Lo que él y su co­le­ga con­su­mían pa­ra pa­sar las no­ches des­pier­tos era Club Ma­te (que con­tie­ne 100 ml de ma­teí­na). Lo mis­mo pa­só con la es­ce­na tecno. Des­pués de la re­pre­sión Berlín so­lo que­ría bai­lar. Lle­ga­ron los pro­duc­to­res y los Dj, que vi­ven en otros ho­ra­rios, que no se pue­den ha­cer bol­sa to­man­do al­cohol to­do el tiem­po. Co­men­zó el au­ge de Club Ma­te”. El lu­gar de ope­ra­cio­nes de una mar­ca con esa iden­ti­dad no po­día ser con­ven­cio­nal. Ade­más de acer­car Club Ma­te a los chi­le­nos, pa­ra­le­la­men­te ahí se in­cur­sio­na­ría con la su­per­fru­ta, el açaí, ba­jo la mar­ca Zam­bo. “Ne­ce­si­tá­ba­mos (jun­to a su so­cio, To­más Spoe­rer) un lu­gar que apor­ta­ra a la crea­ti­vi­dad, que fue­ra acor­de a nues­tra reali­dad. Acu­di­mos a Re­pú­bli­ca Por­tá­til, un gru­po de ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res de Con­cep­ción. Siem­pre he­mos te­ni­do una re­la­ción de ami­gos con ellos. Vi­nie­ron, vie­ron el es­pa­cio y fue­ron los en­car­ga­dos de rea­li­zar la ma­que­ta. Lle­ga­mos a es­te es­pa­cio que ha lla­ma­do la aten­ción en dis­tin­tos me­dios de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño”, cuen­ta Zo­lez­zi. “En Re­pú­bli­ca Por­tá­til so­mos un equi­po de di­se­ña­do­res, ar­qui­tec­tos y au­dio­vi­sua­les que tra­ba­ja fuer­te en lo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio”, ex­pli­ca Cris­ti­na Ver­ga­ra, que es pu­bli­cis­ta y par­te del equi­po tam­bién. “Santiago y To­más se acer­ca­ron con es­te re­que­ri­mien­to y un gal­pón pe­la­do.

CON­CEP­TO LEC­TU­RA tex­to fal­so Itam aut ver­tius, que maios num is con­fi­ci on­ve­ru­dac­tum Rom­mor quiu­mu­rio es­se­nat is­quid in si­mo efe­nem pu­bit cio­ra ma­num prae con­lo­cum is se it. CON EX­CEP­CIÓN de las lám­pa­ras, com­pra­das en el Per­sa Bio­bío, to­do, des­de los ca­jo­nes a las puer­tas, fue fa­bri­ca­do pa­ra es­te es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.