MO­MEN­TO ME­GA

En di­ciem­bre pa­sa­do el ca­nal inau­gu­ró sus nue­vas ofi­ci­nas, en el mis­mo lu­gar y apro­ve­chan­do la es­truc­tu­ra ya exis­ten­te. Se re­mo­de­ló un edi­fi­cio de los años cua­ren­ta, se le dio mo­vi­mien­to y co­lor, siem­pre res­pe­tan­do sus ci­mien­tos de ca­rác­ter in­dus­trial.

La Tercera - Más Deco - - Espacios - Po­r_ MA­NUE­LA OVA­LLE pro­duc­ció­n_ OS­VAL­DO LU­CO fo­to­s_ JAI­ME PAL­MA

AN­TES

fue “Pi­tu­ca sin lu­cas”, aho­ra es “Po­bre ga­llo”. Su área dra­má­ti­ca es­tá que ar­de, su ma­ti­nal es el más exi­to­so de Chi­le, y al mis­mo tiem­po su no­ti­cia­rio en ho­ra­rio pri­me, Aho­ra No­ti­cias, pro­vo­ca uno que otro do­lor de ca­be­za a la com­pe­ten­cia. El ra­ting lo di­ce, Me­ga, el an­ti­guo Me­ga­vi­sión, no es el mis­mo, aho­ra es más po­ten­te, tie­ne más fuer­za, es el que ga­na. Y ese po­der lo de­mues­tra tam­bién con sus ofi­ci­nas ubi­ca­das en Vi­cu­ña Mac­ken­na, un nue­vo edi­fi­cio que usó las ba­ses de uno an­ti­guo edi­fi­ca­do en los años cua­ren­ta por Smith So­lar & Smith Mi­ller Ar­qui­tec­tos, y ba­jo el alero de la ar­qui­tec­tu­ra ra­cio­na­lis­ta. La ar­qui­tec­ta Pa­tri­cia Bur­nier –so­cia de la ofi­ci­na B+ B Ar­qui­tec­tu­ra y Mo­bi­lia­rio–, a car­go de la re­mo­de­la­ción, nos cuen­ta que lo más in­tere­san­te de to­do, y fue­ra de lo que les so­li­ci­tó Me­ga, era la ca­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca de la cons­truc­ción. “El edi­fi­cio, dé­ca­das atrás, era una in­dus­tria de Cris­ta­le­rías Chi­le y con­ta­ba con una es­truc­tu­ra muy apro­pia­da pa­ra dar­le un nue­vo uso. Es só­li­da, de hor­mi­gón y ace­ro, con for­mas más bien rec­tan­gu­la­res, es­pa­cios am­plios y al­tu­ras de pi­so a cie­lo muy bue­nas. To­do es­to nos per­mi­tió dar con es­pa­cios ex­ten­sos y ju­gar con las al­tu­ras, que era lo que ne­ce­si­tá­ba­mos”. La so­li­ci­tud de Me­ga era la re­or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios de to­do el ca­nal. En­ton­ces en es­te edi­fi­cio se re­ubi­ca­ron las áreas de pro­duc­ción y di­rec­ción eje­cu­ti­va. “Es­te edi­fi­cio se ado­sa ade­más, por el la­do orien­te, a la par­te de los es­tu­dios te­le­vi­si­vos, don­de se es­ta­ble­cie­ron los ca­ma­ri­nes, sa­las de ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría y to­dos los re­cin­tos que apo­yan a los es­tu­dios te­le­vi­si­vos. En­ton­ces el re­que­ri­mien­to era or­de­nar y apro­ve­char es­ta es­truc­tu­ra exis­ten­te que era ex­tra­or­di­na­ria”, co­men­ta Bur­nier.

LOS DE­TA­LLES

La ar­qui­tec­ta y su equi­po usa­ron la ba­se oc­to­go­nal del edi­fi­cio y res­ca­ta­ron el ace­ro y el hor­mi­gón. “To­das es­tas ofi­ci­nas tie­nen por el bor­de una es­truc­tu­ra oc­to­go­nal, y en el cen­tro de la plan­ta agre­ga­mos la cur­va y el co­lor, que es lo que da la sor­pre­sa, la irre­gu­la­ri­dad, da ori­gen a la crea­ti­vi­dad; nos sa­li­mos de la ar­qui­tec­tu­ra tan rígida co­mo es la exis­ten­te ra­cio­na­lis­ta. Por lo tan­to mez­cla­mos lo que ha­bía con lo que Me­ga pe­día, que eran es­pa­cios múl­ti­ples, que sir­vie­ran pa­ra va­rias fun­cio­nes, que die­ran po­si­bi­li­dad de crea­ti­vi­dad y en­cuen­tro con la gen­te. Tam­bién aquí agre­ga­mos la trans­pa­ren­cia: un 80% es­tá he­cho en ba­se a cris­tal, en­tre las di­vi­sio­nes de las ofi­ci­nas o los mue­bles, lo que per­mi­te ha­cer es­pa­cios trans­pa­ren­tes”, de­ta­lla la ex­per­ta. En el sec­tor de las ofi­ci­nas hay es­pa­cios pú­bli­cos que se com­par­ten, co­mo ca­fe­te­rías, sa­las de reunio­nes, es­ta­res y es­pa­cios que sir­ven de uso múl­ti­ple. Di­fe­ren­cias de al­tu­ra, las ins­ta­la­cio­nes con los duc­tos a la vis­ta, apo­yan el con­cep­to de trans­pa­ren­cia, y se re­fuer­za el ca­rác­ter in­dus­trial del edi­fi­cio. “En to­do el bor­de del

edi­fi­cio pri­vi­le­gia­mos la luz na­tu­ral, y los es­pa­cios que que­da­ran al cen­tro, co­mo las sa­las de reunio­nes y los es­ta­res, se re­for­za­ron con luz ar­ti­fi­cial”, ter­mi­na.

¿Y Me­ga es­tá con­ten­to con es­te nue­vo or­den? Nos con­tes­ta An­to­nio Escobar, di­rec­tor de ges­tión, a car­go del desa­rro­llo del nue­vo pro­yec­to de re­no­va­ción de Me­ga: “Si bien la es­truc­tu­ra era la mis­ma, por den­tro las con­di­cio­nes, an­tes de la re­mo­de­la­ción, eran bas­tan­te des­me­jo­ra­das. Ca­si to­do era pre­fa­bri­ca­do, se usa­ban ta­blo­nes, la gen­te tra­ba­ja­ba acá pe­ro en con­di­cio­nes peo­res a las de hoy. El sal­to a es­ta cons­truc­ción nos dio una sa­tis­fac­ción in­creí­ble. Y so­bre to­do en la dis­tri­bu­ción, la trans­pa­ren­cia in­te­gra. No­so­tros so­mos un ca­nal que tra­ba­ja de for­ma bien uni­da, no hay áreas se­pa­ra­das, es­tá to­do jun­to. Nos ve­mos las ca­ras, es­ta­mos siem­pre hom­bro con hom­bro, esa es la má­xi­ma del ca­nal, lo que que­re­mos trans­mi­tir”, fi­na­li­za.

LA AZO­TEA es el nue­vo es­pa­cio –an­tes en desuso– que to­dos agra­de­cen. Tie­ne vis­ta en 360° a los al­re­de­do­res; aquí fá­cil­men­te pue­den rea­li­zar­se even­tos y lan­za­mien­tos de nue­vos pro­gra­mas de TV.

EL ES­TU­DIO DE MORANDÉ CON COM­PA­ÑÍA mi­de 600 m2 y cu­bre 360°. Inau­gu­ra­do en fe­bre­ro, in­ten­ta es­ce­ni­fi­car el ba­rrio Con­cha y Toro y se ins­pi­ra en los tra­ba­jos de Broad­way.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.