Ca­sa Que­ma­da es un vi­ve­ro

Y A LA VEZ UN MUES­TRA­RIO DEL TRA­BA­JO QUE REA­LI­ZA PAI­SA­JIS­MO VER­TI­CAL. DE MA­NE­RA NA­TU­RAL, POR SU PO­TEN­CIAL, SE HA CON­VER­TI­DO EN ES­CE­NA­RIO PA­RA AR­TE, MÚ­SI­CA Y TEA­TRO.

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

ex­tra­ña mu­cho en­con­trar un vi­ve­ro acá, que no lo ten­ga­mos en el cam­po. Pe­ro es al­go que de­ci­di­mos muy cons­cien­te­men­te”, di­ce Ma­nuel. “Nos in­tere­sa la sus­ten­ta­bi­li­dad, el re­ci­cla­je, y par­ti­mos por ca­sa”, agre­ga Pe­dro. El ni­vel de in­ter­ven­ción so­bre es­ta ca­sa de 1850 es ca­si mí­ni­mo, se li­mi­tó a una lim­pie­za de es­com­bros y a li­be­rar es­pa­cio pa­ra los pro­pó­si­tos del vi­ve­ro. Man­cha­dos por los años y el fue­go, al­gu­nos re­cin­tos de la ca­sa ori­gi­nal pu­die­ron con­ser­var­se. Ese mis­mo toque ac­ci­den­tal los ha­ce úni­cos y su­gi­rió un uso dis­tin­to: “He­mos aco­gi­do va­rias ex­po­si­cio­nes de ar­te, obras de tea­tro y con­cier­tos. Han fun­cio­na­do muy bien. A la gen­te le ha gus­ta­do mu­cho el lu­gar. Que­da un po­co sor­pren­di­da por­que des­de la fa­cha­da no sos­pe­cha la mez­cla en­tre ver­de, ar­te y es­pa­cios ge­ne­ro­sos que hay den­tro”, di­ce Pe­dro. “Qui­si­mos abrir­lo, apor­tar a la co­mu­ni­dad y al ba­rrio. Uno lo ve des­trui­do pe­ro la idea es de­jar­lo en esas con­di­cio­nes, que la gen­te sien­ta que es­ta es una ca­sa si­nies­tra­da, que pa­só por una tra­ge­dia. De eso apa­re­ce un es­pa­cio don­de se ge­ne­ra cul­tu­ra, ar­te. Re­na­ce con una vi­da di­fe­ren­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.