ELLA ES DI­SE­ÑA­DO­RA GRÁ­FI­CA Y ÉL, PE­RIO­DIS­TA;

SIEM­PRE COM­PRAN PÓS­TERS Y LI­BROS DE AR­TE Y DI­SE­ÑO EN SUS VIA­JES.

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

FLO­REN­CIA

Gar­cía de la Huer­ta se acuer­da de que fue una ma­ña­na en pleno in­vierno, que sa­lía ‘hu­mi­to’ por su bo­ca mien­tras es­pe­ra­ba que le mos­tra­ran la ca­sa. Su tía –que vi­vía en la de al la­do– fue quien le con­tó que es­ta­ba a la ven­ta y cuan­do lle­gó, la due­ña le ex­pli­có que ne­ce­si­ta­ba ven­der­la rá­pi­do pa­ra pa­gar un asi­lo a su ma­dre en­fer­ma. “La se­ño­ra abrió las per­sia­nas y en­tró una luz pre­cio­sa al living. Me enamo­ré de la ca­sa al­ti­ro. Sa­bía que ha­bía va­rios ve­ci­nos in­tere­sa­dos y, más en­ci­ma, te­nía­mos me­nos pla­ta de la que pe­dían. Di­je ‘mier­da, ¿qué ha­go?, me la ten­go que ju­gar, me la voy a per­der’. Hu­bo un mi­nu­to en que re­nun­cié. Pe­ro la se­ño­ra nos amó, a mí y a mi ma­ri­do. Nos lla­mó y nos di­jo que que­ría que nos que­dá­ra­mos con la ca­sa, que ha­bía si­do de su ma­dre y lo más im­por­tan­te pa­ra ella era que ter­mi­na­ra en bue­nas ma­nos”, re­cuer­da Flo­ren­cia. Han pa­sa­do cer­ca de cua­tro años des­de esa fría ma­ña­na, y en ese tiem­po Flo­ren­cia y su ma­ri­do han de­mos­tra­do qué tan bue­nas ma­nos eran. Si es­ta ca­sa Ley Pe­rei­ra de dos pi­sos –par­te de una pe­que­ña vi­lla cons­trui­da pa­ra em­plea­dos de Aguas An­di­nas en los 40– ya te­nía en­can­to, ellos su­pie­ron có­mo ele­var­lo, có­mo ha­cer que las di­men­sio­nes fue­ran lo de me­nos. A Flo­ren­cia le gus­ta de­cir que es su ca­si­ta, “co­mo chi­qui­ti­ta, co­mo de mu­ñe­cas”. El pa­pá de ella es ar­qui­tec­to y los ayu­dó con la re­mo­de­la­ción. Con­sis­tió bá­si­ca­men­te en am­pliar la co­ci­na, reha­cer la te­rra­za y de­rri­bar al­gu­nos mu­ros pa­ra ga­nar más es­pa­cio. “Mi pa­pá siem­pre re­mar­có que algunas ca­sas no ame­ri­tan tan­to arre­glo, que ha­cer­lo es ir con­tra su na­tu­ra­le­za. Es­ta ca­sa es muy sen­ci­lla y par­ti­mos de esa ba­se. No hi­ci­mos na­da que trai­cio­na­ra esa cua­li­dad”. El mo­bi­lia­rio se fue com­ple­tan­do con mu­cho bus­car y re­bus­car. “La ca­sa se de­mo­ró seis me­ses en es­tar lis­ta. Du­ran­te ese tiem­po fui a to­das las fe­rias y subas­tas que pu­de. Fui co­lec­cio­nan­do co­si­tas. Com­pré un par de ob­je­tos nue­vos, pe­ro son los me­nos. La ma­yo­ría vi­nie­ron del Per­sa Bio­bío. Hay tam­bién del Par­que los Re­yes, pe­ro no son mu­chos por­que es más ca­ro”, se ríe Flo­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.