Una ma­ña­na en el mu­seo

La Tercera - Más Deco - - Viaje Al Patrimonio - po­r_ FRANCISCA JI­MÉ­NEZ

Jun­to a su pro­pio di­rec­tor, Clau­dio Gó­mez, re­co­rri­mos el Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral. Yo, que so­lo ima­gi­na­ba ver hue­sos de di­no­sau­rios, me sor­pren­dí al ob­ser­var ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos, ani­ma­les em­bal­sa­ma­dos, ejem­pla­res bo­tá­ni­cos, en­tre otros. Se­gún su di­rec­tor, “es­te mu­seo tie­ne co­lec­cio­nes de an­tro­po­lo­gía al es­ti­lo de los mu­seos de his­to­ria na­tu­ral co­mo los de Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses. Es­ta área se com­po­ne de ar­queo­lo­gía, et­no­lo­gía y bio­an­tro­po­lo­gía”, ex­pli­ca mien­tras in­di­ca unos de­pó­si­tos con far­dos fu­ne­ra­rios ata­ca­me­ños. El je­fe del área de an­tro­po­lo­gía, Ru­bén Steh­berg, quien ade­más ha es­ta­do a car­go de la in­ves­ti­ga­ción “Ma­po­cho In­cai­co” –que es­ta­ble­ce que San­tia­go ha­bría si­do fundado so­bre res­tos ur­ba­nos de esa ci­vi­li­za­ción–, nos mues­tra el mi­nu­cio­so tra­ba­jo que rea­li­za su equipo en me­sas es­pe­cia­les pa­ra el ca­tas­tro de an­ti­guas pie­zas ar­queo­ló­gi­cas. Es­to, pa­ra lue­go pa­sar a ver uno de los más gran­des te­so­ros del mu­seo: el Ni­ño del Plo­mo. De­bo de­cir que me emo­cio­nó ver su cuer­po lio­fi­li­za­do en tan per­fec­to es­ta­do pe­ro, a la vez, de una fra­gi­li­dad ab­so­lu­ta. Gó­mez co­men­ta que por un te­ma de con­ser­va­ción ha­ce ya va­rios años que el ni­ño no se ex­hi­be a pú­bli­co (exis­te una ré­pli­ca que se mues­tra), pe­ro que pa­ra cier­tas fe­chas co­mo el In­ti Ray­mi (24 de ju­nio, día en que los pue­blos an­di­nos ce­le­bran el solsticio de in­vierno), in­vi­tan a algunas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas a vi­si­tar­lo pa­ra rea­li­zar ce­re­mo­nias en su ho­nor. Pa­sé de es­ta ex­pe­rien­cia a otra más mi­le­na­ria aun: pu­de to­car un hue­so de un an­ti­guo di­no­sau­rio. El pro­pio je­fe del área de pa­leon­to­lo­gía, Da­vid Ru­bi­lar, nos ha­bló del re­cien­te­men­te des­cu­bier­to Chi­le­sau­rio, de más de 147 mi­llo­nes de años. Pe­ro tam­bién vi res­tos de mas­to­don­tes y otros ani­ma­les ex­tin­tos. Fi­nal­men­te fue el turno de la sec­ción de zoo­lo­gía. Jhoann Can­to, cu­ra­dor del área, nos hi­zo un re­co­rri­do por sus ex­ten­sas co­lec­cio­nes con ma­mí­fe­ros, rep­ti­les, aves, en­tre otros. Más allá de los ani­ma­les em­bal­sa­ma­dos, lo que más me lla­mó la aten­ción fue­ron los ejem­pla­res in­cau­ta­dos por la PDI que lle­gan a pa­rar a una pe­que­ña ha­bi­ta­ción del mu­seo. Ce­bras, pa­tas de oso con­ver­ti­das en ce­ni­ce­ros, za­pa­tos con­fec­cio­na­dos en piel de ser­pien­te, igua­nas con­ver­ti­das en sou­ve­nirs, en­tre otros, son par­te de es­ta bo­de­ga que des­gra­cia­da­men­te cre­ce y cre­ce día a día. “Es­ta la­bor de pre­ven­ción del trá­fi­co ilí­ci­to de es­pe­cies ani­ma­les es tam­bién par­te de nues­tro tra­ba­jo”, in­di­ca el di­rec­tor del mu­seo. Fi­na­li­za­mos nues­tro re­co­rri­do vien­do, des­de el se­gun­do pi­so, otro de los gran­des atrac­ti­vos: el es­que­le­to de la ba­lle­na Gre­ta (cu­yo nom­bre sur­ge en ho­nor a la an­ti­gua in­ves­ti­ga­do­ra y di­rec­to­ra del mu­seo Gre­te Mostny). Al sa­lir del edi­fi­cio pien­so en el gran tra­ba­jo que rea­li­za el equipo del mu­seo y lo im­por­tan­te que es apo­yar co­mo ciu­da­da­nos la la­bor edu­ca­ti­va y de res­ca­te pa­tri­mo­nial e his­tó­ri­co que lle­va a ca­bo.

MÁS IN­FOR­MA­CIÓN EN W MNHN.CL

El Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral es el más an­ti­guo de Chi­le y uno de los más año­sos de Su­da­mé­ri­ca. Fue fun­da­do en 1830 y en 1876 lle­ga al ac­tual edi­fi­cio que fue cons­trui­do pa­ra la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Santiago –en la Quin­ta Nor­mal–, el que...

Re­gión Me­tro­po­li­ta­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.