El fu­tu­ro es apo­ca­líp­ti­co

¿Va­ti­ci­nio? ¿Pro­vo­ca­ción? ¿Ver­dad? Víc­tor Cas­ti­llo re­tra­ta con su ar­te una reali­dad que en­ca­ra al ca­pi­ta­lis­mo ba­jo una mi­ra­da in­ter­na al vi­vir en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. “Co­noz­co el mons­truo des­de aden­tro”, di­ce a 12 años de de­jar Chi­le y es­tar ex­po­niend

La Tercera - Más Deco - - Arte - po­r_ SO­LE­DAD GAR­CÍA-HUI­DO­BRO re­tra­to_ JAI­ME PAL­MA fo­to­s_ AGRA­DE­CI­MIEN­TOS VÍC­TOR CAS­TI­LLO

La ac­ti­tud de Víc­tor Cas­ti­llo des­ti­la ma­du­rez. El ar­tis­ta que de­jó Chi­le en 2004 pa­ra par­tir a Bar­ce­lo­na lle­ga só­li­do es­te año a ex­po­ner lo que se­rá su se­gun­da mues­tra in­di­vi­dual en Isabel Cro­xat­to Galería, lla­ma­da Hollywood Dreams. Des­de aquí ha­bla de su fir­me mo­vi­da in­ter­na­cio­nal den­tro de un ca­mino con­tun­den­te acom­pa­ña­do de sos­te­ni­dos éxi­tos. En Bar­ce­lo­na, ade­más de sen­tir­se li­bre, en­con­tró una pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal li­de­ra­da por la em­ble­má­ti­ca Galería Igua­pop, don­de se hi­zo ami­go de al­gu­nos gra­fi­te­ros lo­ca­les co­mo Miss Van y Bo­ris Hop­pek, en­tre va­rios más de quie­nes apren­dió el sig­ni­fi­ca­do de te­ner un se­llo, “al­go que no se usa mu­cho en Chi­le, don­de el ar­te con­cep­tual es muy teó­ri­co, don­de al fi­nal la ima­gen pa­sa a se­gun­do plano y es di­fí­cil te­ner un se­llo si no hay ima­gen”, ex­pli­ca. Es­tar en la ciu­dad ca­ta­la­na le per­mi­tió pro­yec­tar y nu­trir su tra­ba­jo. Allí co­men­zó a re­co­rrer y ex­po­ner en dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa. En un mo­men­to el dia­rio El País hi­zo una en­tre­vis­ta a pá­gi­na com­ple­ta de su tra­ba­jo, ca­ta­lo­gán­do­lo co­mo par­te del mo­vi­mien­to ‘low­brow’ de Ca­li­for­nia. Des­de en­ton­ces se le con­si­de­ra uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes de es­ta co­rrien­te. Pe­ro el gran di­fe­ren­cia­dor de Víc­tor Cas­ti­llo en su obra, es­pe­cí­fi­ca­men­te la que vie­ne tra­ba­jan­do es­te úl­ti­mo año con Born in ’73, des­de don­de se des­pren­de lo que es­tá ex­hi­bien­do aho­ra, es que na­ce ba­jo el mis­mo con­cep­to, “es to­mar el he­cho de que na­cí el 73 co­mo fe­cha em­ble­má­ti­ca, en­ton­ces hay mu­cha ima­gen me­ta­fó­ri­ca so­bre el abu­so de po­der, hay una crí­ti­ca al ca­pi­ta­lis­mo que es una cons­tan­te en mi tra­ba­jo”, di­ce. El año 73, año de su na­ci­mien­to, en Chi­le se ins­ta­la la dic­ta­du­ra co­man­da­da por Pi­no­chet, la que im­plan­ta­ría y desa­rro­lla­ría un mo­de­lo eco­nó­mi­co que ac­tual­men­te se im­po­ne de for­ma glo­bal. “El low­brow y el su­rrea­lis­mo pop son de mu­cha fan- ta­sía, sue­ños, sin mu­cho tras­fon­do po­lí­ti­co; en cam­bio en mi tra­ba­jo sí hay un tras­fon­do po­lí­ti­co, ahí es don­de me se­pa­ro de mis com­pa­ñe­ros in­ter­na­cio­na­les y es por la car­ga que trai­go; no pue­do des­pren­der­me de mi ex­pe­rien­cia, de mi bio­gra­fía. Yo in­ten­to crear un ima­gi­na­rio y con­tar historias que no sean so­la­men­te de mí sino que de to­dos. Y es­tá fun­cio­nan­do, cual­quier per­so­na que vea mi tra­ba­jo en cual­quier lu­gar se iden­ti­fi­ca por­que lo en­tien­de. To­dos sen­ti­mos y ne­ce­si­ta­mos las mis­mas co­sas, por eso tra­to de ser uni­ver­sal, co­mo los cuen­tos”, ex­pli­ca. Ha­ce seis años se mu­dó a Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, don­de se con­so­li­dó co­mo ar­tis­ta in­ter­na­cio­nal y co­men­zó a co­no­cer y a ex­po­ner jun­to a sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en to­do el mun­do. Así, ya cuen­ta el es­tar jun­to a gran­des co­mo Ro­bert Crumb, Da­vid LaCha­pe­lle, Ron En­glish, She­pard Fai­rey (Obey), Olek, Ray Cae­sar, Mark Ry­den, Kim Gor­don (So­nic Youth), Ma­xi­me Reality (The Pro­digy), Gary Ba­se­man, Tim Bis­kup, Manuel Ocam­po, Jun­ko Mizuno, Ta­ra

HOLLY­WOOD DREAMS III. Acrí­li­co en im­pre­sión, 51x33 cm, 2016.

YOU MA­KE THE MOON UNNECESSARY (TO ME). Acrí­li­co en te­la, 153 x 96 cm, 2015-16.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.