A tus pies

La Tercera - Más Deco - - Buscador - PIN­TE­REST.COM/ AN­TO­NIA MO­RO @ANTONIAMOROW

Des­de que vi­vi­mos en el sur y los za­pa­tos es­ta­ban ca­si siem­pre em­ba­rra­dos y mo­ja­dos de tan­ta llu­via que que­da­mos con la cos­tum­bre de sa­car­los al mo­men­to de en­trar a una ca­sa y que­dar des­cal­zos o en pan­tu­flas. Así es­tá­ba­mos con mis hi­jos a los mi­nu­tos de ha­ber lle­ga­do a la ca­sa de una ami­ga que vi­si­ta­mos por un par de días, cuan­do al ra­to co­men­cé a no­tar que en es­ta ca­sa al­go es­pe­cial pa­sa­ba ba­jo los pies: to­das las al­fom­bras eran in­creí­ble­men­te mu­lli­das y sua­ves y es­ta­ban plan­tea­das de mo­do que tú cir­cu­la­ras pu­dien­do pa­sar de una a otra ca­si sin pi­sar el pi­so de ma­de­ra. Al ra­to mis hi­jos co­men­za­ron a ti­rar­se de gua­ta por la es­ca­le­ra, fas­ci­na­dos con que no do­lía ha­cer­lo... la al­fom­bra pues­ta al cen­tro co­mo ca­mino era la más sua­ve y blan­da de to­das las que pi­sé ja­más; di­cho por la due­ña de ca­sa, “pa­ra no ra­biar cuan­do al­go se le que­da­ba o arri­ba o aba­jo”. Con­vir­tien­do el aca­rreo de co­sas en un ma­sa­je de pies. No he po­di­do sa­car­me de la ca­be­za la sen­sa­ción de ir su­bien­do y no que­rer que se aca­be nun­ca, y pen­sar en ca­da es­ca­lón que “es­to lo ten­go que po­ner en mi ca­sa”. Tam­bién me ma­ra­vi­llé con la li­ber­tad con la que es­ta fa­mi­lia con­ta­ba cuán im­por­tan­tes eran las tex­tu­ras en los pies y có­mo les des­agra­da­ba pi­sar un pi­so frío y du­ro; te­nían cla­ro lo que que­rían y la im­por­tan­cia de vi­vir el es­pa­cio pro­pio con las pro­pias sa­tis­fac­cio­nes co­mo prio­ri­dad, sin im­por­tar si es­tá co­rrec­ta­men­te de­co­ra­do o no. Vol­ví a mi ca­sa abier­ta a bus­car la ma­ne­ra de lo­grar ca­mi­nar so­bre nu­bes, y me en­con­tré con el pri­mer obs­tácu­lo: mi pe­rro enor­me que duer­me y vi­ve den­tro; mi hi­jo en­tu­sias­ma­dí­si­mo con la es­ca­le­ra res­ba­lín su­gi­rió po­ner­le pan­tu­flas, pe­ro creo que se­gui­ré con la idea de una de co­lor ca­fe­ci­to cla­ro que no acu­se tan­to la su­cie­dad y lim­piar­la con fre­cuen­cia y amor; no hay mo­ti­vo prác­ti­co al­guno que se in­ter­pon­drá en­tre aque­lla sen­sa­ción y mi es­ca­le­ra. Pa­ra ins­pi­rar­se: www.das­han­dal­bert.com, y si ya es im­po­si­ble de re­pli­car, las pan­tu­flas que lo­gran el más pa­re­ci­do efec­to, en www.chi­lo­tes­hoes.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.