EL EQUI­PO

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

de Dos Alas Agen­cies –30 per­so­nas más sus 3 so­cios– se mu­dó a una ca­sa a dos cua­dras de la que iban a re­mo­de­lar. Es­ta­ban amon­to­na­dos, pe­ro va­lía la pe­na la es­pe­ra. Pron­to se cam­bia­rían al mis­mo lu­gar de an­tes, pe­ro con una nue­va piel, una que re­fle­ja­ría la evo­lu­ción cor­po­ra­ti­va de la em­pre­sa –se di­vi­de en 4 áreas, una de ellas de­di­ca­da ex­pre­sa­men­te a las co­mu­ni­ca­cio­nes–, y aco­ge­ría el am­bien­te jo­ven y au­daz de su ADN. “So­mos una em­pre­sa de per­so­nas, de co­mu­ni­ca­ción, que to­do ra­di­ca en los ta­len­tos de quie­nes tra­ba­jan acá, man­te­nien­do un tra­ba­jo su­per­co­la­bo­ra­ti­vo en­tre los dis­tin­tos equi­pos; bus­ca­mos em­po­de­rar a las per­so­nas que lle­gan con ideas nue­vas. So­mos una em­pre­sa ver­sá­til, en­fo­ca­da prin­ci­pal­men­te en con­tar bue­nas no­ti­cias y bue­nas his­to­rias. En el mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes hay agen­cias que se de­di­can prác­ti­ca­men­te a las cri­sis. Nues­tro fo­co, en cam­bio, es es­tar siem­pre en las co­sas que bri­llan, por eso la fra­se en la en­tra­da, haz­lo bri­llar, en­ton­ces el lu­gar que te­nía­mos que ge­ne­rar pa­ra la gen­te es al­go que te ins­pi­re a eso, a bri­llar. Des­de es­te pun­to de vis­ta la luz na­tu­ral tie­ne una ra­zón de ser, los es­pa­cios in­ter­co­nec­ta­dos tam­bién, hay una ca­li­dez en el lu­gar que tie­ne una ra­zón de ser. El am­bien­te con­tie­ne y nos ins­pi­ra a con­tar his­to­rias y ge­ne­rar bue­nas no­ti­cias, a ser crea­ti­vos. El tra­ba­jo es in­ten­so, y es­te am­bien­te te ha­ce ha­cer que esa car­ga sea mu­cho más lle­va­de­ra”, ex­pli­ca Max Cam­pino, di­rec­tor de es­tra­te­gia y pla­ni­fi­ca­ción. Fue en­ton­ces que, en ma­nos del ar­qui­tec­to Jo­sé An­to­nio So­ro­lla, to­do sa­lió co­mo lo pen­sa­ron. Mu­cha luz na­tu­ral, mu­chos tra­ga­lu­ces. En cuan­to a ma­te­ria­les se op­tó por aque­llos no­bles co­mo la ma­de­ra en puer­tas y en vi­gas. Los mu­ros son blan­cos, y un de­ta­lle im­por­tan­te, siem­pre se hue­le el aro­ma de las flo­res. Qui­sie­ron dar ca­bi­da a la trans­pa­ren­cia tan­to en los lu­ga­res de tra­ba­jo co­mo en la sa­la de reunión prin­ci­pal, don­de efec­ti­va­men­te to­do es trans­pa­ren­te. “Los es­pa­cios se in­te­gran unos con otros, se in­ter­co­nec­tan, to­do flu­ye, aun­que sean di­fe­ren­tes en­tre sí”, ter­mi­na Luis Be­lloc­chio, di­rec­tor ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.