DES­DE EL 30 DE JU­NIO

SE PO­DRÁ VISITAR LA MUES­TRA DE VES­PA EN EL MU­SEO DE LA CIEN­CIA EN MI­LÁN PA­RA VER AL­GU­NOS DE SUS MO­DE­LOS MÁS AMADOS Y EX­TRA­ÑOS. EL MU­SEO PIAG­GIO, A SU VEZ, PRE­SEN­TÓ “EN VIA­JE CON VES­PA” PA­RA CE­LE­BRAR SUS 70 AÑOS.

La Tercera - Más Deco - - Aniversario -

¿Qué tie­ne la Ves­pa que en­can­ta? Des­de su de­but con ca­si 2.500 uni­da­des de la Ves­pa 98, son más de 150 mo­de­los y va­ria­cio­nes so­bre un mis­mo te­ma las que ha crea­do Piag­gio: una fi­gu­ra ado­ra­ble de pres­ta­cio­nes téc­ni­cas idea­les pa­ra mo­ver­se en la ciu­dad… y en la vi­da. La pri­me­ra Ves­pa, la avis­pa, apo­da­da así por su si­lue­ta acin­tu­ra­da, te­nía la gra­cia de ser un vehícu­lo pe­que­ño a buen pre­cio y fá­cil de ma­ne­jar por sus cam­bios ins­ta­la­dos en el ma­nu­brio y no en los pe­da­les, co­mo las motos. La in­no­va­do­ra po­si­ción que adop­ta el pi­lo­to en es­te di­se­ño, subido y no mon­ta­do en el scoo­ter, lo de­ja­ba pro­te­gi­do de en­su­ciar­se las pier­nas, res­guar­da­do del vien­to –gra­cias a la pro­tec­ción de­lan­te­ra–, pa­ra via­jar có­mo­da­men­te, se­gu­ro y con es­ti­lo. Pa­la­bras cla­ve de la mar­ca que en los 50 y 60 se vuel­ve un ícono de una for­ma de vi­da ‘a la ita­lia­na’.

NA­CE UNA ES­TRE­LLA

Des­pués de la gue­rra, la Piag­gio –de­di­ca­da en un prin­ci­pio a la pro­duc­ción de mo­to­res y ca­rro­zas fe­rro­via­rias y lue­go a la ae­ro­náu­ti­ca du­ran­te el con­flic­to– se rein­ven­ta. Ya no más avio­nes, aho­ra la ne­ce­si­dad era có­mo se mo­ve­rían las per­so­nas en la Ita­lia del do­po gue­rra. La res­pues­ta fue la Ves­pa 98, un pro­duc­to ba­ra­to, de pro­duc­ción ma­si­va y de look encantador que cau­ti­va co­mo to­das sus her­ma­nas has­ta hoy. Te­nía 98 cc y en su ver­sión de lu­jo neu­má­ti­cos con guar­da blan­ca y cuen­ta­ki­ló­me­tros. Le se­gui­rá la 125, la

que vol­ve­rá fa­mo­sa a la fa­mi­lia en los años 50, y de ahí en ade­lan­te los mo­de­los se su­ce­de­rán in­can­sa­bles, co­mo la PX de los años 70 –la de ma­yor éxi­to– y aún en pro­duc­ción con sus 125 y 150 cc.; ver­sio­nes de­por­ti­vas, scoo­ters ex­clu­si­vos o ra­re­zas, co­mo el por­ta­ba­zoo­kas pa­ra el ejér­ci­to fran­cés o la mí­ti­ca Ape, la abe­ji­ta, mo­to-fur­gón de 3 rue­das que evo­lu­cio­na de la Ves­pa y que to­da­vía se ve ma­nio­bran­do há­bil por las es­tre­chas ca­lles de Ita­lia. Más allá de ci­lin­dros, mo­to­res de 4 tiem­pos o ba­jos ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción y aho­rro de com­bus­ti­ble que os­ten­ta por es­tos días, la avis­pa en­can­ta por su look y por lo que re­pre­sen­ta. No se pa­re­ce pa­ra na­da a los scoo­ters ma­si­vos, ni co­mi­da a do­mi­ci­lio ni co­rreo. Ella con­ser­va su ai­re clá- si­co cin­cuen­tón, de lí­neas cui­da­das y ele­gan­tes. Es si­nó­ni­mo de li­ber­tad, ju­ven­tud y ale­gría de vivir. Así ha si­do des­de que el ci­ne y la pu­bli­ci­dad la ca­ta­pul­ta­ron al mun­do en­te­ro en los 50. Au­drey Hepburn se es­ca­pa por un día de su as­fi­xian­te rol de prin­ce­sa y des­cu­bre Ro­ma y el amor en una Ves­pa con Gre­gory Peck. Ju­de Law o Ni­co­le Kid­man atra­vie­san so­li­ta­rios e in­de­pen­dien­tes Nue­va York en sus Ves­pas, en “Al­fie” y “La intérprete”, y Ju­lia Ro­berts se to­ma de la cin­tu­ra de Tom Hanks en “Larry Crow­ne”, en un bo­ni­to fi­nal de una his­to­ria de amor. Por eso en­can­ta la Ves­pa a to­do el mun­do. Nos re­cuer­da el go­ce de vivir lo sim­ple: sen­tir el vien­to en la ca­ra, amar y des­cu­brir el mun­do a 60 ki­ló­me­tros por ho­ra.

LI­BER­TAD, VIA­JE Y JU­VEN­TUD: Los afi­ches pu­bli­ci­ta­rios de 1946 y 1949, ya pro­yec­tan los va­lo­res que bus­ca trans­mi­tir Ves­pa has­ta hoy.

ARRI­BA: la Ves­pa 125 U, de las más bus­ca­das por los co­lec­cio­nis­tas, por pri­me­ra vez si­túa el fo­co so­bre el ma­nu­brio. ABA­JO, la Si­lu­ro 0585

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.