TERESA

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

Sar­mien­to y Ni­co­lás To­vo, dos jó­ve­nes ar­qui­tec­tos de re­nom­bre, tar­da­ron dos años en en­con­trar un tran­qui­lo pa­sa­je en el ba­rrio por­te­ño de Ca­ba­lli­to para edi­fi­car su vi­vien­da. “Que­ría­mos vi­vir en la ciu­dad, pe­ro ro­dea­dos de ver­de y con es­ta sen­sa­ción de tran­qui­li­dad que ex­pe­ri­men­ta­mos ca­da vez que lle­ga­mos a ca­sa”, ex­pli­can, y cuen­tan que por tal mo­ti­vo idea­ron la ca­sa des­de la ló­gi­ca ára­be del mu­ro que se­pa­ra lo pri­va­do de lo pú­bli­co y es­con­de un oa­sis ines­pe­ra­do en su in­te­rior: “Para no­so­tros era muy im­por­tan­te res­pe­tar el desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co del ba­rrio, y la ta­pia, ape­nas blan­quea­da con cal, tie­ne la do­ble fun­ción de es­con­der la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa –con nues­tra vi­da allí aden­tro– y de res­pe­tar el en­torno”, ex­pli­can, y agre­gan que es lo úni­co que con­ser­va­ron de la an­ti­gua ca­sa de­mo­li­da en 2011. Par­tien­do de es­te fun­da­men­to, con­ju­ga­ron es­pa­cios y ma­te­ria­les para com­po­ner una ca­sa esen­cial­men­te abier­ta al ex­te­rior. En ella, dos pa­tios –uno de­lan­te­ro y otro tra­se­ro– ope­ran co­mo am­bien­tes sin te­cho y ve­ge­ta­dos para de­fi­nir al li­ving-co­ci­na-co­me­dor in­te­gra­do: un es­pa­cio diá­fano, de ape­nas 40 me­tros dis­tri­bui­dos con maes­tría, que fun­cio­na co­mo nú­cleo cen­tral de la vi­vien­da. El res­to de los es­pa­cios (el es­tu­dio de Teresa en el sub­sue­lo, los dos cuar­tos en el se­gun­do pi­so), tal co­mo es­te nú­cleo dis­tri­bui­dor, son esen­cial­men­te fle­xi­bles y ad­mi­ten la per­ma­nen­te mu­ta­ción de la vi­vien­da: “Cam­bia­mos mu­cho el mo­bi­lia­rio, ya que pro­ba­mos pro­to­ti­pos de NET, pe­ro tam­bién ge­ne­ra­mos es­pa­cios nue­vos que tie­nen que ver con el cre­ci­mien­to fa­mi­liar”, cuen­ta Teresa, al tiem­po que se­ña­la el ter­cer pi­so que al­ber­ga­rá la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal en un fu­tu­ro cer­cano. An­te la pre­gun­ta, con­fie­san que la cons­truc­ción de la Ca­sa Cla­ra se lle­vó a ca­bo con un pre­su­pues­to aus­te­ro y apro­ve­chan­do los me­dios que te­nían a mano por sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos: Ni­co­lás es so­cio de NET, un re­co­no­ci­do es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra, que ade­más fa­bri­ca mue­bles de ma­de­ra, y Teresa es co­due­ña de Sar­mien­to, una mar­ca que uti­li­za el des­car­te de NET para cons­truir ob­je­tos de ma­de­ra, y de PAR, su es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra y pai­sa­jis­mo. De es­te mo­do, uti­li­za­ron ma­de­ra de re-uso para re­ves­ti­mien­tos y di­vi­sio­nes, es­truc­tu­ras me­tá­li­cas sin apo­yos in­ter­me­dios, lo­sas mix­tas y aber­tu­ras de hie­rro es­truc­tu­ral –ape­nas bar­ni­za­das para pro­te­ger­las del óxi­do–. Por su par­te, la ve­ge­ta­ción que re­cu­bre los pa­tios fue tra­ta­da co­mo ma­te­rial es­truc­tu­ral y cons­truc­ti­vo de la vi­vien­da; su con­di­ción de au­tóc­to­na ayuda a ge­ne­rar un ba­jo man­te­ni­mien­to de los es­pa­cios ex­te­rio­res, ade­más de atraer la fau­na lo­cal en to­das sus va­rian­tes. “Me es­pe­cia­li­cé en pai­sa­jis­mo en Bar­ce­lo­na, por lo que los pa­tios eran muy im­por­tan­tes para mí: en el de­lan­te­ro di­se­ñé un jar­dín de sal­vias y en el de atrás co­lo­qué dis­tin­tas va­rie­da­des de he­le­chos. Co­mo to­das las plan­tas son au­tóc­to­nas vi­vi­mos ro­dea­dos de pá­ja­ros, ma­ri­po­sas y co­li­bríes”, con­clu­ye Teresa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.