HA­CE

La Tercera - Más Deco - - Espacios - COLOMBALIVING.COM

po­co me­nos de 1 año que Marcela Her­nán­dez em­pe­zó una nueva vi­da. Se cam­bió de ca­sa, a un lu­gar lim­pio, sua­ve, blan­co, pro­fun­do. En el mis­mo lu­gar tie­ne el show­room de la tien­da que abrió en 1982, Colomba, un espejo de lo que es ella. Nos abrió las puer­tas ves­ti­da de lino, na­tu­ral, con su pe­lo ca­no­so que de­ja en­tre­ver la sa­bi­du­ría del tiem­po. Lin­da. Lin­da tam­bién su ca­sa, un es­pa­cio re­mo­de­la­do con as­tu­cia don­de so­lo tie­ne lo pre­ci­so, fun­cio­nal, prác­ti­co, con los ele­men­tos jus­tos y mu­chí­si­mo blan­co. “Es que pa­ra mí es­to es un es­ti­lo de vi­da, es un to­do, que con­lle­va los olo­res, la mú­si­ca, las te­las, lo que co­mes… Em­pe­cé en el 82 con mi mar­ca de ro­pa, Colomba, bas­tan­te van­guar­dis­ta pa­ra la épo­ca, to­do li­nos y te­las na­tu­ra­les. Lue­go vino el re­tail y en­cau­cé mi ne­go­cio a la de­co­ra­ción, to­do pa­ra la ca­sa, ahí pa­só a lla­mar­se Colomba Living. ¿Mi es­ti­lo? Aho­ra es ten­den­cia, pe­ro des­de siem­pre he te­ni­do el afán de tra­ba­jar con te­las na­tu­ra­les, no me gus­ta lo desecha­ble sino to­do lo con­tra­rio. Siem­pre lino y al­go­do­nes traí­dos de Ita­lia. Ten­go lí­nea de ca­ma, de me­sa, fun­das pa­ra los so­fás, cor­ti­nas, co­ji­ne­ría, man­te­le­ría, y tam­bién ha­go pro­yec­tos com­ple­tos”, co­men­ta Marcela. Marcela nos mues­tra su ca­sa, que re­mo­de­ló ha­ce me­nos de 1 año. Nos di­ce que el lu­gar an­tes era co­mo una cue­va, en­ton­ces abrió ven­ta­nas, cam­bió pi­sos, pin­tó, lim­pió… so­lo de­jó la es­ca­le­ra que con­du­ce a la se­gun­da plan­ta, una de ti­po ca­ra­col, que le otor­ga mo­vi­mien­to al es­pa­cio. Los so­fás es­tán cu­bier­tos por fun­das de lino, las si­llas tam­bién, to­das he­chas por ella. To­do es bien mo­no­cro­má­ti­co, en­tre blan­cos, gri­ses y sus ma­ti­ces. De­ci­dió ins­ta­lar un mue­ble pa­ra la te­le­vi­sión en un rin­cón del living que no mo­les­ta, apor­ta. “Mi ins­pi­ra­ción es bas­tan­te nór­di­ca y mi­ni­ma­lis­ta, pe­ro no des­de una co­sa téc­ni­ca, sino más bien de se­lec­ción. Yo pongo lo que ne­ce­si­to pa­ra vi­vir y no pongo más ele­men­tos que me to­men es­pa­cio que no ne­ce­si­to. Así es co­mo apli­co el mi­ni­ma­lis­mo”. Ya es ho­ra de ir­nos. An­tes, per­ci­bi­mos la úl­ti­ma rá­fa­ga de aro­ma a man­da­ri­na que emana el va­po­ri­za­dor; an­tes, es­cu­cha­mos las úl­ti­mas no­tas de Johann Se­bas­tian Bach que em­pa­pan de ca­ri­cias el am­bien­te. Por­que aquí no so­lo se ha­bla de mue­bles: la de­co­ra­ción nos ha­bla de vi­vir bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.