LA FOR­MA

La Tercera - Más Deco - - Espacios - MLSARCHITECTS.CA

de la Enough Hou­se res­pon­de a la for­ma en que cual­quier ni­ño di­bu­ja ini­cial­men­te una ca­sa: te­cho a dos aguas, qui­zás dos pi­sos y al­gu­nas ven­ta­nas que mi­ran al pai­sa­je. Y fue jus­ta­men­te una ca­sa así la que ins­pi­ró a Brian Mac­kay-Lyons a di­se­ñar­la; de ni­ño so­lía ju­gar en la re­si­den­cia de la ar­tis­ta folk ca­na­dien­se Maud Le­wis. Ella vi­vía en una sen­ci­lla ca­sa de dos pi­sos, arri­ba un dor­mi­to­rio y aba­jo un so­lo es­pa­cio con co­ci­na a le­ña y una ventana don­de se po­nía a pin­tar (es­ta ca­sa ac­tual­men­te es­tá en ex­hi­bi­ción per­ma­nen­te en Ha­li­fax, en la Art Ga­llery of No­va Sco­tia, pe­ro eso es ma­te­rial pa­ra otra his­to­ria). La ca­sa Enough es igual­men­te aus­te­ra en su pro­gra­ma, un es­pa­cio co­mún con co­ci­na en la plan­ta ba­ja y un dor­mi­to­rio en el se­gun­do pi­so. Fue pen­sa­da pa­ra ser uti­li­za­da por un ar­qui­tec­to re­si­den­te, ya que la pro­pie­dad don­de se ubi­ca es la ex­ten­sión ru­ral de la ofi­ci­na Mac­kay-Lyons Swee­tap­ple Ar­chi­tects, y es usa­do co­mo cam­pus de tes­teo pa­ra dis­tin­tos pro­to­ti­pos ar­qui­tec­tó­ni­cos. La cons­truc­ción más cer­ca­na es de 1830, un co­le­gio que com­par­te la mis­ma aus­te­ri­dad es­té­ti­ca, pe­ro usan­do la ma­de­ra co­mo úni­co len­gua­je. Lo que una tie­ne de clásica, la nue­va ca­sa lo tie­ne de con­tem­po­rá­nea; mu­ros ex­te­rio­res de ace­ro cor­ten, pi­la­res in­te­rio­res oxi­da­dos y re­ves­ti­mien­to in­terno y mue­bles en pa­ne­les de ter­cia­do de abe­to, lo que su­ma­do a las an­chas tablas de pino te­ñi­do en el sue­lo le dan a to­da la cons­truc­ción un as­pec­to só­li­do y mo­no­lí­ti­co. Por ca­si trein­ta años Mac­kay-Lyons ha usa­do es­te te­rreno ubi­ca­do al bor­de de un acan­ti­la­do pa­ra tes­tear for­mas, ma­te­ria­les y cons­truc­cio­nes en el pai­sa­je, mez­clan­do nue­vo con an­ti­guo; nu­me­ro­sas cons­truc­cio­nes se en­cuen­tran dis­tri- bui­das unas jun­to a otras, to­das uni­fi­ca­das por una pa­le­ta de co­lo­res. Pe­ro Enough Hou­se des­ta­ca no so­lo por su ma­te­ria­li­dad, sino tam­bién por su ubi­ca­ción, ya que in­ter­ac­túa con ca­si to­das las otras cons­truc­cio­nes y do­mi­na las vis­tas ha­cia el nor­te y es­te gra­cias a un am­plio ven­ta­nal en la es­qui­na de la ca­sa. La es­qui­na don­de se ubi­ca la es­ca­le­ra y ho­gar de la ca­sa es her­mé­ti­ca a la ca­lle, pro­te­gién­do­la, y en el se­gun­do pi­so una ventana mi­ra al sur, a la pla­ya, has­ta don­de al­can­ce la vis­ta. Cos­ti­llas de hor­mi­gón que se ex­tien­den en el si­tio ac­túan co­mo ci­mien­tos y per­mi­ten que la ca­sa se pose de ma­ne­ra li­ge­ra so­bre el te­rreno. El es­tu­dio Mac­kay-Lyons Swee­tap­ple Ar­chi­tects fue fun­da­do ori­gi­nal­men­te en 1985 por Brian Mac­kay-Lyons, en 2005 Tal­bot Swee­tap­ple se su­ma, creán­do­se la so­cie­dad vi­gen­te has­ta hoy. Am­bos han si­do pro­fe­so­res en la Uni­ver­si­dad de Dal­hou­sie y han ga­na­do nu­me­ro­sos pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos, uno de los úl­ti­mos: la me­da­lla de oro del Ro­yal Ar­chi­tec­tu­ral Ins­ti­tu­te de Ca­na­dá, en­tre­ga­da a Brian en 2015. El pai­sa­je ma­rino de No­va Sco­tia, el di­se­ño fun­cio­nal y la ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la ca­na­dien­se son se­llos de es­ta ofi­ci­na. Es­ta cons­truc­ción es la dé­ci­ma es­truc­tu­ra per­ma­nen­te y la úl­ti­ma cons­trui­da en Sho­bac, su ubi­ca­ción en el ca­mino prin­ci­pal le da pro­mi­nen­cia a la cons­truc­ción, trans­for­mán­do­la en la por­te­ría del pre­dio, una es­truc­tu­ra no­ta­ble con mí­ni­mos re­cur­sos. Mac­kay-Lyon la de­fi­ne co­mo un edi­fi­cio ge­né­ri­co que es par­te de un con­jun­to, co­mo las ca­ba­ñas de pes­ca­do­res que han po­bla­do la cos­ta de No­va Sco­tia por si­glos, y “eso es lo que ha­ce los me­jo­res lu­ga­res”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.