POR ES­TOS

La Tercera - Más Deco - - Espacios -

días Cristián Iz­quier­do es­tá tra­ba­jan­do en el di­se­ño y cons­truc­ción de cin­co ca­sas si­mul­tá­nea­men­te. Es lo que más le gus­ta ha­cer des­de que vol­vió de es­tu­diar en EE.UU., con mu­cha más con­fian­za en sí mis­mo, y pasó a ser so­cio de sus pa­dres en Iz­quier­do Leh­mann Ar­qui­tec­tos, ha­ce unos cua­tro años. En el mo­men­to en que tu­vo que plan­tear­se có­mo iba a ser su pro­pio de­par­ta­men­to, lo pri­me­ro que tu­vo cla­ro fue lo que no que­ría: re­cin­tos se­pa­ra­dos por fun­ción. Así, to­man­do ese des­vío lle­gó a una so­lu­ción. “Que­ría­mos que to­dos los es­pa­cios fue­ran hí­bri­dos, que no hu­bie­ra una com­par­ti­men­ta­ción pa­ra ca­da uso. Con esa in­ten­ción to­ma­mos de­ci­sio­nes co­mo po­ner el lu­gar de es­tu­dio, el más con­tem­pla­ti­vo de la ca­sa, don­de es­tán los li­bros, jun­to a la co­ci­na y el co­me­dor”, ex­pli­ca Cristián. En es­te de­par­ta­men­to –en el se­gun­do pi­so de un edi­fi­co de tres, cons­trui­do al­re­de­dor de 1980– co­ci­na, co­me­dor, bi­blio­te­ca, sa­la de ni­ños y es­tar to­do co­exis­te sin de­mar­ca­cio­nes de­fi­ni­das, sin di­fe­ren­cias en­tre una vi­da pa­ra mos­trar a las vi­si­tas y otra más co­ti­dia­na de sus ha­bi­tan­tes. “La pre­sen­cia de los ni­ños mu­chas ve­ces se co­me las ca­sas, el li­ving ape­nas tra­tan­do de man­te­ner un po­co de dig­ni­dad. No­so­tros creía­mos que es po­si­ble una con­vi­ven­cia en un mis­mo es­pa­cio sin in­fan­ti­li­zar­se, que los ni­ños apren­die­ran a ocu­par un lu­gar con adul­tos. Nos pa­re­cía que era una bue­na ma­ne­ra de que cre­cie­ran, de en­se­ñar­les a cui­dar las co­sas”. Cristián re­cal­ca que en su de­par­ta­men­to las es­tra­te­gias fue­ron po­cas pe­ro bien pen­sa­das. Es­tra­te­gia 1: Te­ner po­cas co­sas con la ma­yor can­ti­dad de fun­cio­nes po­si­bles, y que de al­gu­na ma­ne­ra fue­ran con­ti­nuas. “Si bien el es­pa­cio es bas­tan­te hol­ga­do, no es tan gran­de. La lon­gi­tud de al­gu­nos ele­men­tos con­tri­bu­ye a esa sen­sa­ción de con­ti­nui­dad. Por eso el me­són ba­jo la bi­blio­te­ca se ex­tien­de por to­do el mu­ro cru­zan­do el co­me­dor y la co­ci­na, pa­ra fi­nal­men­te trans­for­mar­se en la co­ci­na. Ahí se guar­dan des­de los man­te­les has­ta los ju­gue­tes de Da­niel (su hi­jo)”. Es­tra­te­gia 2: Re­du­cir la pa­le­ta de ma­te­ria­les al mí­ni­mo. “Lo hi­ci­mos ocu­pan­do las mis­mas ta­blas del pi­so –un pi­so de in­ge­nie­ría ale­ma­na, con una bue­na cha­pa de ro­ble– en to­dos los mue­bles de la co­ci­na, co­mo si el pi­so tre­pa­ra por la pa­red. Eso ho­mo­ge­nei­za. Pa­ra no so­bre­sa­tu­rar de dis­tin­tos ele­men­tos tra­ta­mos de que ca­da uno des­ta­ca­ra. Eso tu­vo con­se­cuen­cia en la mo­du­la­ción: dos ta­blas de pi­so nos die­ron el ta­ma­ño de las puer­tas y a su vez las can­te­rías coin­ci­den con la lí­neas del librero que hi­ci­mos arri­ba. Así que­dó to­do re­la­cio­na­do”. El librero fue di­se­ña­do por Cristián es­pe­cial­men­te pa­ra su ubi­ca­ción. Era di­fí­cil de es­truc­tu­rar prin­ci­pal­men­te por­que que­rían que fue­ra li­viano y de­bía so­por­tar una gran can­ti­dad de pe­so. Co­mo buen hi­jo de Luis Iz­quier­do –au­tor de una se­rie de mue­bles de re­nom­bre–, creó un sis­te­ma pa­ra que las ta­blas ma­ci­zas de rau­lí que­da­ran su­je­tas al mu­ro mien­tras los pi­la­res es­bel­tos cuel­gan del cie­lo. A tra­vés de la mo­du­la­ción y un bar­niz si­mi­lar her­ma­nó es­te mue­ble con el que tie­ne aba­jo y con el pi­so. “En el me­dio de la co­ci­na hay una me­sa is­la con rue­das que di­se­ña­mos con mi mu­jer. En reali­dad yo eje­cu­té sus man­da­tos. La hi­ci­mos sin usar cla­vos. Es un tri­bu­to a los en­sam­bles que apren­dí de mi pa­pá”, di­ce Cristián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.